RESTAURANTES BEBIDAS
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.
que-platillo-de-navidad-eres.jpg

¿Cómo celebran Navidad en Argentina?

A pesar del clima caluroso, es común que las familias celebren con platillos al horno y postres tradicionales de Europa con frutos secos
Comparte

Por: Raquel del Castillo 

Aquí el clima no se presta para estacionar renos y que Santa vista de terciopelo rojo. Al menos el termómetro andará entre los 27 y los 31ºC. Al ser un país con migrantes, con una gran comunidad italiana, hay un gran énfasis con el pavo, pollo y cerdo horneado además de asados de res, que para ello los argentinos son expertos en la materia, un ritual masculino que procura el anfitrión.

También ve: La fiesta de Navidad alemana y Santa Claus 

pavo_portada.jpg

Foto: Gourmet de México

Lo que no falta

Un clásico a nivel nacional es el vitel tonel con origen en el Piamonte italiano (vitello tonatto), es un platillo de sabor fuerte que trata de láminas de ternera cubiertas de una salsa tipo holandesa con yema de huevo, lomo de atún, aceite, crema de leche, alcaparras y anchoas. De acompañamiento está la ensalada de papa con huevo y las ensaladas para aminorar el calor en donde reina la de lechuga con jitomate y la rusa de col finamente cortada con mayonesa, zanahoria y chícharos.

También ve: Italia, el origen de la Navidad 

Para cerrar la fiesta

PUBLICIDAD

De postres está el pionono, un pastel muy similar al brazo gitano de pan esponjoso y ligero relleno de crema batida, chocolate, dulce de leche y plátano caramelizado al ron (o el relleno de su elección).

Por suerte encontraremos Panetonne, turrones y garapiñados para el final dulce, y esto hace de la mesa algo “raro” pues son elementos de invierno que rompen con lo que podría pensarse de una comida de verano. Además hay tartas dulces y helados.

Panetone

Foto: Estudio Arechavala

Para brindar

Además de una botella de Malbec, y espumosos como la champagne, la bebida universal para los festejos se prepara el clericó, preparado con vino -ya sea tinto o blanco-, fruta picada y hielo.

Más vale que Santa y su séquito de cuernudos lleguen con bloqueador, shorts y una cerveza para no morir deshidratados.