Nuestros sitios
Compartir

Cocina purépecha: religión, herencia familiar y sabores del campo

Por: Andrea Vázquez 23 Abr 2020
Dos cocineras tradicionales de Uruapan, Michoacán, hablan sobre los platillos tradicionales de su tierra y lo que comían de niñas.



	     Cocina purépecha: religión, herencia familiar y sabores del campo

Benedicta Alejo y Juana Bravo son cocineras tradicionales de la meseta purépecha, del municipio de Uruapan, en Michoacán. Para ellas, la alimentación es un proceso que comienza desde el cultivo, y un saber que adquirieron de sus abuelas y que transmitirán a sus nietas, al igual que su lengua.

Por: Andrea Vázquez 

Benedicta nos contó cómo es la alimentación cotidiana en San Lorenzo, Uruapan, donde ella vive: “preparo atápakuas (salsa de chiles, tomate o jitomate y cilantro o hierbabuena, se espesa con masa de maíz y se acompaña con quelites, hongos, carne o charales) de col de árbol con charales y quelites. Cuando es temporada de hongos, la hacemos así, y muy de vez en cuando con carne.

También ve: 10 cocineras tradicionales oaxaqueñas 

Este video te puede interesar

Tengo que comprar algunas cosas en el mercado pero otras las tengo en el huertito de mi jardín y, algunas más, las consigo en el campo. Y, lo más importante; siempre que voy a guisar les pido a Dios y a la Virgencita que me ayuden, les digo: tú vas a estar conmigo y me vas a ayudar. Y sí, todos me dicen que los guisos me quedan ricos, pero es gracias a él y a ella.”

Juanita tuvo que aprender a cocinar desde pequeña para ayudar a su abuela, que estaba lastimada de una pierna: “Yo le arrimaba todos los ingredientes y así me enseñé a cocinar. Cuando era niña comíamos puro quelite y frijol de la olla o huevos rancheros, y hongos como el trompo de puerco; íbamos al campo a juntarlos, igual que los quelites, y todo lo hacíamos en salsa de molcajete.

También ve: Conoce todo sobre la historia y proceso de nixtamalización 

No conocíamos la grasa ni la manteca. Ahora ya me acostumbré a comer más carne, como la xandúcata, que es un mole de bistec con salsa verde y verduritas. Pero lo que más me gusta comer son tlacatamales, que es un nixtamalizado con ceniza de leña, queda una masa muy finita y muy bonita que se embarra en la hoja de la mazorca, le echamos xandúcata para rellenarlo y queda como un tamal.”

cocinera tradicional con metate

Foto: Shutterstock

Los purépechas son uno de los grupos étnicos más grandes en cuanto a densidad poblacional. Se estima que hay alrededor de 12 millones de  hablantes del idioma; su región está dividida en cuatro bioáreas diferentes, lo que nos da una idea de la gran diversidad, tanto biológica como
cultural y, por lo tanto, alimentaria.

Los platillos que Juanita y Benedicta nos contaron que preparan, basados en los hongos y en los quelites, son apenas una probadita de la riqueza de la cultura a la que pertenecen.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!