Nuestros sitios
Compartir

Restaurantes

Restaurantes que no venden alimentos ni bebidas sino experiencias en plena pandemia

Por: Jazmín Martínez 11 May 2020
La contingencia nos ha mostrado una realidad hasta entonces dibujada someramente: las personas no van a comer a un lugar únicamente por los platillos, sino por todo lo que implica la experiencia


	     Restaurantes que no venden alimentos ni bebidas sino experiencias en plena pandemia

Es posible que no haya café, restaurante, bar, hotel o fonda que hubiese estado preparado para una crisis que va más allá de cualquier comprensión económica. Algunos, los más previsores, se prepararon con cierto capital para los malos tiempos, pero la realidad es que la mayoría de pequeños negocios no están listos para operar sin ventas más allá de dos semanas.

Pensemos en los grupos que tienen varios restaurantes: cuando las ventas son bajas en alguna de las unidades se espera que el resto de los restaurantes “hermanos” compensen la caída pero, ¿qué sucede cuando ninguna de las unidades está generando ingresos? Los despidos masivos, algunos rayando en la ilegalidad, los recortes inesperados en el sueldo de la gente no se han hecho esperar. La misma base de la industria se tambalea y los restauranteros de pequeño, mediano y gran tamaño se encuentran desarrollando estrategias contra reloj para hacer frente a la que puede ser la crisis económica más fuerte desde el crack del 29’.

También ve: Chefs ayudan a comunidades vulnerables de Yucatán 

Este video te puede interesar

La contingencia nos ha puesto de cara a cara con una realidad hasta entonces dibujada someramente: las personas no van a comer a un lugar únicamente por los platillos, sino por todo lo que implica la experiencia: comunidad, arquitectura, pertenencia, experiencia social. En este contexto, ¿qué está haciendo la industria de alimentos y bebidas para reforzar de manera creativa su oferta (y mantener ingresos por venta) en un momento en el que se pueden recibir a un solo comensal en las mesas?

Xila

El concepto de este licor con base de mezcal gira en torno a la experiencia de un ritual de lujo para todos los días. Sobre esa línea Xila ha desarrollado una línea de cocteles a domicilio (estrategia que se ha vuelto común en bares) con el mismo look and feel de la botella del licor, la cual hace referencia a un frasco de perfume clásico al estilo del más icónico de la casa Chanel. Cada coctel ha sido bautizado de acuerdo a su contenido y en el costado de la botella trae las instrucciones para prepararlo en casa: si es en las rocas, con top de soda, de ginger ale… En un envase que despide lujo, la experiencia de Xila se ha transportado al hogar en el suntuoso digestivo que te “mereces” en tiempos de cuarentena.

También ve: 5 iniciativas gourmet para pasarla bien en casa 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Cócteles embotellados a domicilio. Cómpralos en nuestra pagina web con envío GRATIS a todo México. Link en bio!

Una publicación compartida por XILA (@drink_xila) el

Merkavá

Aunque Bull & Tank, grupo al que pertenece este restaurante, decidió cerrar las puertas de sus centros de consumo; el mes pasado volvieron con un banquete a domicilio disponible por tiempo limitado. Al parecer Merkavá dio en el clavo al definir el valor agregado de su experiencia: la abundancia, variedad y generosidad inherente a las mesas de oriente, lugar en el que está inspirado este concepto de comida de Jerusalem.

Sud / Quintonil / Máximo / Tout Chocolat

Es difícil igualar en casa la experiencia que ofrece un restaurante de alta cocina. Como hemos podido darnos cuenta quienes ya nos volvimos clientazos del delivery una de las partes más deprimentes está en el aspecto de los platillos. Y es que no tenemos la técnica para emplatar que los cocineros profesionales desarrollan durante años. ¿Sabías que los platos tienen caras frontales?  Así es, estéticamente los platillos se componen para “pararse” frente al comensal. Pensando en las carencias del comensal promedio Édgar Núñez, Jorge Vallejo, Lalo García y Luis Robledo desarrollaron un menú a cuatro manos para llevar que incluye instrucciones no solo para emplatar sino también para calentar cada uno de los elementos, desde las guarniciones hasta las proteínas que vienen cuidadosamente empacadas al vacío. El maridaje, fundamental en restaurante, también va incluido.

La Guerrerense

Este concepto gastronómico que hoy tiene 5 centros de consumo nació en una carreta de la pequeña ciudad de Ensenada. La romántica historia de la carreta y de Sabina Bandera, icono de la marca y de la cocina de la Baja, es el insight más poderoso que la marca tiene para conectar con sus consumidores. En su programa de bonos gastronómicos, iniciativa impulsada por Culinaria Mexicana que invita a los restaurantes a buscar entre sus mismos comensales adquisiciones tempranas de platillos o experiencias, La Guerrerense ofrece la oportunidad de asistir a la fiesta de inauguración de su próximo restaurante. Para el comensal esto puede traducirse en una manera de formar parte de la historia de la carreta y de Sabina Bandera misma.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ nuestra guía de JAMÓN IBÉRICO y sorprende a todos con deliciosos y sofisticados platillos. ¡Descárgala GRATIS!
¿Qué tema te interesa?