Nuestros sitios
Compartir

Flor de Luna: la destilería mexicana operada por mujeres

Por: Gourmet de México 02 May 2019
A sus 23 años Hillhamn Salomé dirige una micro destilería en la que emplea solo a mujeres y realiza investigación sobre nuevos ingredientes para licores.



	     Flor de Luna: la destilería mexicana operada por mujeres

Por: Jazmín Martínez 

Con 23 años, Hillhamn Salomé es conocida en la industria de los licores por ser una de las destiladoras más jóvenes de la Ciudad de México. 

Flor de Luna

Foto: Jazmín Martínez

Abrazada por el verdor y la elegancia clásica del barrio de Bosques de las Lomas, en “Flor de Luna” se destila al cobijo de los árboles de jacaranda, mandarina e higo que crecen en el patio de atrás.

A los 19 años, Hilhamn comenzó a macerar frutas en alcohol en la cantina de su casa. Como suele pasar a esa edad, sus papás se tomaron con reservas la nueva “pasión” de su hija. Era muy probable que se tratara de uno de sus fugaces proyectos.

Pronto Hill, como la conocen sus amigos, pasó de comprar marcas conocidas para hacer sus maceraciones a fraguar la idea de destilar algo propio. Así que se educó para convertirse en destiladora y comenzó a buscar inspiración en todo el mundo. 

También ve: Probamos un licor con chile porque en México todo es posible 

Poco tiempo después nació “Flor de Luna”, la única micro destilería de la CDMX. Un espacio donde la alquimia de la destilación, que inicia con la selección de ingredientes de calidad superior, nos ofrece creaciones como el licor de lavanda y de lichi, además de ginebras de diversos sabores y perfiles. 

licores flor de luna

Foto: Facebook Flor de Luna

El producto insignia de la casa lleva el nombre de Xila, un licor que nació del interés de Hillhamn por imprimir sabores peculiares en los destilados.

Atraída por la mística del mezcal y el arraigo que esta bebida tiene hacia la tierra, se le ocurrió utilizarlo como base. La receta de Xila finalmente se conformó de siete notas: lavanda, jamaica, clavo, canela, pimienta, piña asada y un remate de chile ancho. Los ingredientes, seleccionados por afinidad armónica, se disipan en un espadín que se destila en Oaxaca, en el palenque de Flor de Luna. 

Xila, “mujer” en zapoteco, celebra el trabajo femenino en cada etapa de su producción. La tierra, que es mujer, regala los ingredientes que se utilizan y seleccionan a mano. Cada nota se contabiliza para lograr siempre el mismo sabor: el mismo número de botones de lavanda, de cabezas de clavo, de gramos de canela”, afirma la joven empresaria.

En la destilería trabajan solo mujeres, y son ellas quienes infusionan el mezcal durante siete días, para dejar reposar el caldo otros siete y filtrarlo mismo número de veces. El resultado se embotella, etiqueta y empaca en el mismo lugar. 

También ve: Corajito, el exótico licor mexicano hecho con café 

Con Xila, Hillhamn ha logrado darle una cara reconocible a Flor de Luna de la mano de sus embajadores. Como Keven Masta, quien difunde el sabor de este destilado en la Riviera Maya y es uno de los pocos elementos masculinos de una compañía en la que más del 90% de los colaboradores son mujeres.

En la Riviera, Keven ha logrado contar una narrativa de un licor místico y sofisticado que se ha incrustado en la preferencia de los extranjeros.

Con este antecedente, Xila y Flor de Luna buscan posicionarse en los paladares nacionales como un producto premium que se elabora en forma artesanal, y que funciona ya sea como ingrediente de un coctel o en las rocas, convirtiéndose en un poderoso digestivo que apela a una mexicanidad contemporánea y elegante. 

Para el resto de sus destilados Hillhamn utiliza maíz criollo de milpas ubicadas en el Estado de México.

El maíz se fermenta en los jardines de la destilería, donde la presencia de árboles frutales deja en el ambiente partículas que conviven con el fermento para darle notas que sólo pueden lograrse en el corazón del bosque de Las Lomas.

Jugando con la destilación, que se realiza en alambiques de cobre, a Hill le gusta experimentar con nuevos sabores. En su armario de pruebas se puede encontrar licor de pan de muerto (una edición especial que sacó en 2018), licores de madreas sagradas como el palo santo y hasta mezcales de animales de caza como jabalí o león. 

Con Xila, el mezcal se aventura hacia nuevas formas de ser consumido, y con Flor de Luna, Hillhamn amplía las posibilidades de incrementar la plantilla femenina en una industria que hasta hace pocos años había sido predominantemente masculina. 

Este video te puede interesar

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?