Compartir
Suscríbete al NEWSLETTER

Algunas razones por las que deberías (o no) tomar un ‘bubble tea’

Por: Jeremy Román 05 Dic 2022
Algunas razones por las que deberías (o no) tomar un ‘bubble tea’
También conocido como té de perlas, el 'bubble tea' es una bebida que simplemente no pasa de moda. Hoy te damos razones para probar, o no, uno.

Seguro lo conoces. El bubble tea, si bien fue una moda que se generalizó a lo largo de varias décadas, sigue vigente en nuestros días por una sencilla razón: es delicioso. Esta bebida, que no puede entenderse sin las bolitas de tapioca que se encuentran asentadas en su fondo, tiene un origen muy específico, así como razones para consumirlo o evitarlo un poco, y hoy te lo vamos a contar.

Por Jeremy Roldán

El bubble tea se elabora con té mezclado con fruta, yogurt o leche, que se agita para crear una espuma. Además, en el fondo del recipiente donde se sirva siempre ha de haber perlas de tapioca, conocidas como “boba”. Quizá no lo sabías, pero de ahí viene su nombre anglo.

Orígenes del ‘bubble tea’

Para comprenderlo, hay que volver al Taiwán de finales de los 80´s. En aquel entonces era “la sensación”. Debido a lo mucho que se le dio a conocer, se extendió rápidamente lo mismo en países asiáticos, que en Europa, América y sobre todo el barrio chino de Nueva York. 

Bubble tea sostenido por una mano
Foto de Unsplash.com

Aunque llegó desde hace años a la Ciudad de México, distintos establecimientos y cafeterías han impulsado su fama nuevamente. Y hay muchas razones para eso: honestamente, es perfecto.

Como dato curioso, al hablar de los primeros antecedentes del té de burbujas en la historia, cabe mencionar que el más antiguo conocido consistía en una mezcla de té negro caliente taiwanés, perlas de tapioca muy pequeñas, leche condensada y jarabe o miel.

Te podría interesar: Boston Tea Party, la protesta política que comenzó con una taza de té.

En la actualidad hay muchos tipos de bubble tea, que van desde el típico té rojo, el verde, el negro y el Oolong. También hay variantes como las que se hacen con tapioca en formas diferentes, que no son esféricas.

Delicioso y bajo en sodio, pero azucarado

Foto de bubble tea con perlas negras
Foto de Unsplash.com

Consumir el bubble tea no solo es muy rico, sino que nos genera placer por sus texturas. Sabemos que reporta algunos beneficios a la salud, pero hay que ver todas las aristas. Sin duda la tapioca es un almidón que proviene de la yuca y que aporta ciertos beneficios a la salud; no obstante, vale la pena tomar en cuenta todo esto sobre los bubble teas:

Te podría interesar: Jengibre, el tubérculo que combate el resfriado y el estrés.

La tapioca es baja en sodio

Uno de los beneficios de la tapioca en los bubble teas es que es baja en sodio. Una taza de ella tiene el equivalente a 1.52 mg de sodio. El estimado de consumo diario de una persona es siempre de 2 mil miligramos; es decir, una cucharadita de sal.

Fuente de calcio

Para los veganos, vegetarianos y protectores del ambiente y animales, la tapioca es una excelente fuente de calcio, ya que una taza contiene 30.4 mg de dicho componente.

No contiene grasas saturadas

La tapioca no tiene grasas saturadas y esto nos beneficia, ya que con ello se previene la aparición de enfermedades cardiacas. Así que piénsalo mejor la siguiente vez: quizá para dichos menesteres sea mejor escoger un bubble tea, que un refresco.

Lo que debes tomar en cuenta

Siempre: los azúcares escondidos en dicho tipo de bebidas, ya que suelen ser altos y refinados. Si compras tu bubble tea en un sitio donde las etiquetes no enumeren su porcentaje de azúcares y calorías agregadas, será mejor que te vayas con medida. Está bien disfrutar, pero hay que hacerlo con mucha mesura.

Foto perfil de Jeremy Román
Jeremy Román jeremy.roman
Comparte éste artículo
Te recomendamos
Este video te puede interesar
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
Descarga GRATIS el especial del mes 25 Nuevas aperturas
Toda la gastronomía en directo para ti
SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER
¡Suscríbete ahora y recibe nuestro mejor contenido! ¡Suscríbete AQUÍ!