RESTAURANTES BEBIDAS
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Rosalba, “la loca” de San Jerónimo

Cocinera tradicional
Comparte

Con sus manos controla el fuego en su comal, sabe cuando se acerca una lluvia solo con mirar al cielo y no duden en que conoce de hierbas para curar por lo menos males estomacales. “La loca del pueblo”, así me dicen, exclama Rosalba Morales, la cocinera tradicional michoacana de San Jerónimo Purenchécuaro, comunidad de Quiroga.

PUBLICIDAD

Ser loca es viajar sola, emprender su negocio, mantener a su familia y haberse ido dos veces “al otro lado” a trabajar de ilegal. Con su cocina ha llegado lejos, con sus charales ha conquistado Estados Unidos y Europa, teniendo en la mira a Japón como su siguiente viaje.

También ve: Así se cocinan los charales en México 

Pesca sustentable

El éxito que tiene es compartido, pues ella trabaja de la mano con los pescadores de dos familias: Esquivel Patricio y Cornelio Peña, quienes madrugan para estar en sus canoas sin falta a las seis de la mañana ,justo cuando el día comienza a aclarecer.

Los pescadores se levantan antes del amanecer buscando la mejor pesca.

Con más de 20 metros de largo, los pescadores van echando las redes para después tenderlas a lo largo cerca del lago y tenerlas listas para el día siguiente. En el lago de Pátzcuaro se pescan de manera artesanal. con chinchorro y canoa grande, los pescadores obtienen charales, carpas y mojarras.

Anteriormente, Rosalba se metía a pescar, pero desde que su papá falleció no lo hace más. “Hace dos años que no entro al lago”, cuenta, orgullosa de él y su sabiduría como pescador, “era un gran navegante”, comparte mientras los perros venían hacia nosotros que estábamos a la orilla. “Ellos saben que ya viene la embarcación, a ellos también les toca del motín. Un pescadito tripón con mucha espina, algo que ya no se acostumbra porque cuesta mucho trabajo limpiarlos”, asegura.

También ve: Cocineras tradicionales, revalorar lo nuestro 

Las cubetas se van intercambiando de mano en mano, parecen pequeños lingotes de plata. En seguida son tomadas por las mujeres para destriparlos uno por uno para después esparcir sobre petates para que sequen al sol de dos a tres días.

Ese es el secreto de Rosalba, sin estos charales su taco no podría ser el mismo, eso y las tortillas hechas al momento y salsa molcajeteada. El día que la visitamos nos tocó una martajada con zarzamoras recién cortadas de su traspatio, ahí otra de sus locuras en su cocina quien finalizó diciendo que “todo el día se la pasa guerreando”.

Visítala en Benito Juárez s/n, San Jerónimo Purenchécuaro, Michoacán.  Desde Morelia puedes tomar el tour de Quicktours.

Reservaciones: 01 (800) 727.6409.