Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Canasta de semillas

Por: Gourmet de México 02 Abr 2018
Un proyecto donde la tierra es la mejor inversión para el futuro. Entre el bosque y el frío, la biodiversidad se presenta como la solución […]



	     Canasta de semillas

Un proyecto donde la tierra es la mejor inversión para el futuro. Entre el bosque y el frío, la biodiversidad se presenta como la solución para volver a las recetas sustentables.

Por Patricia Ponce Fotos Iván S. de la Luz

Cerca de Amecameca, entre el frío bosque de pinos y encinos, se encuentra una pequeña edificación en la que se está gestando una nueva arca de Noé. Un sitio en el que se recolectan, documentan, siembran y crean semillas para salvaguardar la biodiversidad y la soberanía alimenticia.
El concepto es auto sustentable y cien por ciento orgánico, por lo que no tienen las comodidades o la tecnología de un laboratorio; no hay luz, se utiliza una celda solar para alimentar el único refrigerador que conserva las semillas. La iluminación es de velas y quinqués.
Mientras el Popocatépetl humea, Lupita y sus compañeros relatan que todo lo que hay se ha logrado con el trabajo de voluntarios. “Los jóvenes, en especial los scout, nos ayudan mucho. No hay ningún interés económico, es una labor con la comunidad, el gobierno municipal, científicos e instituciones como el Sinarefi (Sistema nacional de recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura)”. Y es que, aunque parezca que no hay mucho que ver, el trabajo es de todo el día y se necesitan muchas manos para mantenerlo a flote.
“¿Sabías que México es uno de los centros de origen y domesticación de plantas más importantes, y que importamos más del 90% de la semilla que utilizamos?” Es una de las primeras preguntas que suelta Lupita a quema ropa, y remata diciendo, “No es posible que tengamos esa dependencia alimenticia, por eso fundamos Canasta de semillas en el 2003. Trabajamos con mujeres agricultoras y nos dimos cuenta que no había simientes para sembrar, toda se importaba y que además ya no sabíamos crearlas.”
En Tepetlixpa se organizó el primer banco con la idea de recolectar, conservar y recuperar variedades de semillas de polinización abierta (por la naturaleza), que ha sido un éxito, y produce semillas orgánicas, que a su vez se venden para sostener al proyecto.
El modelo del banco de Amecameca ya está mejorado y se replica en varios estados de la república. Lo que hacen es producir semillas, ver cómo reaccionan en el clima de lugares específicos y luego se ofrecen a los campesinos, sin costo, para que ellos a su vez creen más semilla que puedan utilizar para el auto consumo, y a la larga regresen al banco la que se les prestó, y un poco más para proporcionarla a otras personas. Y si les va muy bien, los esfuerzos del campo no sólo se quedan en un huerto familiar, sino que pueden aspirar a comercializar la semilla.
“Lo que les entregamos es un mueble con frascos llenos de semillas y un manual, la idea es que las familias sean quienes produzcan sus propios resultados. También se les apoya para que organicen un pequeño invernadero, y de esa manera se recuperan plantas que ya no se producían en la zona”.

Este video te puede interesar

 

canasta_b

Una de las peculiaridades a las que se enfrenta Canasta de semillas es que en el campo ya no hay mucha gente joven, la mayoría se va a la ciudad o migran hacia Estados Unidos, y el proyecto tiene que trabajar con personas mayores de sesenta años, con una gran experiencia en el manejo de la tierra, y que dejan atrás las limitantes de la edad para hacer que los campos y sus vidas reverdezcan de nuevo.
La contraparte está en la gente que coopera como voluntaria en este trabajo, siguiendo una dirección contraria. “Los que nos ayudan son jóvenes que emigran de la ciudad al campo, buscando una vida más sana, con mayor calidad; son agricultores muy entregados a la siembra de productos orgánicos”.
Parte importante de la labor de este banco es recolectar y conservar diferentes variedades de plantas. Durante el trayecto, Lupita muestra unos pequeños guajes en los que almacenó maíz en el 2005, y que ha mantenido sin abrir para probar una nueva forma de conservación. Al biólogo y al agrónomo que asesoran a Canasta de semillas, y que acompañan en el recorrido, les piden una muestra para hacer un examen de viabilidad, y si es positiva, difundir esta nueva opción entre los demás bancos y centros de mantenimiento.
En el lugar también hay un pequeño huerto en el que se hacen pruebas para saber cuál es la resistencia de la semillas, el tiempo de germinado y los cuidados que se deben de guardar.
Cada semilla que sale de aquí tiene un “pasaporte”, en el que se describe desde su lugar de origen hasta su historia y su número de parientes. Es una forma de mantener el control y saber cuáles son las más exitosas y a cuáles hay que cuidar.
La recolección de plantas endémicas se registra y clasifica con ayuda de científicos y estudiantes de las universidades cercanas.
Parte de la labor de Canasta de Semillas es crear conciencia en los lugareños de la importancia de cuidar y permitir los ciclos reproductivos de las especies nativas y así no exterminarlas. Para esto existe una pequeña muestra de cada una con una ficha en la que se pueden leer sus usos y propiedades, así como el método recomendado para cuidarlas. Además, quienes mantienen este proyecto se han hecho de una pequeña biblioteca con material de apoyo para fundamentar las acciones a seguir.
Definitivamente visitar un banco de semillas invita a cuidar la biodiversidad para defender la soberanía alimenticia y a las especies en peligro de desaparecer.
Una acción personal para ayudar es preguntarnos de dónde viene el arroz, el frijol y los insumos que consumimos, y elegir los productos locales para hacerlos sustentables.

canasta_c

 

Receta
CARNE DE CERDO CON QUELITES
6 PORCIONES

Ingredientes
1 kilo de carne de cerdo (lomo o pierna)
1/4 de cebolla
1 diente de ajo
1 kilo de quelites
1 taza de ejotes
Sal y pimienta, al gusto
Para la salsa
Aceite vegetal, al gusto
1/2 cebolla, picada
8 tomates verdes
2 chiles serranos
1 rama de cilantro
1 diente de ajo
3 tazas de caldo de pollo
Sal, al gusto

Procedimiento
Cuece la carne con la cebolla, el ajo, sal y pimienta.
Para la salsa calienta el aceite en una cacerola y fríe la cebolla, cuando comience a dorar agrega los tomates y los chiles, y cocina hasta que cambien de color.
Licúa lo anterior con el caldo, el cilantro, el ajo y la sal, cuando se forme una mezcla homogénea cocínala a fuego medio. Al hervir incorpora la carne, los ejotes y los quelites, baja el fuego y cocina hasta que ambos estén suaves; rectifica la sazón y sirve.

canasta_d

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas