Nuestros sitios
Comparte
Compartir

OPUS VANCOUVER: ENCANTO COSMOPOLITA

Por: Gourmet de México 19 Abr 2018
Vancouver es la metrópoli de British Columbia donde todo sucede. Mar, montañas, multiculturalidad y excelentes refugios como este hotel boutique donde los placeres se degustan. […]



	     OPUS VANCOUVER: ENCANTO COSMOPOLITA

Vancouver es la metrópoli de British Columbia donde todo sucede. Mar, montañas, multiculturalidad y excelentes refugios como este hotel boutique donde los placeres se degustan.

Por Fernanda Balmaceda

No soy de las personas que disfrutan vacacionar sin salir de su hotel. Al contrario, mi regla ha sido siempre dejar las maletas y explorar el mundo alrededor: caminar por las avenidas principales y perderme entre sus callejones recónditos; platicar con desconocidos, probar sabores locales y, si el ambiente se presta, ¿por qué no?, terminar en una fiesta disfrutando algún coctel.

Algunos aseguran que las reglas fueron hechas para romperse y esta vez lo comprobé. Después de muchos viajes, por primera vez disfruté quedarme dentro de un hotel. Similar a lo que sucede con el amor a primera vista, la seducción fue inminente. De entrada, su diseño es joven y fresco, pues engloba elementos del pop art con acabados lujosos, en intensas tonalidades amarillas, moradas y rojas. Concepto que encuentra su mejor expresión cuando ingresas a la habitación que el concierge te asigna, según tu personalidad. Pero también hay variantes en el diseño que va desde lo minimalista hasta lo ecléctico, una idea van-2 confeccionada por el afamado creador de interiores Robert Bailey, que se inspiró en el trabajo de los diseñadores de mayor prestigio en la década de los años setenta.

Este video te puede interesar

Sin importar en cuál categoría te hospedes –tienen cinco, que van desde la habitación estándar hasta la suite de 645 metros cuadrados–, podrás apreciar la vista de la ciudad a través de sus enormes ventanales que, a la vez, te iluminan con luz natural a lo largo del día mientras estás recostado en la cama cubierta por edredones egipcios, o en cómodos sillones de felpa. Además disponen de un gimnasio 24 horas, para los aficionados al ejercicio.

La mejor parte, o al menos la que me convenció de permanecer ahí cómodamente, fue el restaurante La Pentolla della Quercia, donde Adam Pegg y Lucais Syme preparan una cocina inspirada en las recetas del norte de Italia, decantada con una filosofía moderna. Así, con una alacena nutrida por ingredientes importados, como queso y prosciutto, y otros locales, como carnes, verduras, frutas y hortalizas provenientes de granjas aledañas, los chefs logran recrear los clásicos italianos, sin perder la frescura de la tierra y la intensidad en los sabores. Las porciones son abundantes, así que la muestra que saboreas es integral y encuentra plenitud al disfrutar el risotto con gorgonzola y parmesano, o la paleta de cordero con verduras caramelizadas. Todo, claro, en compañía de algún tinto proveniente de la región la Toscana o el Véneto, oferta que se complementa con las mezclas creativas de su bar, como el martini elaborado con grapa y absenta. Un fantástico lugar para disfrutar la noche.

Sin embargo, no es tan fácil olvidar viejas costumbres y la ciudad terminó por ejercer su atracción inevitable. Al salir constaté otra de las grandes virtudes de este hotel: su ubicación privilegiada. Está en el corazón de Yaletown, un distrito cuyos almacenes fueron rehabilitados en grandes rascacielos con la mejor oferta en galerías de arte, cafeterías, restaurantes, bares y tiendas boutique. Ya sea que decidas visitar su malecón, situado a dos cuadras, disfrutar de otra copa de vino, sólo que ahora al aire libre, o usar las bicicletas incluidas en los servicios, van-3 puedes descubrir la personalidad de esta metrópoli en un abrir y cerrar de ojos.

Además, el lugar está a tan sólo veinte minutos del Aeropuerto Internacional de Vancouver y a unos pasos de la estación del metro Yaletown-Roundhouse, Canadá Line, que te conecta con toda la ciudad. Y si como yo, eres un poco desorientado, entre otros servicios del hotel se incluye el préstamo de un iPad y un Android habilitado con internet ilimitado y servicio de GPS, con el que, además, puedes comunicarte a la recepción discando un número y agilizar tu petición de taxi o la transportación del hotel hacia cualquier punto del centro de Vancouver en un flamante Jaguar.

Original, lujoso y bien comunicado, Opus ofrece el hospedaje inolvidable para los viajeros jóvenes que lo visitan en plan romántico o de negocios. Su ambiente y amenidades te invitan a pasar en él más que unas vacaciones y vivir en carne propia la quintaesencia cosmopolita.

***

van-4

 

322 Davie Street, Vancouver, British Columbia, V6B 5Z6
@opushotel

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas