Nuestros sitios
Compartir

Marius Degustare: Buffet, venid a mí

Por: Gourmet de México 29 Abr 2019
Marius Degustare, un restaurante de Río de Janeiro donde el Buffet es un placer de principio a fin. No habrá platillo que no llame tu atención.



	     Marius Degustare: Buffet, venid a mí

Odio que los demás tengan razón. Me dijeron que otro periodista, Luis, siempre sabe a dónde ir a comer. Y lo vine a comprobar en Brasil.

Por Arturo J. Flores @ArturoElEditor

Hambrientos nos encontrábamos en Río de Janeiro hace casi un año cuando mi colega reivindicó con hechos su reputación. Como el lugar al que originalmente nos llevarían a comer (uno del cual no quiero acordarme) estaba cerrado, Luis sugirió que nos desplazáramos hasta el número 290 de la Avenida Atlántica.

Este video te puede interesar

restaurante marius degustare

Desde el momento en que nos bajamos de la camioneta y el sol de Copacabana nos hundió las garras en la nuca, supe que tendría que tragarme mi orgullo. Aunque para ser sincero, hacerlo fue todo un placer. Porque lo acompañé con varios platos de diferentes especialidades mediterráneas, por no mencionar incontables vasos de cerveza local.

Hay que decir que cocinar bien no basta. Hoy en día es un poco más lo que busca un foodie que se respete. Marius Degustare es un sitio para agasajar los cinco sentidos. O para compartir en las 5 apps básicas. Su carta de bebidas en Vivino. Sus platillos en Instagram. Su decoración barroca en Snapchat. Su ubicación en Swarm. Y de pilón un mensaje en whatsapp a esa persona especial que no vino, para decirle: “tengo que traerte pronto”.

pollo frito marius degustare

De entrada, adentrarse en el lugar es una aventura. Pareciera que lo hace uno en el Crustáceo Cascarudo, el restaurante donde trabaja Bob Esponja. Igual que si quedara uno atrapado en la barriga de la ballena de Jonás. En los muros, en el techo y hasta en las escaleras están colgados todo tipo de objetos. Cristales, sartenes, botellas de vidrio (en alguna de ellas debe dormitar el mensaje de un naufrago), conchas marinas y hasta la vieja escafandra de un buzo. Una guitarra. Relojes. Un timón de barco. Una red de pesca. Cuerdas de marino. Fotografías de celebridades que tapan los huecos que permitirían adivinar de qué color son las paredes.

Pero sin lugar a dudas la joya de la corona la representa el casco firmado de Ayrton Senna, el piloto de F1 a quien la curva de Tamburello en Italia le costó la vida. Hasta la fecha a los brasileños les duele su partida.

Pero dejemos a un lado la tristeza. Porque en Marius Degustare no cabe. Cuando la barriga se llena, se vacía el corazón de melancolía. Apenas tomamos asiento, no llega un mesero, sino cinco. Tampoco nos toman la orden. Uno de ellos sí, que será el encargado de hidratar las gargantas de esta docena de comensales. El resto de ellos rinden a nuestros platos generosas charolas repletas de viandas, igual que un caballero le presenta su espada a la reina.

paella marius degustare

-Aquí la onda es buffet, pero en vez de que te pares a servirte, te traen todo a la mesa.

-Sírvase a placer –me dice uno de los meseros.

-Obrigado –le respondo, ya con la boca llena.

¿Cómo decir que no cuando te mueres de hambre y todo huele delicioso? Aves, cortes de carne, mariscos, pescados… los suculentos manjares viajan de mesa en mesa en las manos del servicio. No hay quien se resista a servirse dos, tres o cuatro veces.

De acuerdo con la página del lugar, las reses que aquí se sirven son “alimentadas después del destete en pasturas cultivadas con raigrás italiano en régimen semi intensivo”. De los pescados que son exclusivamente especies provenientes de la cuenca amazónica y de la gallina de Angola, una de sus especialidades, que por ser omnívora pero de hábitos salvajes ofrece una carne orgánica de altísima calidad.

carnes marius degustare

De los postres mejor no hablamos porque soy capaz de tomar el primer vuelo disponible a Río.

Cuando estuve en Brasil faltaba casi un año para los Juegos Olímpicos. Habíamos ido, el grupo de periodistas, a cubrir los 30 años del Festival Rock in Rio. Pero desde entonces, sentado a la mesa con los colegas, pensé que si hubiera decidido yo ser atleta me hubiera arrepentido de poner un pie en Marius Degustare.

Luisito, qué razón tienen los que hablan de ti.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?