Chocolate

El chocolate es, comúnmente, como se conoce al resultado final de procesar el fruto del cacao, un árbol originario de Mesoamérica que mide entre 4 y 8 metros de altura. Éste se reproduce en un área estrecha alrededor del ecuador terrestre, desde los 20º de latitud norte, hasta los 20º sur, algo que hace que […]
Comparte

El chocolate es, comúnmente, como se conoce al resultado final de procesar el fruto del cacao, un árbol originario de Mesoamérica que mide entre 4 y 8 metros de altura. Éste se reproduce en un área estrecha alrededor del ecuador terrestre, desde los 20º de latitud norte, hasta los 20º sur, algo que hace que esta planta sea originaria únicamente de cierta zona del planeta.

Cuando el árbol de cacao florece, aparecen en sus ramas unas vainas en cuyo interior se van desarrollando una especie de semillas de color marrón-rojizo y sabor amargo, recubiertas por una especie de pulpa blanquecina, de textura viscosa y sabor dulce. Los árboles del cacao tardan 5 años en madurar y pueden vivir hasta 30 años, y el ritmo de crecimiento y maduración de sus vainas hace que existan dos períodos de recolección al año.  

¿Cuáles son los tipos de cacao?

El chocolate que conocemos hoy en día procede de tres tipos de árboles que crecen en distintas partes del mundo: Criollo, Forastero y Trinitario. El cacao Criollo se caracteriza por ser muy escaso pero de muy alta calidad, y podemos encontrarlo en América Central, Colombia, Venezuela y algunas regiones de Asia. El cacao Forastero es el más cultivado en el mundo, encontrándolo en Brasil, América Latina, el oeste de África y Ceilán. Y por último, el cacao Trinitario se considera un cruce de los anteriores, y se caracteriza por un color violeta cuando sus vainas comienzan a desarrollarse.

La historia del chocolate 

El chocolate en México tiene una gran tradición ancestral. Los Mayas lo llamaban kakaw, por su parte los Nahuatl lo denominaban cacahuatl, y por último los Aztecas bautizaron con la palabra xocoatl a una bebida amarga que elaboraban con granos de cacao hervidos, y de donde procede hoy el término chocolate. El origen en latín (Theobroma cacao) muestra la importancia que el cacao tuvo siglos atrás, y significa “alimento para los dioses”, algo que hizo que incluso en tiempo de los aztecas y de la llegada de los españoles a las tierras mexicanas, se considerara una moneda de cambio. En las culturas mayas y aztecas, el cacao tenía propiedades mágicas, tanto que lo utilizaban en sus rituales sagrados de nacimiento, matrimonio y muerte.

¿Cómo se hace el chocolate?

El chocolate como lo conocemos procede de triturar y amasar las semillas, que dan una pasta, pasta de cacao, compuesta por manteca de cacao y cacao en polvo. Para formar el chocolate, se mezclan estos dos ingredientes –de sabor amargo- y se va agregando azúcar para eliminar el amargor. Recuerda que a menor cantidad de azúcar, aumenta la calidad del chocolate, y también su amargor.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD