Nuestros sitios
Comparte
Compartir

EL COCINERO COMO SUPERSTAR

Por: Gourmet de México 19 Abr 2018
Columna de estreno en nuestra edición enero 2014: al cazo…   Por Antonio Calera-Grobet Ilustración Edgar Martínez La proliferación de programas sobre comida (algo que […]



	     EL COCINERO COMO SUPERSTAR

Columna de estreno en nuestra edición enero 2014: al cazo…

 

Por Antonio Calera-Grobet Ilustración Edgar Martínez

La proliferación de programas sobre comida (algo que pudiéramos designar fácilmente como una nueva forma de televisión: la TV food), ha acercado hasta la cocina de decenas de miles de televidentes, las virtudes o defectos de los creadores gastronómicos. Y la verdad, aunque visiblemente tal fenómeno haya creado algún músculo para la industria a nivel mundial, la dificultad para los cocineros de verter su especialidad con reglas televisivas precisas en tiempo y espacio, quizá haya destronado cualquier cantidad de reputaciones.

Este video te puede interesar

Y aquí cabría realizarnos una pregunta: el cocinero profesional, pleno conocedor de su oficio y siempre en la práctica constante del mismo, ¿debería por obligación ser un animador, un conductor, un maestro de ceremonias (desenvuelto y simpático), de la creación de sus alimentos? Habrá que arrojar una respuesta por partes. Por un lado, resulta no sólo adecuado sino profesionalmente convenido, advertir en el ejercicio de un licenciado en gastronomía (entregado a la investigación científica), o de un cocinero (dedicado más a la ejecución del oficio), una disciplina que requiere más un saber hacer que un saber decir.

il

Aún así, pareciera una regla escrita que aventarse a llevar un programa de televisión exige del investigador o cocinero televisivo una nueva capacidad: entretener, al mismo tiempo que se habla del tema y se cocina. Hacer pensar pero divertir, informar pero también hacer reír y sentir. Ahora bien, ¿tal virtud es una regla de los comunicadores de la TV food? Habrá que decir que no y los ejemplos saltan a la vista. Hay quienes conducen su programa con pies más ligeros; otros, sudando la gota gorda, pesados. Cosa de virtudes y limitaciones.

¿Cómo llevar, pues, a un buen puerto a los cocineros por la barra televisiva privada o abierta? Mediante un equilibrio: habrá que exigir que cumplan lo mismo con el qué que con el cómo del saber. Con el conocimiento y la forma de entregarlo a los televidentes,  porque, en todo caso, éste no se vierte en las aulas de escuelas privadas sino en casa (no se trata ni de maestros ni educandos formales y se exige de una audiencia sostenida). Es indiscutible que se trata de programas para cierto tipo de espectadores que reclama de sus expertos una instrucción especializada. Ni tanto que queme al rating, ni tanto que no lo encienda.

 

* Antonio Calera-Grobet es escritor, editor y promotor cultural. Su trabajo periodístico y literario ha sido publicado en diversas antologías, revistas y suplementos. Como editor de Mantarraya Ediciones ha escrito cerca de una treintena de libros de arte y literatura. Es autor de cinco novelas.

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y conoce lo mejor de la cocina nipona. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas