captura_de_pantalla_2017-11-15_a_las_13.51.45.png

José Ramón Castillo: Hombre de cacao

Se ha dedicado durante 11 años a enaltecer el oficio de chocolatero, explorando y mostrando la calidad del cacao a través de sus múltiples trincheras. “El chocolate es un producto muy lindo y humilde, pues convive con numerosos ingredientes, se sabe mezclar bien y es del gusto de mucha gente”, Afirma José Ramón Castillo, quien […]
Comparte

Se ha dedicado durante 11 años a enaltecer el oficio de chocolatero, explorando y mostrando la calidad del cacao a través de sus múltiples trincheras.

“El chocolate es un producto muy lindo y humilde, pues convive con numerosos ingredientes, se sabe mezclar bien y es del gusto de mucha gente”,

Afirma José Ramón Castillo, quien se ha dedicado durante 11 años a enaltecer el oficio del chocolatero, explorando y mostrando la calidad del cacao y la chocolatería mexicana a través de sus múltiples trincheras.

Antes de convertirse en nuestro rey de chocolate, José Ramón se fogueó con reconocidos chefs en México, París y Barcelona (a los 23 años, Berasategui lo premió como el cocinero joven chef de Cataluña), pero cuando conoció al campeón del chocolate europeo su vida dio un giro de 360 grados, y de las cocinas pasó a los cacaotales y los talleres de producción.

Ahora lleva más de una década dedicándose a todo aquello que implican el cacao y el chocolate dentro de los mundos dulce y salado: bebidas, heladería, bombonería, pastelería y postres al plato.

Su dulce historia inició con Que Bo!, chocolatería donde, al principio, ofrecía tabletas sólidas y bombones con pequeñas catas acompañadas de vino espumoso. Esta idea fue madurando y con el tiempo ofreció otras posibilidades que ahora disfrutamos a manera de bebidas como el tascalate y el tejate, así como en pastelería con cacao (entremets, petits gâteaux, helados, macarrones y postres al plato), catering y opciones saladas.

Su pasión por el cacao lo han llevado a posicionar a Que Bo! como una de las mejores chocolaterías del mundo, según la Guía del Club de Creuquers du Chocolat, a ser un embajador del cacao mexicano con la SAGARPA y un master chocolatier, de acuerdo con la Universitéde Cergy-Pontoise. Por si fuera poco, en Colombia concretó un proyecto social conocido como Factor Cacao.

“La chocolatería es una especialidad en la que uno se divierte mucho. Ofrece la capacidad de mantener a mi familia, de dar felicidad a muchas personas y representar a México aquí y en el extranjero. Han sido 13 años de evolucionar de una forma muy orgánica con lo que amo”.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te podría interesar

No encontramos notas relacionadas.