Restaurantes Bebidas
Estás leyendo:
Bebidas ¿El agua se puede catar?
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Bebidas

¿El agua se puede catar?

Te sorprenderá conocer los diferentes tipos de agua que existen y cuál es la mejor manera de apreciar sus sabores. Aquí todo lo que necesitas saber.
¿El agua se puede catar?

Por: Paulina Salgado

Tal vez suene un poco extraño, pero así como el queso, el vino o el café, también el agua se puede catar. De hecho existen sommeliers altamente capacitados para explicar las propiedades de este líquido: su olor, color y sabor.

Para empezar, debemos aclarar que existen distintos tipos de agua y que varían según su origen y que dependiendo su procedencia se puede hablar de su sabor. Por ejemplo, hay agua mineral, agua de manantial, agua potable o agua de pozos profundos. Si bien el agua es la misma (H2O), la composición del suelo ocasiona que sea distinta en su contenido de minerales.

También ve: Todas las etapas de una cata de café 

Este video te puede interesar

Algunos de los elementos que toma el sommelier al momento de degustar el agua son su ligereza, frescura, balance o efervescencia. Todas estas características influyen en la percepción del sabor de un platillo. Por ejemplo, si se está probando alguna botella de vino, es recomendable que el agua sea ligera y con bajo contenido de minerales para que se pueda enjuagar el paladar y se pueda pasar de un vino a otro sin interferir en el sabor.

La cata de agua debe hacerse en un lugar húmedo, de preferencia con una temperatura entre los 20 y los 22 ºC. Pueden utilizarse vasos o copas siempre y cuando sean de cristal, ya que este material ayuda a percibir mejor los aromas y permiten una sensación más agradable al tacto.

También ve: Aguas frescas tradicionales mexicanas 

Las fases de la cata son tres: la visual, olfativa y gustativa. En la primera fase debe apreciarse la transparencia del agua. En la siguiente etapa las notas minerales, frescas o terrosas, generalmente éstas indican el origen del agua. Y por último, si se va a evaluar agua natural se debe considerar la acidez, la ligereza y la sensación en la boca además de distinguir si es dulce, ácida o salada. Por el contrario si se va a degustar agua con gas se tiene que considerar su finura, la cantidad de burbujas y su intensidad.

En pocas palabras una cata de agua es una experiencia más compleja y sutil. Puede resultar difícil encontrar los matices y contrastes, pero eso no impide evaluar su calidad.

¿Qué tema te interesa?