Restaurantes Bebidas
Estás leyendo:
Eventos Así se vivió la gala de los Latin America’s 50 Best Restaurants
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Eventos

Así se vivió la gala de los Latin America’s 50 Best Restaurants

De principio a fin, así se vivió la premiación de los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica que se celebró en La Usina del Arte, en Argentina.
Así se vivió la gala de los Latin America’s 50 Best Restaurants

La noche de ayer, jueves 10 de octubre, se celebró en Buenos Aires la séptima entrega de los premios Latin America’s 50 Best Restaurants, entregados por la revista Restaurant de Londres a los mejores establecimientos gastronómicos de América Latina.

Por: Federico Fialayre

Como ya el mundo sabe y se hartó de cuestionar, los restaurantes son votados por un jurado de alrededor de 250 especialistas que permanecen en secreto y se renuevan de forma constante. Seleccionados a su vez por los presidentes de las regiones en las que se divide el mapa del continente.

Este video te puede interesar

Más allá de la polémica que suele arreciar alrededor de esta premiación, lo que nadie discute es que constituye el hecho más significativo e influyente de la gastronomía internacional.

El mayor honor de 2019 se lo volvió a llevar Maido, el restaurante de cocina Nikkei (japonesa-peruana) de Lima, Perú.

Restaurante Maido

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

También ve: Maido, la cocina nikkei que conquista el mundo 

Lo escoltó otro limeño infaltable en los 50s: Central, el ambicioso restaurante de Virgilio Martínez, que alguna vez ocupó el trono en estas listas.

El meritorio bronce le tocó a un mexicano, que ya lleva años ocupando el tercer lugar: Pujol.

Enrique Olvera

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

Colectivamente México consiguió retener el número de plazas de la edición 2018, siendo suyos once de los establecimientos constelados. No sólo eso, la única modificación en el equipo titular respecto al del año pasado se produjo al salir Corazón de Tierra y entrar la sucursal Polanco de La Docena.

También ve: El chef Enrique Olvera nos habla sobre el encanto de Pujol 

Como dijimos, Pujol encabezó la lista mexicana y sus escoltas fueron: Quintonil (11) que subió dos lugares, Alcalde (14) que sorprendió a todos este año llevándose también el premio Highest Climber al restaurant que más puestos ha escalado.

Además de Pangea (15) que subió apenas dos escalones menos que el restaurant de Paco Roano, Sud777 (16), Rosetta (27) otro incansable alpinista, Máximo Bistrot (28), Nicos (31), Le Chique (32), La Docena Polanco (38) y La Docena (41).

La fiesta que reunió a chefs, gastrónomos, empresarios y más

Un párrafo aparte para el evento de premiación que, tal como se esperaba, fue intachable. La fiesta, a decir verdad, comenzó días antes de manera informal a medida que iban llegando a Argentina los enviados de prensa y los chefs de los diferentes lugares de América Latina.

Así, las mesas de los restaurantes porteños, y sobre todo sus barras, se fueron poblando de visitantes jocosos con conductas más o menos civiles.

Por el placer de alimentar fantasías, le propongo al lector que imagine a los entre 400 y 500 miembros de esta hermandad compuesta por chefs, acompañantes, cronistas, empresarios, miembros del séquito, curiosos y simples forajidos festejando a miles de kilómetros de sus casas.

Latin America's 50 Best Restaurants

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

La premiación en sí, ocurrió en La Usina del Arte, una vieja e inmensa central eléctrica reconvertida en espacio multidisciplinario para las artes, propiedad del ayuntamiento porteño.

El barrio es tan inhóspito como hermosa la construcción inglesa. El hecho de que la ciudad de Buenos Aires haya ofrecido para un evento gastronómico un espacio consagrado al arte se puede leer como una señal bastante clara (y halagadora) de los tiempos que corren.

50 best

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

Hubo alfombra roja, por supuesto, y todo el glamour que prometen estas ocasiones y, por qué no, Buenos Aires.

El cóctel de bienvenida, así como el servicio de comida a posteriori de la premiación fue ingeniado por la empresa Eat de catering, dirigida por Tommy Perlberger. Este fue, sin dudas, un punto alto de la noche, y motivó el agradecimiento y la admiración muchos de los presentes (incluido quien redacta estas líneas).

bocadillos

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

La entrega de premios ocurrió ante un auditorio colmado y expectante. Para quienes nunca han ido a esta clase de premiaciones, los galardonados son anunciados desde el estrado y no suelen tomar el micrófono (de hecho, ni siquiera se acercan al escenario), salvo en los casos de los “premios especiales”.

De todos modos, mientras se nombraban los ganadores en cuenta regresiva hubo aplausos cerrados en la inmensa mayoría de los casos, y también momentos emotivos como cuando subió al estrado Carolina Bazán a recibir el galardón de Mejor Cocinera (mujer).

Desde su discurso expuso la baja representación de las mujeres en la gastronomía profesional, algo que contrasta con su presencia indiscutiblemente mayoritaria en las cocinas de los hogares.

Mejor chef mujer

Foto: Latin America’s 50 Best Restaurants

La temática de los premios especiales, muy a tono con los tiempos que corren, propició que también fueran destacados otros discursos progresistas, por ejemplo, en relación al cuidado del medio ambiente y a la búsqueda de la identidad mediante el trabajo conjunto de cocineros y productores.

Finalmente, cerca de la medianoche, lo que podría haber sido una diáspora fue apenas una mudanza porque la mayoría de los presentes continuó la juerga en La Trastienda, un café concert y local bailable muy tradicional en Buenos Aires en el que los más osados (léase casi todos) desplegaron sus dotes histriónicas.

¿Qué tema te interesa?