Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Pátzcuaro y Uruapan: Alma purépecha

Por: Gourmet de México 02 Abr 2018
Pocos lugares gozan de una concentración de atractivos naturales, pueblos ancestrales y vestigios históricos como los de la zona purépecha de Michoacán. Una región llena […]



	     Pátzcuaro y Uruapan: Alma purépecha

Pocos lugares gozan de una concentración de atractivos naturales, pueblos ancestrales y vestigios históricos como los de la zona purépecha de Michoacán. Una región llena de magia y gastronomía…

Texto y fotos Adalberto R. Lanz

Pátzcuaro y Uruapan son las mayores poblaciones de su región y sirven como puntos de referencia para ubicarse en un área plagada de historia. A partir de ellas se puede recorrer esta región que se ha enmarcado dentro del circuito turístico conocido como ruta Don Vasco, en honor al misionero humanista que en el siglo XVI se entregó a una vida de trabajo y educación con los pueblos indígenas del antiguo michoacán.

Este video te puede interesar

Pátzcuaro
Desde las primeras horas del día, los aromas del café flotan por los portales que rodean la Plaza Vasco de Quiroga, corazón del pueblo. Si caminas por este gran cuadrángulo en horas tempranas, podrás observar el movimiento de los comercios que abren sus puertas para ofrecer artesanías, comida y productos para el uso cotidiano. Notarás que a diferencia de cientos de poblaciones, en esta plaza no hay templos, pero sí varios edificios notables por su sencillez, que en conjunto proyectan armonía. las fachadas típicas de encalados blancos, combinados con muros de adobe, piedra y guardapolvos color terracota, lucen especialmente con los primeros rayos de sol, justo cuando aún se alcanza a percibir una suave neblina, que en días fríos se desliza por algunos rincones de las calles.

Te sugerimos recorrer Pátzcuaro a pie, ya que de esa forma podrás apreciar la belleza de sus parques y calles, al mismo tiempo que escucharás el sonido de los campanarios y podrás detenerte a tomar fotografías, o a mirar los trabajos que ofrecen un buen número de boutiques y mueblerías especializadas en arte popular regional.

Conforme pasa el día se puedes visitar la Biblioteca Gertrudis Bocanegra, cuyos murales, obra de Juan O’Gorman, son un notable legado artístico. Si desde la Plaza Vasco de Quiroga caminas tres cuadras hacia el nororiente, encontrarás la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en cuyo atrio se encuentra el puesto de corundas (tamales triangu- lares) de doña Ángela. Estas delicias rellenas de queso, con crema y salsa, acompañadas con atole recién hecho, son el más sabroso y tradicional desayuno del pueblo… y por treinta pesos.

pa_2

No olvides visitar la casa de los once patios, que aparte de ser un gran ejemplo de la arquitectura original de Pátzcuaro, alberga varios de los talleres y tiendas artesanales más representativos de la zona lacustre.

En Páztcuaro no se puede omitir una mirada a la fábrica y expendio de chocolate casero de Doña Joaquinita. En este lugar se prepara uno de los chocolates de metate más tradicionales y maravillosos que puedas conseguir. El local se ubica en el corazón de la urbe, y a pocos metros del centro cultural Antiguo Colegio Jesuita y de los icónicos templos del Sagrario y el hospital de Santa Marta.

Las nieves del Portal son tan tradicionales, como visitar el propio Lago de Pátzcuaro. La nevería la Pacanda cuenta con más de un siglo de buena fama y se especializa en la nieve de pasta, que es una helada y espesa mezcla de leche, canela, almendra, azúcar y miel, una golosa tradición regional. Junto a este puesto, se encuentra su acérrimo rival en sabor: las Nieves de Eréndira. Cacahuate, mango, tequila y elote, son sólo algunos de los cuarenta sabores que hacen de las nieves de este rincón un placer ineludible del pueblo.

Una de las experiencias gastronómicas que se pueden gozar al visitar esta área de Michoacán es, aparte de probar el suculento pescado blanco, la maravilla de las carnitas. Aunque en Morelia, Uruapan y en el propio Pátzcuaro hay sitios muy recomendables, lo mejor es manejar o tomar una “combi” desde Pátzcuaro hacia el poblado vecino de Quiroga, en la orilla del mismo lago. En la plaza principal de este otro pueblo se reúnen los mejores cocineros de esta delicia a base de carne frita de cerdo. Los de carmelo son los mejores tacos y nadie que se precie de ser gourmand puede hablar de cocina michoacana sin haber probado esta especialidad.

pa_3

Pátzcuaro es uno de los pueblos mexicanos que ha procurado una seria conservación de su legado arquitectónico, defendiendo su riqueza cultural con tesón, pero sin renunciar a las adaptaciones necesarias que pide el turismo contemporáneo. Hay que caminarlo por varias horas para descubrir los detalles de sus casas, los patios de sus mansiones, el encanto de sus mercados y la amabilidad de sus pobladores. Ya sea que desayunes en la terraza centenaria de la surtidora, que disfrutes de las especialidades de Cielito Lindo o Doña Paca, es seguro que por buen gusto y belleza, Pátzcuaro no te quedará a deber.

Partiendo de Pátzcuaro rumbo a Uruapan puedes hacer una breve desviación y escala en uno de los pueblos de tradición artesanal más notable. Santa Clara del Cobre se distingue por la producción de toda clase de artículos y esculturas en el metal que el nombre del pueblo ostenta. Es posible visitar talleres y conocer todo el proceso, desde la fundición hasta ver las piezas terminadas.

pa_4

Uruapan

La mayoría de los uruapenses hablan con orgullo del café La lucha, porque justo ahí comienza el día de trabajo para muchos. Iniciar un recorrido de la pequeña ciudad en este punto de reunión es una buena idea, ya que se encuentra en pleno centro y resulta muy fácil caminar hasta la huatápera, el primer hospital y centro educativo de la región, levantado por instrucciones de Vasco de Quiroga en 1533. Actualmente éste, que es uno de los edificios más queridos del estado, alberga al Museo regional, dedicado a la cultura de los cuatro pueblos primigenios de Michoacán.

Después de visitar la huatápera y la plaza Morelos, en el centro de Uruapan, sugerimos que te traslades (en taxi) al parque nacional Barranca del cupatitzio. Diecinueve hectáreas cubiertas de abundante vegetación en torno a un bonito paisaje de cascadas y fosas trazadas por el incansable paso del río cupatitzio. Este tranquilo paseo es el mayor atractivo natural de la ciudad y vale la pena verlo. En la entrada del parque hay un buen número de comercios que ofrecen los tres productos más representativos de la tradición uruapense: la charanda o aguardiente de caña, preparada por los maestros locales; el mejor aguacate de México y su aceite; nuez de macadamia en diversas presentaciones, de las que no hay que pasar por alto, las paletas heladas y el aceite para masaje.

pa_5

Antes de partir, te sugerimos una visita a la fábrica San Pedro. Se trata de un antiguo edificio industrial donde se localizaba una importante textilera, y que hoy alberga un taller de tejedores y una tienda con extraordinarias artesanías, obra de los maestros michoacanos del telar.

La furia de un volcán

A menos de una hora de Uruapan se encuentra uno de los atractivos que no te puedes perder si visitas Michoacán. Se trata del volcán Paricutín, y más concretamente de la zona del pedregal creada por la erupción de este cono en 1943. A causa de aquel torrente de magma, el pueblo de San Juan Parangaricutiro quedó completamente destruido, con excepción de algunos muros y la torre de su iglesia. El paisaje y los restos de dicho poblado se pueden visitar a caballo, por el espectáculo, mezcla de naturaleza y surrealismo, valen
mucho la pena. Para hacer la excursión hay que llegar primero al pequeño pueblo de Angahuan, donde se contratan los servicios de guía y renta de caballos. Reserva toda una mañana para esta extraordinaria actividad y no olvides tu calzado más cómodo y deportivo.
Los mejores y más típicos lugares para probar las especialidades culinarias de la zona de Uruapan son la Mesa de Blanca, en Ziracuaretiro; el rincón de aguililla en Uruapan, chamorros Bribiesca, Bistro 21 y el mercado de antojitos.

pa_6

Dónde hospedarse

En la última década tanto en Pátzcuaro como en Uruapan, se han consolidado varios proyectos hoteleros que por su belleza y excelente servicio hacen complicada la elección del mejor sitio. Las más sinceras recomendaciones son, en Pátzcuaro: Casa de la Real Aduana, Posada la Basílica, Siranda Casa-Hotel y Hostería San Felipe. En Uruapan: Casa Chikita, Rincón Purépecha B&B y Mansión del Cupatitzio.

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas