Nuestros sitios
Compartir

Bebidas

Características de los vinos “naturalmente dulces”

Por: Ava García Leeh 16 Feb 2021
Algunos de los vinos mejor valorados a nivel mundial son naturalmente dulces y alcanzan grados de elegancia y complejidad espectaculares


	     Características de los vinos “naturalmente dulces”

Los vinos naturalmente dulces son aquellos que, como su nombre lo dice, tienen un perfil de sabor dulce –algunos pueden contener más azúcar por botella que un refresco-, pero la diferencia de este tipo de caldos, contra los vinos dulces o con azúcar añadida, es que el 100% del azúcar residual proviene de la uva.

Por: Ava García Leeh 

Algunos de los vinos mejor valorados a nivel mundial son naturalmente dulces y alcanzan grados de elegancia y complejidad espectaculares. La primera Denominación de Origen reconocida fue una especializada en vinos dulces: Tokaji, en Hungría.

También ve: Lo que debes saber antes de probar un vino tinto

Este video te puede interesar

Identificar estos vinos en los anaqueles no es nada complicado. Los vinos que son dulces porque se les añadió azúcar generalmente son los menos costosos. Los naturalmente dulces, en cambio, no tienen opciones de bajo precio por sus complejos procesos de elaboración.

copas de vino

Foto: Shutterstock

Existen varias formas de hacer un vino de este tipo, pero las más comunes son tres:

Cosecha tardía

Las uvas se dejan en la viña, incluso cuando ya llegaron a su punto de madurez. Entonces se vuelven más dulces (piensa en un mango o un plátano que dejas madurar de más) y, conforme se deshidratan, se va concentrando el azúcar. El resultado son vinos más alcohólicos, además de más dulces. En México, Monte Xanic y Casa Madero tienen ejemplos de vinos de cosecha tardía bastante accesibles.

También ve: ¿Qué tanto modifica la música el sabor de un vino?

Foto de Pixabay.com

Ice wine

Estos vinos se producen con uvas que se congelan en los viñedos a unos -7 o -8°C. Es difícil imaginarse la iniciativa de los primeros vinicultores que decidieron cosechar en un viñedo nevado y a temperaturas bajo cero para luego prensar uvas congeladas.

Se cree que el origen de este modo de producir estuvo en Franconia, en Alemania, a finales del 1790, cuando en un invierno especialmente frío los productores fueron obligados a hacer vino con cualquier uva que estuviera disponible. Hoy, el principal productor de ice wine es Canadá.

Vinos botritizados

Estos vinos, también llamados de podredumbre noble, se logran gracias a un hongo que afecta a las uvas llamado botrytis cinerea. Muchos de los vinos dulces más famosos como los de Tokaji o el Sauterness de Burdeos se producen gracias a la botrytis. Este hongo se encarga de deshidratar las uvas, mientras mantiene el azúcar. El resultado es un fermentado mucho más aromático, dulce y complejo.

Estos son los vinos naturalmente dulces más comunes, aunque no los únicos. Para los que prefieren opciones dulzonas sobre sobre los fermentados secos, existen estos tipos que podemos probar y que llevan un proceso completamente natural, sin necesidad de añadir azúcar.

Si bien es cierto que, por su modo de elaboración, estos vinos son más costosos, también hay que mencionar que pueden guardarse, incluso abiertos, por más tiempo que un vino seco. Y su capacidad de guarda es de hasta diez años o más.

Si te animas a probar un vino naturalmente dulce, asegúrate de enfriarlo bien. Debes esperar una consistencia mucho más densa; incluso algunos pueden recordarte a la miel. En cuanto a maridaje, prueba con una tabla de quesos o con postres ligeros.

Lo más importante, no sólo se vale preferir vinos dulces, sino que incluso existen opciones completamente naturales y etiquetas súper reconocidas para hacerlo.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?