#SafePlaces: restaurantes se unen para ayudar a mujeres en peligro

Restauranteros ofrecen sus instalaciones como lugares seguros, para que mujeres que se encuentran en peligro puedan resguardarse y buscar ayuda.
Comparte

Por: Jazmín Martínez 

“Justo al filo de las escaleras me detengo para acomodar mis cosas, entonces siento a dos personas detrás de mí. Cuando levanto la vista, observo a otras dos a lado mío, una era mujer”, así comienza el relato de Graciela, quien el 12 de enero tuvo que luchar contra un intento de secuestro en el interior del Metro Chabacano. “Por está sí nos dan un 20. Cámara, llévatela”, escuchó la joven de voz de uno de sus agresores. 

Como este caso, hay testimonio de al menos 30 más en lo que va del año, la lista se extiende si se toman en cuenta las incidencias de 2018. Conforme autoridades, las zonas de más conflicto en la Ciudad de México son las estaciones de Metro: Mixocac, Barranca del Muerto, San Antonio, Coyoacán y Martín Carrera, además de la línea azul que circula sobre Tlalpan.

El modus operandi varía ligeramente de un caso a otro, sin embargo, regularmente se habla de un hombre o grupo de hombres que abordan a la víctima fingiendo tener una relación con ella cuando alguien se acerca a preguntar si todo está bien.

De los relatos que se conocen se puede extraer una conclusión tajante: las chicas que pudieron librar el intento de secuestro recibieron la ayuda de alguien: un vendedor ambulante, curiosos, mujeres que notaron que algo no andaba bien, hombres que hicieron frente a los agresores, dependientes de negocios en los alrededores. 

En mi propia caminata nocturna, sorteando los espacios demasiado oscuros y prefiriendo los escasos faros de la calle, no podía dejar de pensar en qué haría si estuviera en esa situación. ¿Correría?, ¿gritaría?, ¿funcionaría el botón de pánico de mi teléfono?

Cuando salgo a caminar siempre saludo a la gente de los negocios y edificios. A los oficiales del Metrobús, a los guardias de los bancos y a los de los departamentos. Saludarlos me da una sensación de comunidad. Me gusta creer que, si algo malo llegara a pasar, ahí estará el guardia que siempre me regresa el “buenas tardes”. Sin duda, frente a la cultura de la agresión: la prevención.

#SafePlaces es una idea que surgió de la caminata de anoche. ¿Cuántos restaurantes hay en la ciudad? Seguramente más que módulos de atención ciudadana. ¿Y si cada uno de estos restaurantes funcionara como un nodo de apoyo a posibles víctimas?

Esta iniciativa es muy sencilla. Si tienes un restaurante a pie de calle en la CDMX, enlístalo como un #SafePlace al que las mujeres puedan acudir en caso de estar en riesgo de secuestro o acoso en la calle.

Permíteles pasar, tomar una mesa, y estar ahí hasta que estén seguras de que el peligro ha pasado. Déjalas usar un teléfono si así lo requieren. Hazles saber que no están solas. Cuéntale a todo tu staff, para que esté al tanto en caso de que llegue alguien buscando ayuda.

También ve: Flor de Luna, la destilería mexicana operada por mujeres 

¿Cómo puedes registrar tu restaurante? Muy sencillo, sólo envíame un mensaje directo a la cuenta @foodpolicemx en Instagram indicando el nombre de tu establecimiento y su dirección.

Finalmente, comunica tu decisión en las redes sociales de tu negocio; ayuda a que más lugares se sumen a la iniciativa. El arte de difusión lo puedes encontrar aquí: https://drive.google.com/open?id=1mLr1f-Tl2jhjjbWTV7_BPbgP6WhZifld. 

Y para las mujeres que pudieran encontrarse en peligro, esta es la lista actualizada de #SafePlaces en la Ciudad de México: goo.gl/8RLJ1B.