Nuestros sitios
Compartir

Piensas que estás en casa, pero la realidad es que estás en Micaela

Por: Pablo Ricalde 20 Sep 2021
El calor del fogón desprende deliciosos aromas que anuncian un festín sin igual. Micaela Mar & Leña, en Mérida, despierta los sentidos a partir de abundantes y exquisitos platillos, elaborados con tradición y un toque casero que enamoran al comensal.



	     Piensas que estás en casa, pero la realidad es que estás en Micaela

En cuanto llegaron los ostiones me impacienté; no es que iba a tener que competir por uno, ya que la porción era suficientemente grande, sino por la frescura que transmitían. Sonriendo, tomé el primero y así fue como empezó una odisea culinaria. El primero me hizo llegar a Ensenada, de donde se proveen muchos de los ingredientes de Micaela Mar & Leña. El segundo me llevó a la tienda de antigüedades donde los dueños de Micaela encontraron esta historia de escape y rebeldía y la transmitieron a sus platillos. El tercero me lo comí admirando los pisos y la casona; pero el último fue el mejor. La razón: al fin aprendí a tomar mezcal.

Creo que el hecho de conocer la historia de Micaela, restaurante ubicado en Mérida, Yucatán, hace que se disfruten al doble los alimentos. Resulta que Micaela fue una esclava de una plantación de algodón en Estados Unidos; la cual, como muchas esclavas de esa época, iba a ser obligada a casarse con alguien. Ella, negada a dar el siguiente paso que la vida le exigía, decide huir y se va en tren al lugar mas lejano que las vías férreas le permiten. En su nueva ciudad emprende y se convierte en niñera. Aprende y empieza a escribir las recetas que diariamente cocina. Unas décadas después, guiados por las aptitudes de cocina de la ex-esclava, en el nuevo pabellón gastronómico de Mérida, surge este concepto.

Este video te puede interesar

Micaela Mar y Leña detalle nota

Micaela Mar y Leña restaurante decoración

El concepto es que te sientas en casa; como si estuvieras en casa de tu tía o de tu abuela, con mesas grandes, sillas desiguales y vajillas dispares. De reojo ves la cocina y la leña al mismo tiempo que llega a ti el olor del chamorro que se está cocinando. El postre ya lo sabes, porque es el que te lleva a tu niñez. Piensas que estás en casa, pero la realidad es que estás en Micaela.

Micaela Mar y Leña ostiones Micaela Mar y Leña sashimi atun

Tour por las cantinas más emocionantes de Mérida

Al principio exploré el menú de bebidas y las entradas. Tenía mucho antojo del pulpo a las brasas; sin embargo, al ser época de veda, el platillo estaba fuera de las opciones. Era la segunda vez que Micaela me demostraba ese respeto ambiental que deberíamos de tener todos, el primero fue al ver el tanque de ostiones. Chiles con leche de tigre y uvas curtidas y sashimi de atún fue lo que siguió. El chef Vidal Elías Murillo acertó al combinar las uvas curtidas con la leche de tigre. Separados tenían un sabor exquisito, pero juntos era simplemente espectacular. De nuevo me abalancé sobre la porción hasta casi comerme la leche de tigre a cucharadas.

Aunque seguramente a estas alturas uno pensaría que no tenía hambre, llegó el chamorro a la mesa. PERFECTO. Esta vez Vidal si se excedió. La salsa, la calidad, el punto de cocción; todo caía en la definición de perfección. Degusté dos tacos que no fueron suficientes. Con las sobras logré hacerme un tercer taco que me supo aún mejor que los primeros encuentros; comprobé la teoría del valor de lo escaso.

Micaela Mar y Leña postre

Aunque ya llevaba un rato a base de vino rosado, regresé a la coctelería para el postre. Vidal me contestó una vez más.
-Bien hecho-

Llegó el postre. No me quería ir de mi casa.

Micaela Mar y Leña coctel

Micaela Mar & Leña

La calidad de la coctelería es inigualable en la ciudad; sólo como dato anecdótico, el restaurante es el lugar donde más mezcal se vende en Mérida, lo que nos demuestra la calidad de su cava. El chamorro fue y será mi platillo favorito del restaurante; se recomienda mezclar con la salsa verde del lugar y con tortillas hechas a mano (y por supuesto no compartirlo). En días de calor (ósea siempre en Mérida) los ostiones son la única manera de empezar. El arroz cremoso también vale mucho la pena. Nota: El restaurante ofrece una de las recetas originales de Micaela.

Dónde: Calle 47 458, Centro, 97000, Mérida, Yuc. Para más información y reservaciones, visita su página de Facebook.

Firma Pablo Ricalde

De nómada por Yucatán: un destino que enamora en cada visita

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!