sandwich de fresa

El sándwich, más que un tentempié en Japón

Los sándwiches en Japón son más que un tentempié, los hay gourmet rellenos de cortes de res Wagyu o Sirloin, además de los dulces de fresa.
Comparte

Por: Mario Zumaya Cruz 

Imagínate en Japón. Es tu último día en Tokyo, estás seguro de que el dinero que tienes solo te alcanza para tu último viaje en Metro y mueres de hambre.

Te arrepientes, con los miles de yenes que dilapidaste en tantas cosas súper sugoi (increíbles) en el increíble barrio de Harajuku ahorita te alcanzaría, aunque sea para un sándwich… ¡un sándwich!

-El sándwich de queso derretido merece un homenaje 

¡Esa es la respuesta! En tu bolsillo hay unos poquísimos yenes extra y te diriges a una de las pequeñas tiendas de conveniencia -o konbini- de la estación. Los sándwiches (sandos), vienen en pequeñas cajas de cartón. Una amarilla te llama la atención y la inspeccionas más de cerca: es una caja súper kawaii (tierna) con un cerdito manejando un autobús escolar.

Pagas, abres la caja, desenvuelves el sando y rápidamente le das una mordida a uno de los pequeños rectángulos de pan blanco perfectamente cortados y fusionados con salsa, queso derretido y chuleta de cerdo. Al instante de la mordida todos los sabores se mezclan y hacen una fiesta para tu paladar.

sándwich japonés

Foto: Wikipedia

De inmediato te das cuenta: este es, junto con los que te preparaba tu mamá en la primaria, uno de los sándwiches más deliciosos que has probado en tu vida.

Culto al sando.

Este humilde tentempié occidental ha adquirido un estatus gourmet en la Tierra del Sol Naciente y la historia de su adaptación se remonta al siglo XVI, cuando durante el comercio con Portugal y los Países Bajos se introdujo el pan a la isla.

Los siglos fueron pasando y el pan se fue transformando hasta su industrialización en la ocupación norteamericana tras la Segunda Guerra Mundial, cuando sirvió como un sustituto barato al arroz.

El suave sándwich de pan blanco que se les daba a los niños conocido como shokupan -literalmente pan de comida- estaba relleno de alimentos, como el tamagoyaki (una especie de tortilla de huevo). Después, las cosas se pondrían creativas, pero, ¿cuál es el factor que ha hecho que se haya creado un culto a este aperitivo?

Primero, el pan que se utiliza es muy distinto al que conocemos en occidente, este pan japonés parece ser parte de una nube, más suave de lo que puedas imaginar.

Luego viene la calidad de los ingredientes. Por supuesto que puedes encontrar un sándwich tan humilde como el de chuleta de cerdo y otro tan sencillo y colorido como el relleno de fresas, kiwi y crema, con todo y su normalidad serán de la más alta calidad.

-Siete tipos de sándwiches gourmet alrededor del mundo 

sándwich de fresa

Foto: takaaki nishioka

Sándwiches gourmet de Wagyu y Sirloin

Y al final, vienen los protagonistas: los sandos que llevan los dos factores anteriores a otros niveles.

Unos los puedes encontrar mezclados con los humildes y mundanos sándwiches de frutas, huevo y chuleta, pero rellenos de deliciosos cortes de res Wagyu por solo mil yenes (167 pesos). Otros en restaurantes como Madame Shrimp Grace en el distrito de Ginza, en donde el pan recién horneado se mezcla con el camarón frito para un festival de texturas y delicia.

Pero probablemente el más alabado, incluso por chefs como David Chang y Sean Brock, es el sando de sirloin de Steakhouse Shima, preparado por el chef Oshima Manabu, quien selecciona personalmente al ganado de ranchos de Nara y Kyoto para presentar un corte maravillosamente caramelizado pero muy poco cocido al centro, bañado con ajo salteado entre dos panes blancos que pondrá en una hermosa caja bento para que lo disfrutes.

sandwich-de-sirloin

Foto: facebook

El consejo que da Brock es el siguiente: “está hecho para consumirse frío, déjalo marinar y que el pan se fusione con el jugo durante unas horas en el refrigerador, no te arrepentirás.”

Con todo esto en mente, seguramente el sándwich entrará en la lista de alimentos imperdibles para probar en Japón y extrañar cuando regreses a casa, ¡lo vale!

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD