Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Petra, Jordania: aventura oculta

Por: Gourmet de México 02 Abr 2018
Por Alex Marín y Kall Visitar este país es algo más que vivir una experiencia exótica, es sentir el Medio Oriente sin sabor a conflicto. […]



	     Petra, Jordania: aventura oculta

Por Alex Marín y Kall

Visitar este país es algo más que vivir una experiencia exótica, es sentir el Medio Oriente sin sabor a conflicto.

petra_b

Tomamos un autobús de Tel Aviv, hacia la ciudad de Eilat, destino recurrente para el visitante. Un lugar de playa con impuestos reducidos para el comprador compulsivo y un clima envidiable a la orilla del Mar Rojo. Aquí miles de turistas rusos buscan refugio del crudo invierno de su tierra en medio del brazo del océano Índico. Todo esto es una mera introducción, una puerta hacia destino final: el Reino Hachemita de Jordania. Es común ver las espectaculares fotografías de la ciudad de Petra, esas fachadas de tumbas que los beduinos mantuvieron en secreto durante mucho tiempo, y que este año cumplen 200 años de haber sido redescubiertas por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt.

En la línea

La frontera de Israel con Jordania, vecino con el cual el estado judío mantiene una relación cordial, es una experiencia curiosa. Tras registrar la salida de Israel hay que cruzar a pie un tramo de cien metros limitado por malla y alambre de púas, en el cual te sientes sólo, como nómada en el desierto. Atrás se queda Israel y a lo lejos se lee en un arco con una gran corona: “Welcome to Jordan”. Al llegar, toman tu pasaporte, lo exploran, ven tu cara. El oficial se asegura de que seas el mismo, después lo pasa a otro. Tu documento desaparece en un proceso burocrático que irremediablemente te da en qué pensar. Hablan entre ellos. No entiendes, no escuchas.

Después de algunos minutos tu pasaporte regresa y el encargado te lo entrega con una sonrisa: “Welcome sir”. A los árabes les causa empatía lo abundante de mi barba, el oficial que me entrega mis documentos sonríe mientras acaricia la suya y exclama, “nice”. Tengo un sello con letras árabes y soy libre de entrar al reino de Jordania.

El calor que se siente es muy intenso. El principal propósito de este viaje es conocer la ciudad de Petra. Así que tomamos un autobús desde la frontera hasta allá. El trayecto es de 130 kilómetros. Israel y la ciudad de Aqba, Jordania, comparten el Mar Rojo, así que es la primera parte del recorrido. Algunos hoteles a la orilla del mar, viviendas con fachadas genéricas y autos llenos de polvo y tierra forman el paisaje.

petra_c

El desierto

Dejamos atrás la ciudad de Aqba para tomar camino por el desierto. El paisaje es especial, como sacado de las fotos enviadas por el Curiosity desde Marte. Rocas de color rojizo, arena. Una extensión interminable de desierto enmarcado por las Montañas de chocolate; se les llama así porque la mezcla de minerales les da un aspecto similar al panqué marmoleado. Digamos que si yo fuera un gigante come rocas, esta sería mi primera opción para el postre.

Llegamos a una parada obligada en una tienda de beduinos, gente del desierto con tradiciones milenarias que ahora han adaptado sus vidas al comercio con turistas. Algunos de ellos dejan la vida nómada para establecer pequeñas “ciudades” en las que ofrecen artesanías. Si les compras algo te dan té. Regatear es algo forzoso, y es que esta vena de comerciantes la comparten por igual los árabes y los israelíes, por lo que incluso en establecimientos más formales es posible discutir los precios en cualquier situación. Compré una kufiyya, el pañuelo característico que los árabes usan en la cabeza. La de cuadros negros es palestina y la de cuadros rojos jordana.

Entre las rocas

El autobús toma la ruta que nos lleva entre pueblos construidos en las montañas que conducen a Petra. Se comienza a ver más vida turística. Hoteles, restaurantes, tiendas muy parecidas a las de cualquier pueblo mexicano. Casi todas tienen enormes retratos del actual rey, Abdalá II, cuya esposa, la reina Rania, es popular por su belleza y carisma. Estamos en lo alto de la montaña, a punto de iniciar el descenso, cuando un convoy nos detiene frente a tres helicópteros militares que parecen estar esperando a alguien. A unos metros vemos cómo un grupo de diez camionetas deja a algunas personas que suben a las aeronaves. Son la reina y su comitiva; al parecer acaban de hacer una visita a Petra. Según la versión de un taxista, este lugar y el dinero que genera son de Rania.

El destino

Por fin llegamos a Petra. El autobús nos deja en el estacionamiento lo demás será a pie bajo el sol. De la entrada a las calles y las tumbas hay que caminar cerca de dos kilómetros. Hay quienes prefieren rentar un caballo que los lleve hasta la entrada. Nosotros escogemos caminar, sentir la tierra, bañarnos de sol y comprender lo que los nómadas del desierto vivieron al llegar a este lugar. Los minerales, que también son parte de la riqueza de Jordania, dan colores espectaculares a la luz del sol que entra por arriba y se refleja en las rocas, en una especie de laberinto estrecho, pero muy alto, y que construye el acceso a las impresionantes fachadas labradas en la montaña. Formaciones naturales que parecen mutar mientras caminamos, cuevas y rastros de esculturas que servían de señalización.

Por fin llegamos a la famosa Al Kahzneh, una de las fachadas más elaboradas y que se volvió mundialmente famosa después de aparecer en Indiana Jones y la última cruzada. Aquí se puede rentar un camello para que te lleve en la siguiente parte del recorrido. Casi me mato, pero aprendí a montar.

Este video te puede interesar

petra_d

Troglodita

Es el término correcto para definir a las cavernas. Por eso Petra también es conocida como la ciudad troglodita. Después de todo esto llega el hambre y buscamos dónde comer. El conductor del autobús nos recomendó hacer una parada en un lugar donde hay comida tradicional de Jordania. El menú incluye hummus, el conocido puré de garbanzo cuya variante jordana es muy interesante; ensalada árabe ó isrealí fundamental en la dieta del Medio Oriente: una mezcla de jitomate fresco, pepino con cáscara, cebolla cruda, un poco de limón, aceite de oliva y en algunos lugares complementada con hojas de menta y aderezada con tahini, el aderezo por excelencia de la comida del desierto, una deliciosa pasta hecha a base de semillas de ajonjolí.

Otro de los platillos clásicos es el taboule, ensalada preparada a partir de sémola de trigo llamada bulgur, y que después de ser remojada se acompaña de perejil, cilantro, tomate y aceite de oliva. También hay en la mesa baba ganoush, un dip de berenjena con un característico sabor ahumado. Cabe mencionar que no cualquiera sabe preparar la berenjena y si el platillo no está bien hecho puede tener un sabor casi agresivo. No podría faltar el orgullo de Jordania: el mansaf, que es básicamente arroz con cordero y vegetales. Y por supuesto los empalagosamente deliciosos postres propios de la región árabe, con hojaldre, pistaches, almendras y miel, como el baklava y todas sus variantes.

Una de las recompensas de visitar este lugar es probar su comida hecha casi siempre con ingredientes locales y con el sazón que la gente carga en su ADN desde hace varios siglos. Conocer Petra es como una fantasía. Jordania es una realidad aparte, distanciada sanamente de los conflictos que prevalecen en Medio Oriente, es un reino que ha sabido exponerse al mundo y encontrar un balance entre su riqueza y el turismo, para procurarse un lugar en el patrimonio cultural y brindar generosamente todo lo que esta tierra tiene que ofrecer.

 

Receta

HUMMUS JORDANO

4 PORCIONES

Ingredientes

1 taza de garbanzos cocidos

2 cucharadas de yogurt natural

3 cucharadas de jugo de limón

3 dientes de ajo

2 cucharadas de aceite de oliva

1/2 cucharada de sal

Procedimiento

Agrega todos los ingredientes en un taz¢n y mezcla hasta obtener una pasta uniforme, sin grumos.

Si es necesario, agrega un poco del líquido en que se cocieron los garbanzos para suavizar la consistencia.

Sirve en un plato y adereza con un poco de aceite de oliva. Es ideal para acompañar con pan árabe.

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas