Nuestros sitios
Compartir

Anthony Bourdain y su reporteo del mundo a través de la comida

Por: Miguel Ángel Teposteco Rodríguez 25 Sep 2021
¿Cuál debe ser la responsabilidad social de un periodista gastronómico como lo fue Anthony Bourdain, en tiempos dominados por las redes sociales?



	     Anthony Bourdain y su reporteo del mundo a través de la comida

Ícono del periodismo responsable y consciente del mundo que contextualiza a la comida, Anthony Bourdain logró llevarnos mucho más allá de las mesas en las que comía. ¿Cuál debe ser la responsabilidad social de un comunicador de este tipo, en tiempos en los que la inmediatez de las redes sociales ponen a la novedad y a la estridencia por sobre la profundidad de contenidos?

Por Miguel Ángel Teposteco Rodríguez

Anthony Bourdain, el narrador responsable

¿Qué podría salir mal? El chef y escritor Anthony Bourdain estaba grabando su programa No Reservations en Líbano. Era una figura mediática que estaba en Medio Oriente para disfrutar de platillos exóticos y mostrar a su público una cultura ajena a Occidente, rica y diversa. Todo iba bien hasta que el camino de la grabación chocó con el conflicto entre Líbano e Israel y las armas pesadas mantuvieron al equipo de filmación encerrado en el hotel.

Anthony Bourdain y su reporteo del mundo a través de la comida 0

Foto cortesía de Facebook.

Este video te puede interesar

Esta amarga anécdota se detalla en el documental Roadrunner: A Film About Anthony Bourdain, dirigido por Morgan Neville y estrenado este 2021. 

Era 2006. La pantalla muestra a Bourdain fumando junto a la piscina mientras se oyen los disparos. Lo que sigue es un punto y aparte: el neoyorkino no encuentra ético vender el sufrimiento de un conflicto armado por televisión, aunque la cadena “no pensó lo mismo”. Después el equipo de Bourdain es evacuado por marines y, a sus espaldas, la guerra ajena a los lujos de la televisión continúa.

Adiós, querido Bourdain.

Tanto el documental, como otras reseñas periodísticas , ven éste como un punto de quiebre en el que Bourdain deja de ser un turista con una cámara; mejor va por el verdadero plato fuerte: el entendimiento histórico y político de la cocina.

Desde entonces, quien ya era un potente narrador, se transforma: ahora viaja a México, Perú, Indonesia y Vietnam, y a cientos de países más. Ya no se trata solo de probar la comida, sino de enfrentarse a una identidad extranjera tan abrumadora como interesante.

Un ejemplo es un viaje en No Reservations, en el que enfoca la cámara a las calles de Buenos Aires, Argentina, con sus tangos, cortes de carne y las dolorosas huellas de una dictadura:

“No hace mucho el país superó una terrible represión”, dice Bourdain al micrófono, “Era peligroso ser ingenioso o divertido… y 30 mil personas sencillamente desaparecieron”.

Ésta es la enseñanza que nos deja Bourdain: no se puede ser un generador de contenido de manera irresponsable.

Anthony Bourdain y su reporteo del mundo a través de la comida 1

Foto cortesía de Facebook.

Timelines de estridencia

¿Por qué es importante recordar esto en la actualidad? Porque con la llegada de las plataformas digitales, como YouTube, las reglas del entretenimiento sobre viajes y encuentros culturales cambiaron. Ahora cualquier persona viajera o residente en otro país puede generar decenas de videos en pocos meses y reventarlos de likes e interacciones virtuales. La experiencia se atomiza a todas las plataformas conocidas: stories de Instagram, post de Facebook, hilos en Twitter y videos rápidos en TikTok.

Luisito Comunica es el más famoso de los viajeros de YouTube México, quien convierte una experiencia de viaje en varios niveles de contenido. Uno de los más claros ejemplos es su visita a Alemania.

Retiran episodios de Parts Unknown donde aparece la novia de Bourdain.

Allí vemos un país en varias dimensiones, tanto en su gastronomía (en su cerveza, en sus carnes), como en su historia política más polémica: la Caída del Muro de Berlín y el Holocausto. Todo, en un par de días de septiembre en los que el joven recorre esas calles de Europa con una guía, sin que por eso él demuestre que sabe algo de dónde está, más allá de lo que dicen los propios monumentos.

Como Luisito Comunica, podemos nombrar a Ixpanea, Benshorts, Ale Ivanova y la sensación del momento, Chingu Amiga, quienes forman parte de decenas de generadoras y generadores de contenido que contrastan culturas y dan la oportunidad de elegir a qué parte del mundo se quiere ir, con un par de clics y tecleos. De este grupo hay honrosas excepciones que acercan al hispanohablante contenido informado, como Nekojitablog  y Jabiertzo .

Cada vez se hace más necesario que, a la Bourdain y como lo muestra Roadrunner, se entienda que llegar a un país implica más que una aventura: es una responsabilidad para evitar sucesos vergonzosos como DebRyanShow fornicando una bandera alemana  o, en el caso de la televisión, un Facundo haciendo comentarios racistas al director de “Parásitos”, Bong Joon-ho , o Luisito Comunica probando una banderilla en las calles de China,  sin saber que está comiendo el pene de un burro.

Porque, como lo demostraba Bourdain, hay que huir de esa frivolidad y hacer caso a una de sus reflexiones: “A lo mejor, en el mundo real, uno sin cámaras y sin los programas felices de viajes y comida, todo el mundo, los buenos y los malos, son aplastados bajo el mismo horror”.

 

 

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?