Nuestros sitios
Compartir

Comida y Cultura

Si la vida te da tomates cherry… ¡haz un huerto y ensalada!

Por: Majo Martínez 27 May 2020
Majo narra la satisfacción de tener un mini huerto en casa y cosechar una especie italiana de tomates, que después ella y su familia utilizan en ensaladas.


	     Si la vida te da tomates cherry… ¡haz un huerto y ensalada!

Durante esta cuarentena muchos de nosotros extrañamos el sabor fresco de las frutas y verduras de temporada, como los tomates cherry. La crisis económica por Covid 19 sin duda ha golpeado al campo mexicano, especialmente en la cadena de distribución. Razón por la cual quizá nos hemos encontrado con vegetales un poco tristes y abandonados a la suerte de una refrigeración prolongada en el supermercado.

En tiempos de escasez idear un huerto urbano, además de ser un hobby apasionante, se ha convertido en una alternativa sustentable para la producción de vegetales frescos de origen orgánico. Algunas fuentes señalan que esta revolución de los huertos urbanos comenzó durante la Segunda Guerra Mundial cuando los países involucrados atravesaron tiempos difíciles de escasez en alimentos. Esto ocasionó una popularización de los huertos urbanos cuando en los más reducidos espacios fue descubierta una oportunidad para cultivar localmente. Pero ¿qué hay detrás del proceso “de tu propio huerto a la mesa”?; sin duda, días de siembra, mucho riego, nutrir la tierra y un sinnúmero de cuidados especiales en cada una de las etapas de cultivo.

También ve: Huertos Familiares: una iniciativa para sembrar nuestros propios alimentos 

Este video te puede interesar

En casa mantenemos una relación especial con nuestro jardín desde que mi hermano comenzó a dedicarse al arte bonsai en la que se emplea la técnica japonesa de cultivo de especies arbóreas en macetas. De manera conjunta poseemos un pequeño huerto de no más de dos metros cuadrados de jardín; tanto las hierbas aromáticas como las tomateras conviven en este espacio.

También ve: La chef Betty nos dice cómo crear un mini huerto de hierbas aromáticas 

Las semillas de pomodoro ciliegia fueron producto de un viaje a la región de Puglia, Italia en donde mi hermano descubrió que el sabor de los tomates italianos era quizá más dulce y menos ácido en comparación con la diversidad de especies cultivadas en México. Y si hablamos de ensaladas… en Puglia bastaría un poco de aceite de oliva, un chorrito de vinagre balsámico, sal y pimienta para disfrutar de la frescura de estos frutos.

tomates cherry

Foto: Shutterstock

Para rendir tributo a su origen, pues la planta de tomate es originaria de México, Centroamérica y Sudamérica, hace dos años sembramos las semillas de esta variedad italiana en tierra mexicana compostada, la cual fertilizamos periódicamente con abonos hechos a base de residuos orgánicos como plumas de aves, estiércol de gallina compostada a alta temperatura y harina de hueso, lo que da pie a la generación de bacterias y hongos que al coexistir en simbiosis fortalecen a la planta y evitan cualquier deficiencia de nutrientes.

De manera bimestral nutrimos la tierra en donde crecen nuestras tomateras con ayuda del nitrógeno natural producido gracias al abono en forma de bolitas de nuestro conejo Baudelaire. Todo el proceso de cultivo es orgánico, ningún químico o pesticida interviene. El riego es diario y por lo menos hasta dos veces en días calurosos a pesar de ser una especie de hortalizas tolerantes al calor.

Nuestras tomateras tienen tan sólo un par de años produciendo desde que comenzamos su cultivo, un proceso que conlleva diferentes etapas como la siembra, el riego diario, el abonado estacional y finalmente la cosecha. Durante esta cuarentena, en los primeros días de esta primavera disfrutamos de la floración amarilla distintiva de todas las variedades de tomates. Con el paso de los días y del sol, esas flores se convirtieron de una en una en los pequeños frutos rojos cuyo nombre proviene de la palabra náhuatl xītomatl. Y para celebrarlo nada mejor que una ensalada, la misma que hacemos desde hace un par de años con estos pequeños frutos.

Cada quien cosecha lo que siembra La satisfacción más grande de poseer un huerto urbano es poder disfrutar de vegetales mucho más saludables, libres de pesticidas y agroquímicos que contaminan no sólo a la tierra y los mantos acuíferos en donde son producidos sino también nuestro cuerpo. Es probar el sabor de un fruto libre de transgénicos y abonado solamente con productos naturales. El placer, como diría mi hermano, es que “al cuidar diariamente las tomateras son éstas las que nos regalan el sabor”.

tomatitos cherry

Foto: Majo Martínez

De nuestro huerto a la mesa ¿Has escuchado el dicho ‘menos es más’? Es cierto, la simplicidad gastronómica radica en la elección de materia prima de calidad: lo que es fruto del trabajo de tus propias manos no sólo conlleva calidad sino un gran cariño por la tierra y sus regalos. Bastará, como dicen en la región de Puglia, Italia, localizada en el “tacón” de la forma de “bota” de la península italiana, hacer algo simple para un ingrediente de primera: un poco de aceite de oliva y unos granos de sal.

Lava bien tus ‘cherry’ y colócalos en una ensaladera. Incorpóralos a una mezcla de lechugas y hojas verdes de tu preferencia, añade unas lajas de jamón serrano y cubitos de queso manchego (puedes incluir cualquier tipo de queso). En un pequeño recipiente mezcla aceite de oliva, un poco de aceite de trufa, un chorrito de vinagre balsámico y emulsiónalo hasta obtener una vinagreta. Añade sal y pimienta al gusto y remata con unas hojitas de orégano fresco. Esta ensalada es ideal si la acompañas con una etiqueta de vino blanco, fresco, con taninos dulces y suave al paladar como un Aqua Chenin Blanc de la Casa Origo.

INGREDIENTES

Aceite de olivo
Aceite de trufa
Vinagre balsámico
Sal y pimiento
Lajas de jamón serrano Bellota
Queso manchego menonita
Jitomates cherry
Orégano fresco

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ nuestra guía de JAMÓN IBÉRICO y sorprende a todos con deliciosos y sofisticados platillos. ¡Descárgala GRATIS!