Nuestros sitios
Compartir

Akumal a través del tiempo

Por: Bleu&Blanc 21 Ago 2018
Akumal es un paraíso de aguas azules, arena blanca y palmeras que parecen invitarte a recostar bajo su sombra. Conoce un poco de su historia.



	     Akumal a través del tiempo

Akumal es una palabra maya que significa “tierra de tortugas” y el nombre está bien dado, pues ha sido uno de los sitios preferidos por las tortugas para desovar. Es un lugar de aguas azules, arena blanca y palmeras que parecen invitarte a recostar bajo su sombra. Conoce un poco de la historia detrás de este paraíso.

Españoles en Tierra de tortugas

El 22 de febrero de 1511, en las afueras de los arrecifes de Akumal el navío Santa María de la Barcaque encalló debido a una tormenta, dejando a la deriva a 17 marinos que lograron llegar a la costa para ser inmediatamente capturados por los mayas del lugar.
Quince de los 17 náufragos murieron a las pocas semanas y sólo Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero sobrevivieron, sería este último el que trascendería de manera histórica. Él se caso con la princesa maya Zazi y fue el padre de los primeros mestizos, también fue el responsable de adiestrar a los mayas en las artes bélicas y capitanear varios enfrentamientos en contra de los españoles. En cuanto al destino de Aguilar, sabemos que al llegar Hernán Cortés a Cozumel y saber de la existencia de Gonzalo y Jerónimo mando emisarios a rescatarlos, sin embargo sólo Jeronimo de Aguilar regreso con sus coetáneos para así convertirse en el primer traductor de Cortés.
En la obra de Diego López de Cogolludo “Historia de Yucatán” se afirma que Gonzalo Guerrero rechazó regresar con varias expediciones cristianas, y apoyó la expulsión de Francisco Hernández de Córdoba, Juan de Grijalva y Hernán Cortés (1518). Pero es cierto que en los años siguientes, los españoles estimaron que Guerrero se dedicó a entrenar a los mayas para defender su territorio, pues cuando Francisco de Montejo, en mayo de 1527, cruzó el Atlántico con 380 soldados en cuatro navíos, encontró serias dificultades para conquistar Yucatán.
pintura bonampak
En julio de 1531, el capitán Dávila partió con una fuerza hacia el sitio que hoy es Chetumal, donde suponían que vivía Guerrero y existían minas de oro; sin embargo encontró un lugar en abandono, y pese a que más adelante tomó a algunos mayas prisioneros, éstos lo engañaron diciéndole que Gonzalo Guerrero había muerto de forma natural, por lo que Dávila remitió informes a Montejo en Campeche sobre el supuesto fallecimiento. En realidad, Gonzalo Guerrero murió en agosto de 1536, cuando se enfrentaba a las tropas del capitán Lorenzo de Godoy para ayudar, con cincuenta canoas, a Cicumba, cacique de Ticamaya (Honduras), en el valle inferior del Río Ulúa.
Su agonía no fue muy prolongada. Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado. Luego, ironías de la vida, un disparo de arcabuz remató al que fuera arcabucero. Sus hombres le sacaron del campo de batalla y le escondieron detrás de unas palmeras. Todos sabían que había llegado su hora, así que ninguno intentó extraerle la flecha para no aumentar su sufrimiento o acelerar su fin. Sólo pidió a sus más allegados que cuidaran de sus hijos y, al resto de sus hombres, más de un millar, que siguieran combatiendo. Pero el combate fue encarnizado. Tuvieron que replegarse y el cadáver de Guerrero quedó en campo enemigo.
estatua gonzalo guerrero
Algunos españoles afirmaron luego haberlo visto: tatuado y vestido como un indio, pero barbado como un cristiano. Durante la noche, algunos de sus hombres rescataron su cuerpo y como postrero homenaje, lo lanzaron al río Ulúa, para que la corriente le llevara hasta el Océano de donde vino. El final de Gonzalo Guerrero en Puerto de Caballos, Honduras, queda relatado en la carta del Gobernador de Honduras, Andrés de Cerezeda, del día siguiente a la batalla, el 14 de agosto de 1536.

El nacimiento del Caribe Mexicano

Este video te puede interesar

Unos siglos más tarde, en 1959 un buzo llamado Pablo Bush Romero, llegaría a Akumal motivado por su gran pasión el buceo. Se enamoró de estas playas y así empezó la historia moderna de este hermoso lugar. En aquellos tiempos en la zona sólo existía un cocal que se usaba para la copra. Pablo decidió quedarse y crear el Club Nacional de Buceo de México, cuya intención era invitar a los compatriotas a que vinieran a la zona a pasar sus vacaciones, de esta manera se comenzaba a posicionar a Akumal como destino turístico.
akumal pablo bush romero
Si nos remontamos a la historia como tal, este cocotero era propiedad de Don Argimio Argüelles hasta que en 1958 Don Pablo Bush funda del CEDAM (Club de Exploración y Deportes Acuáticos de México) y compra miles de hectáreas para establecer en Akumal la sede de esta agrupación, cabe mencionar que el CEDAM tenía un interés particular: la búsqueda de tesoros submarinos. Con esto se daba inicio a la fundación de la población de Akumal.
A Pablo Bush se lo considera el pionero en incentivar al turismo mundial hacia el sureste mexicano. Dicen que a él le pertenece la denominación de Caribe mexicano. Fue un excelente buceador amante del mar y de la caza de peces con arpón, pero además le dio a esta actividad un sentido cultural al promover y cuidar los tesoros históricos y arqueológicos. También fue el iniciador de las investigaciones de arqueología submarina con equipo autónomo de buceo.

Pesca y buceo en playas mexicanas

Él había nacido en Popotla, estado de México y vivió en el área de ciudad Juárez y El Paso, Texas desde los años 50. Descubre Akumal y se enamora. Realizando una expedición submarina en las costas cercanas a Akumal, Pablo descubre un barco que en 1741 se hundió en estas aguas, era el navío de Nuestra Señora de los Milagros. Este barco era conocido con el nombre de Matancero porque fue construido en el puerto de Matanzas (Cuba). Muchas piezas de valor sacaron de allí y hoy se encuentran en el museo de CEDAM, el cual él mismo fundó.
El CEDAM se dedicaba a preservar las riquezas encontradas en las aguas costeras de México. Se realizaron una serie de expediciones que son descriptas por Don Pablo en su libro “Bajo las aguas de México”, allí cuenta aventuras emocionantes y variadas, este libro tuvo una primera edición en 1964 y reeditado en 2009 para los festejos de los 50 años de Akumal. Así era Don Pablo multifacético, fotógrafo, cazador, buzo, explorador, deportista, escritor y hombre de negocios, un hombre con una vida muy rica e interesante.
Pablo definía al Caribe Mexicano como una zona mágica, que atrae a todo aquel que lo visita, que tiene algo especial que solito hace que se promueva y que la gente que llega ya no se quiera ir, al caribe mexicano siempre se vuelva.
akumal tortuga bajo el agua

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
¿Qué tema te interesa?