Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¿Qué son y cómo funcionan los boletos “sujetos a espacio”?

Por: Bleu&Blanc 17 Ago 2018
Son boletos adquiridos a través de un familiar o conocido que trabaje en aerolíneas. Salen más baratos que los tradicionales, pero tienen sus condiciones.



	     ¿Qué son y cómo funcionan los boletos “sujetos a espacio”?

Año con año miles de pasajeros se quedan varados durante varios días en algunos de los aeropuertos más importantes del mundo, principalmente los europeos; muchos de estos pasajeros adquirieron un “boleto sujeto a espacio” o “sujeto a disponibilidad”, un tipo de billete que cuesta mucho más barato que el ticket tradicional para un viaje, te puede ahorrar mucho dinero pero también darte dolores de cabeza si no sabes cómo funcionan.
Para los turistas, quienes adquirieron este tipo de pasaje “sujeto a espacio”, es muy difícil volver de sus destinos en vacaciones, ya que las compañías tienen muchos de los vuelos sobrevendidos para esos días, en plena temporada alta.
Alrededor del mostrador de las aerolíneas hay viajeros que hasta montan campamentos, donde duermen decenas de personas tiradas en el piso de los aeropuertos, sobre los bancos, entre cartones o en medio de restos de alimentos enlatados.
Todos culpan a la aerolínea y muchos se preguntan ¿por qué esos viajeros están en esa situación y nadie hace algo por ellos? La realidad es que a muchos les pasó por “imprudentes” y algunos otros por desconocer el funcionamiento de este tipo de boletos, “porque nadie se los especificó” y no les dijeron que una vez que adquieres un billete de este tipo no tienes derecho a reclamar.

¿Qué es un boleto sujeto a espacio?

Un boleto sujeto a disponibilidad es un ticket que se compra a través de algún amigo, conocido o amigo del amigo de algún familiar que trabaje en las aerolíneas. Estos vuelos jamás los encontrarás en Internet y tampoco puedes adquirirlos con la aerolínea directamente en la mayoría de los casos, todo tiene que ser a través de una persona que conozcas y que trabaje ahí, o de un tercero de confianza. Lo atractivo de estos boletos es que a los empleados les salen “casi gratis” y ellos los revenden a otros a un precio mucho menor de lo que costaría un boleto tradicional.
Por ejemplo, si un boleto redondo de México a Madrid cuesta en promedio entre 25 y 30 mil pesos, con un boleto sujeto a espacio te saldrá entre 5 y 10 mil pesos. Este precio es fijado por el empleado que te cede el boleto, o si es a través de un amigo del amigo, entonces el precio irá subiendo, ya que todos ganan en este negocio.
avión despegando aeropuerto
Aparentemente, la única restricción es que no tienes un número de asiento asignado, pues la aerolínea te designará uno hasta que subas al avión. Básicamente los boletos sujetos a espacio son, en teoría, los asientos que sobran en un vuelo que no se vendieron por la vía tradicional.
Los destinos a los que puedes viajar con estos boletos son muy diversos, pero donde más probabilidades hay de quedarte varado es en las grandes ciudades europeas como Madrid y París, aunque en realidad puede pasarte en cualquier parte.

¿Cómo funcionan los boletos sujetos a espacio?

Este video te puede interesar

Parece sencillo, pero estos boletos no son aptos para viajeros tranquilos, familias que van con pocos recursos, grupos grandes que viajan juntos o gente que tiene que volver en una fecha muy específica; viajar en esta categoría es para verdaderos aventureros y debes tener fechas flexibles.
Los boletos no tienen fecha, los puedes usar “cuando quieras” durante un año; tú decides cuándo irte o regresar, siempre y cuando haya espacio en el avión, es decir: asientos que no se vendieron o sobrevendieron.
avión en pista atardecer
Primero, debes llegar al Aeropuerto un día antes de tu viaje, es decir, si tu vuelo sale mañana a las 6 de la tarde, esta noche deberás “pernoctar” un rato en la terminal aérea hasta que los empleados abran la tan ansiada lista de espera. En cada país y cada aerolínea tiene horarios y procesos distintos.
Y tienes que estar ahí a esa hora para ser de los primeros en anotarte, alrededor verás a otros viajeros como tú, cuando estés formado pregunta a todos a dónde viajan y fórmate en la fila de tu destino para ver qué lugar tendrás en la lista de espera (1, 2, 3, 4), entre más abajo estés en la lista –después del número 5– menos probabilidades tienes de irte (o de regresar).
En el mostrador te darán una especie de “boleto” muy distinto a los demás porque es sólo para registrar que estás en la lista de espera: no es el pase de abordar real. Después te dirán que llegues una hora antes de tu vuelo al mismo mostrador y te formes según el número que ocupas en la lista de espera.
Si eres de los primeros afortunados, o tienes la suerte de que el vuelo vaya medio vacío: ¡Felicidades!, te vas de viaje sin problemas. Llegarás al aeropuerto a la hora indicada, te formarás en esa fila especial y documentarás tu equipaje como todos los pasajeros, te asignan un asiento en el avión (no lo puedes escoger, pero tranquilo, no es un lugar de menor categoría, es un asiento normal de clase turista como el de cualquier pasajero que pagó 25 mil pesos) y ahora sí, te dan tu pase de abordar para que tomes el vuelo, ya adentro del avión eres igual al resto, te dan la comida y atención normal.

¿Por qué hay gente que se queda varada tantos días?

A tu regreso deberás hacer algo similar a lo anterior, solo que tal vez en tu destino no hay mucho personal de la aerolínea con la que adquiriste el boleto y el prerregistro de la lista de espera muchas veces se realiza vía telefónica en un mostrador que está dentro del aeropuerto, a donde deberás ir el día que pretendes viajar para ser de los primeros (sí, tienes que ir temprano al aeropuerto y regresar un poco más tarde, esto es una complicación, en especial en ciudades donde el aeropuerto está muy lejos del centro). Después tienes que llegar una hora y media antes de tu vuelo y registrar tu equipaje. Aquí es donde las cosas se complican, pues por alguna extraña razón, los vuelos de regreso vienen más llenos que los de ida, por lo que las posibilidades de regresar se reducen.
Es entonces cuando comienza el viacrucis para los viajeros, pues en el mostrador te dicen “el vuelo va lleno, es poco probable que usted pueda irse, documentaremos sus maletas en stand by y le daremos un pase provisional, pero tendrá que esperar hasta que suba el último pasajero al avión y entonces le diremos si sobra un lugar”.
mujer en sala de espera aeropuerto
Y ahí estás, con los nervios de punta en la sala de espera mientras ves tranquilamente al resto de los pasajeros subir al avión con un lugar seguro. En esos momentos deseas que alguien no llegue, que alguien cancele su vuelo o lo cambie de fecha a último minuto, que se atasque en el tráfico y llegue tarde, cosas que a veces ocurren, pero a veces no y es entonces cuando después de mucho preguntar y recibir malos tratos o caras de los empleados de la aerolínea, luego de preguntar 10 veces si te vas o no, te dicen las temidas palabras: “El vuelo va completamente lleno, usted no se puede ir, inténtelo mañana, estamos saturados”. El empleado se da la vuelta y se va sin decir más.
Como estos vuelos por lo general salen de noche, hay pocas posibilidades de moverte después de las 10 de la noche en un aeropuerto desconocido en el viejo continente, así que la única alternativa es juntarte con el resto de los pasajeros que están en tu situación y resignarte a dormir donde se pueda: en el suelo, en la sala de espera, en algún restaurante que tenga sillones o sillas, cualquier rincón es un lugar para dormir.
En el mejor de los casos lo vuelves a intentar al día siguiente y corres con mejor suerte, pero hay ocasiones en que pueden pasar dos, tres, cuatro o más días así.

¿Por qué dicen que las aerolíneas sobre venden boletos?

De acuerdo con un exempleado de una aerolínea, la sobre venta de boletos es una práctica común y se trata de una estrategia de las compañías para asegurar ventas contra las cancelaciones que puedan existir de los boletos ya comprados. Es decir que, por ejemplo, si un avión tiene capacidad para 300 personas, la aerolínea vende 305 boletos (o más), lo cual reduce aún más las posibilidades de las personas que utilizan los boletos sujetos a disponibilidad.
Según el extrabajador, son las oficinas de ventas quienes se encargan de hacer este cálculo con base en las estadísticas de compra de boletos y cancelaciones.
pasajeros con maletas en aeropuerto

¿Por qué las aerolíneas no ayudan a los pasajeros varados?

Porque desde que compraron su boleto sabían los términos y condiciones del servicio, o al menos eso es lo que se supone que debieron explicarles.
Para el caso de boletos sujetos a espacio, la compra se hace a través de particulares, con lo que la aerolínea se deslinda y en este caso el pasajero en realidad no tiene lugar asignado, es como un boleto comprado que no se hace efectivo hasta que te subes al avión.
vista de avión despegando desde carretera
En este caso, la persona que te vende este tipo de boletos debe explicarte que POR NINGÚN MOTIVO DEBES VIAJAR CON ESTOS BOLETOS EN TEMPORADA ALTA, ya que existe el riesgo de que te quedes varado en un aeropuerto y que nadie haga algo al respecto. La aerolínea no te ayudará, no te darán hospedaje ni comida, tampoco te van a poner en el siguiente vuelo; al adquirir este tipo de boletos, como pasajero NO TIENES DERECHOS ante ellos, ni garantía de subirte al avión porque esas fueron las condiciones que aceptaste al comprarlo y, aunque no suceda, eres consciente de ello, por tanto, en teoría no es responsabilidad de la aerolínea hacerse cargo del problema.
Así que ya sabes, la próxima vez que te ofrezcan un boleto sujeto a espacio, piénsalo dos veces antes de comprarlo, no quiere decir que sean malos o que no los compres, simplemente infórmate bien sobre cómo funcionan y las condiciones del servicio, pero sobre todo úsalos en temporada baja para que tus vacaciones no terminen en pesadilla.

Tips para no caer en fraudes de agencias de viajes por Internet

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas