Restaurantes Bebidas
Estás leyendo:
Comida y Cultura Chinicuiles, el tesoro de las pencas de maguey
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Comida y Cultura

Chinicuiles, el tesoro de las pencas de maguey

Los chinicuiles son gusanos con propiedades nutrimentales increíbles, que comúnmente son utilizados en la gastronomía local de Hidalgo.
Chinicuiles, el tesoro de las pencas de maguey
El consumo de chinicuiles y otros insectos comestibles en México no se trata de una moda exótica, es más bien un asunto de sustentabilidad y nutrición. Esta especie, por ejemplo, aporta más proteínas que la carne, con la ventaja añadida de que no contienen químicos ni hormonas; de hecho, algunos insectos generan más energía para el cuerpo humano que ingredientes como el frijol, el trigo y el maíz.
Por: Percival Calderón 
El estado de Hidalgo cuenta con una gastronomía plagada de rasgos culturales, ingredientes endémicos y preparaciones tradicionales que reúnen siglos de conocimiento popular, pasado de generación a generación.
Uno de los símbolos paradigmáticos de la comida de esta región es el chinicuil, también conocido como chilocuil o tecol, un puente hacia nuestras raíces prehispánicas que nos conecta directamente con la cocina del México antiguo.
Algunos códices prehispánicos relatan que durante esa época, el deleitarse con el sabor de los insectos era exclusivo de los altos señores debido a que se pensaba  que guardaban algunos dones, como la fuerza viril; por otro lado, al provenir del maguey, estos insectos tenían un referente casi mágico.
Los chinicuiles son pequeños gusanos rojos que anidan en las raíces de la planta de maguey, aunque es necesaria la revisión de un ojo experto para detectarlos; posteriormente, los recolectores los envuelven en pergamino de la penca para cocerlos a las brasas o en comal. Su valor no sólo estriba en su sabor particular, también en que su período de recolección es únicamente en los meses de agosto y septiembre, lo que los convierte en un exclusivo producto de temporada.
¿Aún tienes dudas acerca de las posibilidades de los chinicuiles en la gastronomía? Te recomendamos probar un filete bañado en salsa tejoloteada de chinicuiles asados, acompáñalo con chiles serranos y cebolla a la parrilla molida en molcajete. ¿Y de postre? En Hidalgo se acostumbra elaborar dulces tradicionales de caramelo, chocolate y cacahuate espolvoreados con polvo de este gusano. Indudablemente se trata de una experiencia gastronómica que no te debes perder.