Nuestros sitios
Compartir

Comimos “Basura”, el postre virreinal que no desperdicia nada

Por: Adi Zeitelberger 13 Dic 2021
Existe un postre virreinal llamado "basura", el cual aprovecha de manera inteligente cada elemento del que está conformado. Conoce hoy más de él.



					Comimos “Basura”, el postre virreinal que no desperdicia nada

Existe un postre de origen virreinal que aprovechaba cada ingrediente de manera inteligente, convirtiéndolo en un manjar que deleitaba el paladar de los miembros jesuitas de la época colonial en nuestro territorio. Pero hoy puede conquistar también a tu paladar; descubre junto con nosotros más sobre este peculiar platillo: Basura.

Por: Adi Zeitelberger

Comida de convento

Dentro del Museo Nacional del Virreinato, ubicado en Tepotzotlán, Estado de México, en su respectiva hospedería, se encuentra el restaurante La hostería del convento de Tepotzotlán; en él se sirven diversas preparaciones inspiradas en la época virreinal. 

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Este video te puede interesar

Este lugar cuenta con una larga historia, ya que además de formar parte del museo, se dice que su “hospedería” fue construida en el año 1606. Esto fue gracias a don Pedro Ruíz de Ahumada quien, junto con el claustro de los aljibes, hizo el donativo para su construcción y el alojamiento de los primeros habitantes del antiguo colegio jesuita.

Algunos de sus platillos más importantes son mole de la casa, pecho de ternera al horno, chiles tolucos e incluso escamoles. 

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Foto tomada por Adi Zeitelberger.

Te puede interesar: Entramos hasta la cocina jesuita del Museo Nacional del Virreinato

“Basura”, el postre virreinal que lo aprovecha todo

Una de las recetas más representativas es el postre de origen virreinal que se llama “Basura”; este peculiar nombre se debe a los ingredientes que utiliza para su preparación. Para no desperdiciar nada se agregan elementos que resultan de las sobras para la preparación del mole de la casa, entre los cuales están: nueces, pasas y canela. 

Al mismo tiempo se elabora una natilla a base de yemas. Este elemento es clave dentro de la preparación y se realiza con las yemas del huevo, un componente muy común en las cocinas virreinales. En este caso, al utilizar las claras de huevo para la colocación de láminas de oro en el retablo del templo de San Francisco de Javier –ubicado en las mismas instalaciones–, era necesario darle un uso a las yemas. La natilla, por supuesto, se utilizaba para hacer este tipo de recetas.

Postre basura, foto tomada por Adi Zeitelberger.

Postre basura, foto tomada por Adi Zeitelberger.

Una vez que estaba lista la natilla, se juntaba con los ingredientes resultantes del mole y se le agregaba acitrón y piñones rosados, dando como resultado un postre muy dulce con una gran variedad de texturas.

Este postre aprovecha de manera eficiente diversos ingredientes para no desperdiciar nada, optimizar mejor los insumos y, por ende, administrar los recursos de manera inteligente.

Te puede interesar: 5 comidas tradicionales que les debemos a las monjas

Sin duda es una dulce y muy grata experiencia probar la “Basura”. Si te encuentras en el Pueblo Mágico de Tepotzotlán, que por cierto está muy cerca de CDMX, no te puedes perder la visita a este museo. Al finalizar el recorrido, no olvides consentir tu paladar con este postre virreinal, que sigue vivo hasta el día de hoy. ¿Te gustaría probarlo?

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Comer y beber con flores
Descarga AQUÍ Comer y beber con flores ¡Descárgalo GRATIS!