Gourmet life Restaurantes Bebidas Descargables

El bizcocho de frutas de más de 106 años que se encontró en la Antártida

Por: Pamela Trejo 10 Abr 2022

En el año 2017, un bizcocho de frutas fue encontrado casí intacto en la Antártida, se dice que lo llevaba el grupo británico que fue a una expedición.

Vestigios sobran en el planeta Tierra, desde animales gigantes que dominaban el mundo, plantas, jarrones, semillas y muchas otras cosas; en este caso, se encontró un bizcocho de frutas de hace más de 106 años.

Por Pamela Trejo.

El bizcocho de frutas de Huntley & Palmers  

Huntley & Palmers sigue siendo una compañía británica de pastelillos y galletas que surgió en el año de 1822.

Este video te puede interesar

Para esas fechas, esta empresa hacía bizcochos de frutas deliciosos, que se vendían en muchas partes.

El empaquetado de su bizcocho de frutas tenía una capa de envoltura de papel y una caja de hierro fundido hecho a la medida del mismo.

Así como las cajas en las que nuestras mamás mexicanas guardan los hilos de coser.

Foto de busmothy en flickr.

Te puede interesar: El garum, la historia de la tradicional salsa de pescado del imperio romano  

Al momento de descubrir el bizcocho de frutas de más de 106 años, a Huntley & Palmers se les ocurrió poner en su sitio web la leyenda: “Nuestras latas aparecen en los lugares más inesperados”, haciendo alusión a la vieja caja encontrada en el viaje.

A esta marca también se le conoce por su participación en 1904, con la llegada de los europeos a la ciudad de Lasha en el Tíbet, quienes fueron recibidos con sus galletas de mantequilla.

La expedición

Los investigadores dicen que en el año de 1910 se hizo una expedición a Terranova, la tercera al parecer, en la cual se aventuraron a la Antártida.

Robert Falcon Scott, un oficial de la marina Real Británica, fue el que encabezó este viaje, llevando consigo este tipo de bizcocho tan particular, para aquellos tiempos.

Foto de recuerdos de pandora en flickr.

Te puede interesar: Descubre el origen del bísquet

Este tipo de alimentos servían en este lugar tan frío, para proporcionarle a la tripulación azúcar y grasa, que se convierte en energía y calor.

Sin embargo, por más bizcochos que hubieran tenido, este viaje les costó la vida a Scott y sus acompañantes, pues lamentablemente, aunque lograron llegar al Polo Sur, llevaban 33 días de retraso, en cuanto se dieron cuenta de esto, decidieron regresar y es en este transcurso de vuelta a casa, fue cuando todos murieron.

El descubrimiento  

En el año de 2017 la fundación Antartic Heritage Trust, que se dedica a la preservación de este mismo espacio, descubrió un bizcocho de frutas casi intacto.

La parte de la caja de hierro se encontraba un poco oxidada, pero mantenía su forma rectangular.

En cuanto al bizcocho, parecía que el tiempo no había pasado sobre él.

Foto de Anneke en flickr.

La fundación de la Antártida comentó a National Geographic que los expertos percibieron  un aroma rancio a mantequilla, sin embargo, el aspecto físico que tenía el pan, parecía intacto por el paso de los años, llegando a considerar que podría ser comestible.

A pesar de verse apetecible, ninguno se atrevió a darle una probada al misterioso pan. Probablemente es que el bizcocho se mantuvo durante todo este tiempo así de conservado, gracias al nivel de frío que existe en este continente.

Este bizcocho de frutas ahora forma parte de los 1,500 objetos que la fundación ha recuperado y conservado. Lizzie Meek es la encargada de la recuperación y conservación de los vestigios que le dan identidad a este lugar tan frío y lleno de misterios alimentarios.

Finalmente y la pregunta del millón ¿tu te comerías este bizcocho de frutas?

Notas Relacionadas