Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

Civet: cuando la sangre se convierte en ingrediente

Por: Jazmín Martínez 02 Mar 2020
Civet: cuando la sangre se convierte en ingrediente
En la cocina europea clásica los civet son guisos preparados con sangre de animal, cebolla y vino, principalmente tinto.

El plato estrella de la carta de Frenchie, en el barrio de Polanco, llega a la mesa con un despliegue de parafernalia churrigueresca. El maitre trae consigo un pato que ha sido cocinado por muchísimas horas; con cuidado, retira la carne y acuesta las lonchas en un plato extendido. Cuando la mayor parte de la carne ha sido servida, toma los huesos y la pedacería y todo lo mete a una prensa similar a las que se utilizan para extraer jugo de frutas; aplica presión y de un costado del aparato fluye un jugo rojizo que se utiliza para bañar la carne.

El “pato a la prensa” o “pato en salsa de sangre” data del siglo XIX, cuando fue creado en el restaurante parisino La Tour D’Argent (se dice), el más antiguo de Francia.

También ve: Mitos sobre la carne y su preparación 

En la cocina europea clásica los civet son guisos preparados con sangre de animal, cebolla y vino, principalmente tinto. Los registros históricos nos dicen que su origen está en Occitania y Cataluña. Otro antecedente registra que los espartanos consumían una sopa que llamaban “caldo negro”; se preparaba con sangre de cerdo, sal, aceite, hierbas aromáticas. El platillo era todo un compuesto energético necesario para las actividades físicas que hicieron famoso a este pueblo guerrero de la antigua Grecia.

Aunque los civet más conocidos son el de liebre y ciervo, éstos no solo se limitan a animales de caza y pueden ser preparados hasta de langosta o langostinos.

También ve: Surrealismo y amor a la mesa, las cenas de Salvador Dalí y su esposa Gala

La sangre ha sido un elemento fundamental de las cocinas tradicionales de todo el mundo y en América Latina no nos es ajeno. En México la consumimos, por ejemplo, en forma de moronga o asadura donde un compuesto fuerte de hierbas suaviza la presencia del elemento estrella. En Chile, los nativos mapuches tienen un plato llamado “nachi”; se extrae la sangre fresca de un animal y se mezcla con cilantro, ají, sal, aceite y limón; al coagularse se sirve con pedazos de pan.

civet

Foto: Shutterstock

La sangre es un alimento nutritivo y accesible en épocas de escasez, pero también de una extravagancia de la más elegante gastronomía, pues funciona como un espesante natural de salsas debido a la albúmina que contiene y que cuaja cuando alcanza determinada temperatura. A la hora de dar textura a una salsa es un elemento muy valorado por encima de maicenas, harinas o huevo, he ahí la sofisticación del civet.

Hoy día la sangre no figura en muchos de los menús de nuestros restaurantes favoritos. Y es que es posible que “salsa de sangre” sea una descripción que desanime a los comensales. Incluso en algunos países con regulaciones sanitarias muy estrictas aún a los cocineros profesionales les es difícil obtenerla. Pese a todo, la sangre encuentra su camino y se cuela en la cocina en forma de preparaciones con vísceras que naturalmente vienen bañadas en este jugo.

Foto perfil de Jazmín Martínez
Jazmín Martínez
Comparte éste artículo
Te recomendamos
Este video te puede interesar
¿Qué tema te interesa?
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descarga GRATIS el especial del mes Behind the Chef
Toda la gastronomía en directo para ti
SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
¡Suscríbete ahora y recibe nuestro mejor contenido! ¡Suscríbete AQUÍ!