Nuestros sitios
Compartir

Bebidas

¿Cómo identificar los aromas del vino?

Por: Andrea Vázquez 30 Abr 2020
No necesitas ser un experto para encontrar los aromas del vino, solo debes ejercitar una sola cosa: la memoria. Te lo explicamos.


	     ¿Cómo identificar los aromas del vino?

Es cierto; la figura del sommelier metiendo la nariz en la copa y diciendo palabras como pirazina o petricor tiende a proyectar soberbia y petulancia. Pero, la verdad de las cosas, es que todos, absolutamente todos, podemos aspirar a ser dueños de la nariz más pródiga y, para tenerla, sólo tenemos que ejercitar una cosa: la memoria.

Sabemos que el sentido del olfato nos ha acompañado desde nuestra infancia; nos alerta del peligro cuando olemos algún alimento echado a perder y que puede hacernos daño, pero también nos brinda ocasiones de gozo, como cuando percibimos algún aroma que nos recuerda a un ser querido o nos remite a ocasiones felices de nuestro pasado. Eso se llama memoria olfativa, el recordar cómo olía la casa de la abuela o el pasto recién cortado. Y si recordamos esos aromas, también podemos memorizar los aromas del vino.

También ve: ¿Cuándo un vino se considera cosecha extraordinaria? 

Este video te puede interesar

La buena noticia es que los aromas que los sommeliers describen con palabras raras tienen un referente real en nuestra memoria: pirazina y petricor son los nombres de los compuestos químicos que ocasionan los aromas a pimiento verde y a tierra mojada, respectivamente. Así sí,
podemos recordarlos e identificarlos.

Para entender a qué huele–o la nariz, como le llaman en el mundo de los sommeliers- el vino, sólo necesitamos ponerle nombre a los aromas que nos encontramos en nuestra vida cotidiana. Sirve oler todo lo que nos encontremos a nuestro paso: las frutas y verduras en los mercados, los platillos, los lugares, a las personas. Y, por supuesto, nombrar esos aromas y traerlos a nosotros cuando estemos frente a una copa de vino.

También ve: Todo lo que debes saber para cocinar con vino 

Un tip: los expertos dividen los aromas del vino en tres tipos. Los primarios provienen de la uva, como flores y frutas. Los secundarios se forman en la fermentación; pueden ser lácteos como queso o yogurt, o aromas a pan o masa. Finalmente, los terciarios, aquellos que en los ochentas llamaban bouquet, se refieren a los que la barrica y el tiempo en botella le confieren al vino, pueden ser notas a cuero, a tabaco, especiadas o tostadas.

Entonces, si queremos escucharnos como expertos, siempre podemos decir: “este vino tiene, en sus notas primarias, aromas a
pirazinas”; ahora sabemos que eso significa que ese vino huele a pimiento verde. Así de fácil.

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ nuestra guía de JAMÓN IBÉRICO y sorprende a todos con deliciosos y sofisticados platillos. ¡Descárgala GRATIS!
¿Qué tema te interesa?