Nuestros sitios
Compartir

Bebidas

Cómo entrenar tu nariz (sí, tu nariz) para una cata de vino

Por: Andrea Vázquez Azpiroz 20 Ago 2020
Te compartimos un ejercicio para que entrenes la parte olfativa antes de catar un vino; es muy sencillo y puede realizarse con insumos que tengas en casa


	     Cómo entrenar tu nariz (sí, tu nariz) para una cata de vino

En el mundo de los sommeliers el proceso de cata de un vino aparenta ser bastante complicado, pero la verdad es que todos podemos aprender a catar. Sólo necesitamos de nuestros sentidos y memoria.

La cata se compone de tres partes: la fase visual, en donde se evalúa el color del vino, así como su brillantez y su densidad; la fase olfativa, donde se describen los aromas; y la fase gustativa, que se enfoca en la descripción de los sabores y el equilibrio del fermentado.

También ve: 5 vinos tintos dulces para maridar y disfrutar en casa 

Este video te puede interesar

Todas estas fases son importantes, sin embargo, la fase olfativa es, tal vez, la que requiere de más entrenamiento (es decir, entre más bebas, más conoces). Y para identificar los aromas del vino es indispensable tener el referente en nuestra memoria olfativa: es imposible reconocer aromas si no los recordamos e identificamos.

los aromas del vino

Foto: Shutterstock

Existen materiales educativos diseñados específicamente para enseñarnos a recordar aromas, pero también podemos hacer esos ejercicios con cosas que tenemos en casa.

Aquí una sugerencia para aprender aromas, memorizarlos y, después, identificarlos en el vino.

También ve: Vinos para maridar con chiles en nogada 

Materiales

  • 5 vasos de unicel (o contenedores que no sean transparentes).
  • 5 pedacitos de papel aluminio, cortados un poco más grandes que los vasos de unicel. A cada
    pedacito hay que hacerle orificios con un alfiler. Puedes marcar cada uno con una pluma para
    reutilizarlos y así generar menos basura.
  • Una fresa en rebanadas.
  • Una pizca de pimienta molida.
  • Un pimiento en rebanadas.
  • Una ramita de canela.
  • Una cucharadita de mantequilla a temperatura ambiente

Procedimiento

En cada contenedor coloca los productos que enlistamos antes y tápalos con el papel aluminio perforado. Si marcaste el papel aluminio, asegúrate de que la marca quede viendo hacia adentro del contenedor.

Una vez que tengas todos tus contenedores o vasos tapados, ponlos frente a ti en un orden aleatorio (o mejor, pídele a alguien más que los acomode por ti). Ahora sí, lleva cada contenedor a tu nariz y huélelo. Dedícale un buen rato a cada vaso y trata de identificar qué es lo
que tiene adentro.

Cuando ya tengas bien aprendidos esos cinco aromas, puedes ir agregando otros productos: frutas, verduras, especias, carnes frías, ¡lo que se te ocurra! Así, poco a poco, irás entrenando a tu sentido del olfato y será más fácil identificar esos aromas en el vino.

Para ir afinando el proceso de cata, un buen tip es ponernos metas en cada vino que probemos. Por ejemplo, para la primera copa después de haber hecho este ejercicio varias veces, propongámonos identificar dos frutas y dos aromas distintos a las frutas. Cuando podamos
identificar estos cuatro aromas fácilmente, incrementemos el número.

Es importante tener en cuenta que los productos aquí propuestos son sólo eso, una propuesta. Para lograr un entrenamiento olfativo efectivo será indispensable ir agregando otros insumos poco a poco. Asegúrate de agregar frutas y verduras de todos los colores conforme vayas
avanzando en el proceso; la gama aromática en los vinos es muy, muy amplia, por lo tanto, también tenemos que ampliar los productos con los que nos ejercitemos para la cata.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?