Nuestros sitios
Comparte
Compartir

TORREBLANCA

Por: Gourmet de México 26 Mar 2018
LOS MOTIVOS DEL POP Sin comida en la despensa, Torreblanca es el lado reflexivo de la música pop. Sin vestidos dorados ni visiones cortas, este […]



	     TORREBLANCA

LOS MOTIVOS DEL POP
Sin comida en la despensa, Torreblanca es el lado reflexivo de la música pop. Sin vestidos dorados ni visiones cortas, este músico compone y crea hasta donde le alcance.
Fotos Fernando Gómez Carbajal

Hace frío en Coyoacán; es temprano, quizá demasiado para entrevistar a un músico, pero veinte minutos antes de la hora marcada Juan Manuel Torreblanca ya está sentado en una banca del parque. Él es el líder de una banda que lleva su apellido, Torreblanca. Con los audífonos puestos parece estar en un mundo particular. “Estoy despierto desde las tres de la mañana y ya hice muchas cosas, aunque aún estoy como zombi.”

Este video te puede interesar

Tu música podría catalogarse como pop, ¿cómo la defines tú?
El término es demasiado grande. Desgraciadamente hay mucho pop muy desechable y muy malo, y eso es lo que pega más rápido y muchas disqueras impulsan. El público escucha ‘pop’ y piensa que eres desechable y prefabricado, cuando en realidad el género define un estilo que la gente puede disfrutar sin necesidad de una gran preparación, al contrario del jazz, en donde si no sabes qué está pasando, no lo gozas. Yo considero que mi música es fresca y disfrutable para cantar.

Tus inicios son precisamente en el jazz…
Comencé a vocalizar gracias a él. Yo no me consideraba cantante, de hecho me causa mucha inseguridad mi voz, pero siempre tuve el gusanito de hacerlo. Cuando podía me colaba de metiche en clases de canto, hasta que en el taller de Iraida Noriega ella me dijo que no aceptaba oyentes, ‘o participas o te vas’. Y para mi sorpresa, desde la primera vez, pude con la improvisación, seguro en mucho gracias a mi estudio del piano desde niño. Ya no hago jazz, es difícil. En la música clásica se necesita mucho virtuosismo y sofisticación, y el buen jazz tiene eso y además la improvisación. No tengo una gran voz, entonces no tengo muchas aspiraciones en ese mundo.

Aparte de tu instrucción como pianista, ¿qué música te formó?
La que me tocó en mi adolescencia, cuando estaba dispuesto a absorber la música a profundidad, escuchaba a Radiohead, Portishead, Björk. Me gusta el swing y el jazz viejito cantado; mis favoritas son cantantes femeninas maravillosas como con Anita O’Day o Nina Simone.

Y de todo ese bagaje, ¿qué tanto hay ahora en tu música?
Seguramente mucho. Hoy, mientras camino, escucho algún disco por enésima vez y siempre descubro algo nuevo en las guitarras, en las percusiones y la densidad de los arreglos; todo eso comienzo a sentirlo como algo que yo he buscado. Al momento de componer no me doy cuenta, pero luego, cuando escucho mi música después de un tiempo, me doy cuenta de lo que influye en mí. Trato de ser espontáneo, y si lo que escribo me suena a algo, no lo uso. Todo da como resultado que la gente cante con nosotros las canciones en los conciertos, por eso podrías llamarle pop, o rock, o alternativo y no estarías equivocado.

Cuando uno ve las fotos de tus tocadas, son en lugares muy chiquitos y con poca gente. Tener éxito es complicado…
Llevo trabajando mucho tiempo y en diferentes formatos. Los discos que llevamos como Torreblanca son pocos y tienen poco tiempo. Está el EP Defensa, del 2010, y el Bella época que salió en el 2011. Con eso hemos tenido la suerte de tocar en muchos lugares, de que nos pongan en la radio y colaborar con gente talentosa que nos apoya en este momento incierto para el arte y para los músicos.

Pero los medios nos presentan el ser músico como algo aspiracional, ¿se puede vivir de eso?
Ya no es novedad para nadie que los discos no se venden. Hay mucha competencia y es difícil ganar dinero, y más cuando se trata de una banda. Uno solo no hay tanto problema, pero si tienes que repartirlo es más duro. Para vivir hago traducciones y soy ilustrador, además doy clases, como la mayoría de los integrantes de la banda.

¿Cómo pasas de la parte romántica y creativa, a toparte con la industria?
La conozco, por lo menos de lejos, desde hace mucho, por amistades con carreras muy largas como Natalia Lafourcade. He visto los cambios desde el 2000, he presenciado los recortes de presupuesto de una manera pavorosa. A mí nunca me tocó estar en una trasnacional, y en el momento en el que pude ser remotamente atractivo para alguna, ya no me interesó. No soy lo que buscan y no quiero pelear con la parte financiera de la disquera, ni pensar en que les voy a tener que pagar algo. Por eso estamos con una empresa independiente: Arts and Crafts.

Hoy en día, hay mucho más chavos tratando de ser estrellas de la música que científicos, y no hay espacio para todos, puede ser muy frustrante…
Es una carrera cruel. Se necesitan muchos factores para llegar a tener un éxito considerable, y algunos de esos factores no dependen de ti. Mi banda y yo somos afortunados, pero de todos modos tengo miedo y no sé cuánto va a durar, pero cuando arranca el tren no te puedes bajar porque te matas. Aún con esa suerte llega a ser frustrante, porque nos puede estar yendo muy bien y la gente nos sigue escuchando, pero igual no podemos terminar de pagar nuestro disco… y eso que yo tengo suerte…

¿Y si dejas de tener suerte y no funciona?
Pues me daría mucha tristeza, pero me relajaría…

¿Y si sí funciona y la industria de tice ‘ven, dame tu alma’?
Pues lo haría… Porque la música me da vida…

 

Torre-3

 

¿Se compone mejor si no tienes que preocuparte por qué vas a comer mañana?
No lo sé, nunca me ha pasado el perder esa preocupación, por eso la letra de mi canción Defensa, que a veces me da un poco de pena: ‘No tengo nada qué decir en mi defensa, no tengo nada de comida en mi despensa…’ Cuando la escribí la estaba pasando mal.

Juan Manuel Torreblanca confiesa que una de las cosas en las que más gasta es en salir a comer. Le gustan los antojitos mexicanos sencillos, los restaurantes sin pretenciones como La casa de Toño. “Me agrada un lugar en la colonia Roma que es como la catedral de los hipster, que se llama El parnita”. Lo único que sabe hacer en la cocina son desayunos de emergencia. .

La banda
Torreblanca tiene dos materiales en el mercado, Defensa (2010) y Bella época (2011). Sus canciones más populares hasta hoy son Largo, con colaboración de Natalia Lafourcade, Defensa y Nunca acabo lo que empiezo.

El grupo está compuesto por:

El Abuelo – Bajo

Alex – Flauta transversa y saxofón

Andrea Balency – Voz y acordeón

Jerson – Batería y juguetes

Juan Manuel Torreblanca – Voz y piano

www.myspace.com/juanmanueltorreblanca

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas