rosa-pink-millennial-gourmet-1.jpg

La invasión del rosa en la cocina: desde los ingredientes hasta el restaurante

No hay manera de que haya pasado desapercibido: el rosa parece haber tomado por asalto y sin miramientos la escena pública, devorando todo a su alrededor. Este color está en pasarelas, tendencias, objetos, y por supuesto, ha llegado a la comida. Por Michelle López – @Mich_Lv El furor comenzó en 2016, cuando Pantone anunció a […]
Comparte

No hay manera de que haya pasado desapercibido: el rosa parece haber tomado por asalto y sin miramientos la escena pública, devorando todo a su alrededor. Este color está en pasarelas, tendencias, objetos, y por supuesto, ha llegado a la comida.

Por Michelle López – @Mich_Lv

El furor comenzó en 2016, cuando Pantone anunció a Rose Quartz como uno de sus colores del año: un tono suave, la versión sofisticada del Rosa Barbie que pronto significó una completa revolución de la identidad colectiva, principalmente en el grupo que más lo ha abrazado: los millennials, de los que se deriva el nombre con el que ahora se conoce al tono y el estilo que ha marcado: millennial pink.

rosa-pink-millennial-gourmet

Rose Quartz, uno de los Colores del Año 2016. Imagen: pantone.com

Varias marcas empezaron a utilizarlo en campañas y productos, y gracias a su potencial para conseguir likes en Instagram, pronto comenzó a invadir los espacios cotidianos. En cuestión de pocas semanas el rosa era amo y señor. Nadie perdió el tiempo: Starbucks rápidamente lanzó su afamado frappé de unicornio, además de otra bebida con açai.

Restaurantes como Pietro Nolita, en Manhattan, se han cubierto completamente de rosa. Infinidad de botellas con todo tipo de bebidas fueron actualizadas a este color, mientras que cafeterías y bares comenzaron a colocar mesas, decoraciones, o salones temáticos en esta tonalidad; la fila de espera para estos lugares puede ser de horas.

El restaurante Pietro Nolita, en Nueva York. Imagen: ny.eater.com

Te puede interesar: Macarrones de unicornio. Repostería fantástica

Algunos ingredientes o golosinas típicamente rosas han encontrado en esta moda su renacimiento: malvaviscos, chispas, algodones de azúcar, sal rosada, el famosísimo rosé. Otros nos han tomado por sorpresa: chocolate rosa, ramen rosa, pasta rosa, ¡tequila rosa! Y no sólo las confecciones son de este color, también lo son los utensilios que las crean. Ya puedes encontrar sartenes rosa, ollas rosa, hornos, tostadores, batidoras, vajillas, licuadoras… Verdaderamente el millennial pink está en todos lados.

Imagen: recipe.com

En fin, no ha quedado spaghetti, crema, o licor que no haya sido “rosificado” de pies a cabeza. Y no tiene para cuando irse: el rosa tiene hechizadas a todas las pupilas y otras tendencias paralelas como las sirenas y los unicornios sólo han contribuido a avivar el interés de comensales, productores, y restauranteros por igual. Y es que a pesar de que el sabor no varía demasiado entre cualquier producto original y su contraparte rosa, el estilo que le dará a tu feed de Instagram es innegable.

Y tú, ¿has probado algo de la locura culinaria rosada?

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te podría interesar

No encontramos notas relacionadas.