Nuestros sitios
Comparte
Compartir

SALUD ANTE TODO

Por: Gourmet de México 18 Abr 2018
El año va volando: llega abril con sus vacaciones, la Cuaresma, el calorcito que se apropia de nuestro ánimo y algunas nuevas y valiosas opciones […]



	     SALUD ANTE TODO

El año va volando: llega abril con sus vacaciones, la Cuaresma, el calorcito que se apropia de nuestro ánimo y algunas nuevas y valiosas opciones gastronómicas.

El 2014 está lleno de sorpresas, lo compruebo a poco de su inicio. En estos meses me he sentado en mesas extraordinarias, probado propuestas creativas que de verdad me han hecho sentir muy orgullosa de habitar esta ciudad, este país. En enero fue El Parnita, Anatol el consentido de febrero, en marzo el Rokai, ahora mi favorito: el Puebla 109, del que escribo con entusiasmo en estas páginas. Platillos inolvidables en cada uno de estos lugares; el tipo de comida que te emociona
y te hace regresar no sólo a estos sitios, también a la memoria. Y los vinos mexicanos: el Incógnito, mi nuevo tinto de batalla, también la reciente línea de los Casa Madero (el Chenin Blanc en particular) que hay que probar. Desde luego, los espumosos del Nuevo Mundo que llenan varias hojas de esta edición y con los que comenzamos nuestras catas del Club del Vino elgourmet MX. Son argentinos, chilenos y mexicanos, todos con un costo razonable y mucho potencial. Esta cata nació de la idea de que el vino espumante no tiene que ser exclusivo de celebraciones especiales, pues deberíamos festejar la vida con él gabycomo lo hacemos con un buen tinto, con un rico platillo. Las burbujas van perfectas  cualquier día y son un acompañante maravilloso para la cocina mexicana… compruébalo por ti mismo.

Pero las sorpresas no sólo se reducen a lugares, productos y gente que los hace posibles, también son experiencias. Hace unas semanas viajé a San Antonio, Texas, a conocer el proyecto Shane Diet & Fitness Resorts, un programa que no sólo se concentra en la pérdida de peso sino en un verdadero cambio en el estilo de vida de las personas que se acercan a él. Conocí a Angie, una mujer de 48 años con una interesante historia de vida y con 200 kilos de peso. Llegó a La Cantera (hotel que recibe a estos hombres y mujeres que llevan a cabo el programa) por su propio pie. “Quiero volverme a enamorar, quiero recuperar mi vida”, me dijo una noche en un bar texano. Llevaba ahí 15 días, había perdido una considerable cantidad de peso, pero lo más importante es que estaba aprendiendo a armar su vida de nuevo, su cuerpo, a comer sano, a valorar la comida como todos deberíamos de considerarla: una fuente de energía y de felicidad, nunca lo contrario.

Este video te puede interesar

Hay que vivir sanos, relacionarnos saludablemente con los placeres que nos brinda la mesa, ésa es la gran enseñanza que me trajo Shane y mi nueva amiga Angie.

Gaby Rentería

Editora
@gabyrenterian

***

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas