Nuestros sitios
Comparte
Compartir

SINFONÍA DEL MAR

Por: Gourmet de México 29 May 2018
Por Antonio Calera-Grobet Ilustración Edgar Martínez Te propongo desde esta página que nos vayamos a la playa. Que nos olvidemos un poco de los continentes […]



	     SINFONÍA DEL MAR
Por Antonio Calera-Grobet Ilustración Edgar Martínez

Te propongo desde esta página que nos vayamos a la playa. Que nos olvidemos un poco de los continentes y viajemos a la mar para renovar el alma. Ven. Anda. Porque como dice la canción, yo sólo creo en una cosa: vaya, que en el mar la vida es más sabrosa.

¿Recuerdas ahora la primera vez que saboreaste todo eso que se esconde bajo sus olas? ¿De la vez que comiste tus primeros camarones, tus primeros ostiones? Pura magia. ¡Verdadero manjar de los dioses!

Y es que lo marino nos habla del mayor misterio, del maravilloso origen de la vida sobre el planeta. En serio: ¿no es acaso el mar ese gigantesco caldo del que provenimos todos, esa gran olla de agua y sal en la que se cocina la misma existencia?

Este video te puede interesar

Y es que como dice Pablo Neruda al final de su “Oda al mar”, los océanos se nos brindan tal como lo haría una madre generosa: “Porque en nosotros mismos, en la lucha, está el pez, está el pan, está el milagro”. Ya lo creo. El milagro más grande, la morralla más hermosa de alimentos que existe sobre la faz de la Tierra. Peces y mariscos en estado puro como en el Oriente, o bien, tirados a la plancha o a la parrilla, rostizados, tratados apenas por el fuego, acaso con ajos, oliva y sal. O bien como casi en todo el occidente, en diferentes guisos: sopas frías (como la bouillabaise), o fondos calientes (pozoles, moles, marmitas tradicionales en todos los países). Frutos también en cocteles, ensaladas, pastas, en recetas más sencillas o más barrocas. Frescos o conservados. De mil formas, pero siempre ahí, como una de las grandes maravillas de la gastronomía mundial. Así es: lo marino como regalo divino. Porque hay que decir que la comida del mar no es para cualquier día. Significa una fiesta especial, un ritual de paz, para la serenidad, un himno a la alegría, la escapatoria magistral a la cárcel de la rutina. Por eso es que su frescura nos contagia, nos abre, nos enternece, nos alacia el alma.

¿Por qué será que los crustáceos, los moluscos, los peces, los bivalvos, la majestuosa cantidad de especies que nos regala el agua, nos hablan de otra manera y hasta nos cambian la mirada? Tal vez por provenir del agua, ese inmenso firmamento líquido al que nombramos el mar o la mar, según su temperamento (¿nuestro miedo?), el carácter tempestivo o calmo de su marea.

Mar. Lo contrario al desierto. Mar. Sinónimo de lo providencial. Gracias mar por la abundancia. Gracias por la generosidad. Por llenar nuestras redes una y otra vez con tu belleza. Nunca nadie podrá olvidarte. Gracias por tu oleaje que dice sí eternamente y que nos enseña a no rendirnos ante nada. Eres tú mismo la grandeza. Gracias por tus tesoros, que han iluminado las cocinas de los hombres desde el pasado más remoto. Gracias, pues, por alumbrar tantos rostros, y gracias también por tus colores, tus olores, que son el vestido de la gran sabiduría. Gracias, claro, en nombre de todos los comedores que reconocemos diariamente la infinita felicidad que nos han prodigado todos tus sabores. Gracias, por supuesto, por cuidar de nuestros pescadores. Por cuidar de sus barcos, de la orientación de sus timones. Gracias en nombre de todos los cocineros, de todos los mesones. Gracias. Pero sobre todo gracias por una cosa mágica, casi de orden sideral: gracias a ti, mar, por darnos la sal.

 

EG-EXPERTO-COLUMNA

 

Antonio Calera-Grobet es escritor, editor y promotor cultural. Su trabajo periodístico y literario ha sido publicado en diversas antologías, revistas y suplementos. Como editor de Mantarraya Ediciones ha escrito cerca de una treintena de libros de arte y literatura. Es autor de cinco novelas.

 

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y conoce lo mejor de la cocina nipona. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas