Nuestros sitios
Compartir

Así nació la capirotada, un postre de Semana Santa en México

Por: Ollin Velasco 14 Abr 2020
Aunque hay varias teorías al respecto, lo que sí es seguro es que vino desde Europa.



	     Así nació la capirotada, un postre de Semana Santa en México

Tal vez no la hayas probado recientemente, pero recuerdas cuando tu mamá o tu abuela te la daban de comer cuando eras niño. La capirotada es un postre unido a una tradición religiosa muy específica en México, que ha sobrevivido al paso de las décadas de forma tortuosa.

Este platillo típico de tiempos de Semana Santa en México y en ciertos lugares de Estados Unidos donde habitan inmigrantes mexicanos, consiste en una especie de budín que se hace con pan viejo bañado en piloncillo, aromatizado con canela y clavos, y que en su forma tradicional incluye láminas de queso Cotija añejado.

Su historia

Este video te puede interesar

La capirotada tiene orígenes españoles. No obstante, existen en la Roma Antigua antecedentes remotos de una receta que consiste en trozos de pan bañados en vinagre con agua, seguidos de capas de pollo, queso, alcaparras y pepinos. Extraño, ¿no?

Te podría interesar: Receta de capirotada.

Pero es en España donde se consolida una receta más similar a la que conocemos en México (especialmente en el norte y Bajío). Solo que en el país ibérico de manera inicial se le preparaba con ingredientes salados y embutidos.

Luego la receta llegó a la Nueva España, durante la Conquista, y fue evolucionando de forma progresiva hasta la receta de hoy. Su nombre, cabe señalar, deriva de “capirote”, la palabra con que se conoce a los gorros altos y puntiagudos que usan ciertos sacerdotes en las procesiones de Semana Santa.

Así nació la capirotada, un postre de Semana Santa en México 0

Foto de Pixabay.com

Simbolismos religiosos

La capirotada nunca ha perdido su esencia eminentemente religiosa. Sólo recordemos en qué época de nuestro país llegó: durante la Conquista se realizó en nuestro territorio una suerte de Cruzada eclesiástica para convertir a nuestros indígenas al cristianismo. Es por eso que sus ingredientes cuentan por sí mismos una historia.

Te podría interesar: La dulce y triste historia de las gorditas de nata.

El pan viejo con el que se hace alusión al cuerpo de Cristo, un poco desmejorado. A su vez, la miel de piloncillo asemeja su sangre. La canela es un símil de la madera de la cruz donde se le crucificó y, los clavos, de las herramientas del mismo nombre con que se le aseguró a la cruz.

Hay quienes aseguran que el queso, a su vez, hace recordar la manta blanca con la que se le cubrió en su sepultura.

A pesar de la riqueza cultural tras esta receta, es una realidad que cada vez se le cocina menos. La tradición se pierde poco a poco. Así que si la ves anunciada en alguna tienda, cómprala; o si tú mismo puedes replicarla en casa, hazlo. Estarías ayudando a preservar una tradición que vale mucho la pena.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!