Nuestros sitios
Compartir

Carolina Bazán: un ejemplo de empoderamiento femenino en la cocina

Por: Gourmet de México 13 Oct 2019
"Decidí aceptar porque somos millones las mujeres que cocinamos y este es un premio para todas las que no están aquí y no pudieron vivir este privilegio"



	     Carolina Bazán: un ejemplo de empoderamiento femenino en la cocina
Empezó ayudando a su madre a la hora de comer y hoy es un ejemplo de lucha por visibilizar el papel de las mujeres cocineras.
Por: Ollin Velasco
La entrega de los reconocimientos a los mejores chefs y restaurantes nombrados en la lista de los Latin America’s 50 Best Restaurants 2019, no hubiera sido igual sin el discurso de la chef chilena Carolina Bazán.
La copropietaria y dirigente de las cocinas de Ambrosía y Ambrosía Bistró, en Santiago de Chile, ha sido a lo largo de su carrera un ícono de empoderamiento femenino en la cocina, siempre de la mano de un nexo profundo con la familia.
Sin embargo, esta vez su intervención en la gala de premiación fue contundente. El mensaje era claro: se ha logrado mucho en el camino de visibilización del genio culinario femenino, pero aún queda mucho por hacer.
De acuerdo con ella, el valor del premio que le otorgaron radica en que le permite ser portavoz del hecho innegable de que, dentro y fuera de una cocina, todo es posible.
No importa el género, ni la posición social, ni nada. Todo parte de una actitud inquebrantable frente a la vida y a una disposición a hacer lo imposible con tal de llegar a donde se planea.
“Yo creo que el éxito se debe a la constancia, al apoyo de la gente que cree en uno, a ser fiel a nuestros principios y nuestros sabores, y a ser bien intenso”, dijo.
Bazán incluso confesó que estuvo a punto de no ir a recibir el premio, porque son muy pocas las mujeres que pueden estar en el lugar donde ella estuvo la noche de ayer. “Eso ocurre porque estamos cocinando. Decidí aceptar porque somos millones las mujeres que cocinamos y este es un premio para todas las que no están aquí y no pudieron vivir este privilegio”.
carolina bazan

Foto: Latin Americas 50 Best Restaurants

Ella es la voz de muchas, la motivación que a cualquiera vuelve mejor y el reflejo de su propia historia. Bazán sabe de lo que habla. Por eso siempre que lo hace, es con pleno convencimiento y pasión.

Trincheras propias

Su relación con la cocina empezó desde niña. La mujer, que ahora tiene dos hijos, vivió desde los 13 años en distintos puntos de América Latina. Su padre pertenecía al servicio exterior y por ello la infancia de Bazán fue un eterno cambio, que con los años le vino bien a su cocina.
La madre de la chef tomaba clases de cocina, pues con bastante frecuencia su casa estaba llena de diplomáticos. Desde entonces, Bazán y su hermano la ayudaban. Así fuera en cosas mínimas. Eran como su personal de servicio. Así empezó todo. La curiosidad no la abandonaría nunca más.
Luego decidió escuchar a la voz interna que le decía que su futuro estaba en la gastronomía, y abrió Ambrosía. Según dice, fue duro e implicó muchos sacrificios, pero valió toda la pena.
Muy pronto el sitio se volvió exitoso y voló lejos. Bazán se fue un tiempo a estudiar a Francia, bajo la dirección de Grégory Marchand, en el aclamado restaurante parisino Frenchie.
Una vez de vuelta en Chile, el progreso que se venía para Ambrosía estaba a punto de ocurrir. Fue cuestión de tiempo y de no bajar la guardia ante nada.
En ese tiempo ni siquiera se imaginaba que solo unos años después sería la mejor chef en Latinoamérica, según la versión hispana de los 50 Best Restaurants.
La chilena sabe y defiende el hecho de que si a alguien le pertenece una cocina es a una mujer. “¿Cuándo empezó a ser tomado este espacio por los hombres? Esto no pasa en las casas.” Y es cierto. Si en un hogar existe una trinchera eminentemente femenina es justo ahí: en la cocina. Gracias por recordárnoslo, chef Bazán.
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?