flores-mexicanas.jpg

Flores mexicanas comestibles que debes probar

Nuestro país da alimento para quien ja su atención en la tierra. Te presentamos cuatro ejemplos de flores que son ricos en historia, sabores, colores y aplicaciones culinarias para que los conviertas en tus más bellos aliados de la temporada. Por Paola Orozco** Cabuches     Las comunidades huicholas que habitan en la zona de Real […]
Comparte

Nuestro país da alimento para quien ja su atención en la tierra. Te presentamos cuatro ejemplos de flores que son ricos en historia, sabores, colores y aplicaciones culinarias para que los conviertas en tus más bellos aliados de la temporada.

Por Paola Orozco**

Cabuches

 

 

Las comunidades huicholas que habitan en la zona de Real de Catorce los consumen, junto con el venerado hikuri, para realizar algunas de sus ceremonias y dar gracias por el alimento que el desierto les otorga. También los usan como fuente de energía durante las largas jornadas de trabajo.

Nombre científico: Echinocactus platyacanthus cactasea.

Nombre común: Cabuches. En huichol, aikutsi.

Estados donde florece: San Luis Potosí y Durango.

Mes de floración: Marzo-abril.

Propiedades nutricionales: Tiene hierro, complejo B y calcio. Es una fuente energética.

Usos en el plato: En salmuera, asados, empanizados o guisados con chiles.

 

Flor de chuchunuc

 

Este riquísimo ingrediente es la base fundamental de la alimentación zoque, en Chiapas. Cada año se hace en Tuxtla la feria de flor de chuchunuc, el último fin de semana del mes de febrero, donde se da a conocer la diversidad de productos que se pueden elaborar con ella: desde embutidos con carne, tamales y empanadas rellenas, hasta postres.

Nombre científico: Gliricidia Sepium Steud.
Nombre común: Chuchunuc, en lengua zoque; cacahuananche, en totonaca y cocuite, en Teneek.
Estados donde florece: Oaxaca, Chiapas, Veracruz y la Huasteca Potosina.
Mes de floración: Febrero-abril.
Propiedades nutricionales: Rica en vitamina E y D, calcio, y ácido fólico. Se usa para tratar problemas con el hígado y desintoxicar la sangre.
Usos en el plato: En tamales, embutidos, mermeladas, atoles y guisada.

 

Flor de sereque

 

En la comunidad huitosachi, en Chihuahua, es muy preciada para el consumo de los rarámuri. Únicamente las jóvenes de 10 y 14 años la pueden recolectar, pues creen que por su delicadeza sólo acepta las manos “puras”. Esta misma flor proviene del sereque, planta a partir de la que se elabora el sotol.

Nombre científico: Dasilyrion wheleeri.
Nombre común: Flor de bayusas o or de sereque.
Estados donde florece: Chihuahua, Durango y Coahuila.
Mes de floración: Junio-agosto.
Propiedades nutricionales: Alta en fibra, calcio y vitamina D. Se usa para el consumo de los diabéticos, pues regula los niveles de azúcar en la sangre.
Usos en el plato: Prepárala en sopas o atoles. Cómela seca, en salmuera o guisada con tomate.

 

Árbol de guayacan

 

 

La flor de guayacan para las comunidades mixes y otomís representa el inicio de la primavera. En su primera oración hacen una ceremonia, antes de consumirla, donde le agradecen a este gran y bello árbol que sus flores sean fuente de alimento en abundancia. Rodean al árbol con semillas de maíz y frijol, así como copal encendido durante dos noches enteras y le dedican un rezo a cada flor que recolectan, antes de consumirla o guisarla.

Nombre científico: Caesalpinia paraguariensis.
Nombre común: En Morelos le llaman guayacan; en náhuatl, makuilli y en zapoteco, xamapa.
Estados donde florece: Morelos, Oaxaca, Veracruz y Tabasco.
Mes de floración: Marzo-junio.
Propiedades nutricionales: Rico en vitaminas A y C, magnesio y hierro. En Oaxaca utilizan la flor y las hojas tiernas para tratar problemas de acidez estomacal y gastritis mezcladas con atoles con maíz.
Usos en el plato: En atoles, tamales, tortitas con huevo o en sopas con quelites.

 

 

**Es chef e investigadora de la cocina mexicana; miembro del Vatel Club México y del Conservatorio de Cultura Gastronómica Mexicana. Ha realizado una amplia investigación, cuyos resultados publicará en su libro Evolución floral, floricultura silvestre mexicana. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD