Nuestros sitios
Comparte
Compartir

CUERNAVACA – LA GUÍA DE UN GUAYABO

Por: Gourmet de México 27 Mar 2018
Cuernavaca durante años ha recibido invitados de distintas partes de México y el mundo. Ellos saben que aquí las calles hablan por sí mismas, más […]



	     CUERNAVACA – LA GUÍA DE UN GUAYABO

Cuernavaca durante años ha recibido invitados de distintas partes de México y el mundo. Ellos saben que aquí las calles hablan por sí mismas, más allá de adjetivos o ponderaciones.

Lo clásico, aparte
La siguiente, es una descripción de la Cuernavaca de un cuernavacense o “guayabo”. Una visión libre de polvo y paja, con la única finalidad de invitarte a visitar un sitio que ofrece todo el año opciones para el viajero con buen gusto.
Escribir de su historia es labor de otros, yo creo que los monumentos como el Palacio de Cortés, el conjunto catedralicio/conventual del siglo XVI o el Jardín Borda, hablan por sí solos. Si no conoces estos escenarios de la vida morelense, visítalos, el estado de conservación en que se encuentran es óptimo y la proximidad entre ellos sólo requiere de un par de horas para ver el origen de esta ciudad construida entre barrancas.

Desayuno
Cuando hablo de Cuernavaca, prefiero describir aquellos sitios que requieren de una estancia prolongada o de visitas frecuentes.
Los gourmands pueden comenzar por alguno de los mercados. Quienes gusten de cocinar deben echar un vistazo al mercado de Buenavista o al de Lomas de la Selva, en donde, aparte de conseguir los ingredientes más frescos, pueden disfrutar de excelentes sopes, gorditas y quesadillas con chuleta, cecina de Yecapixtla o flor de calabaza. En Buenavista, la fonda más visitada es la de Rutilo, mientras que en Lomas de la Selva, la gente se arremolina en el puesto de Antojitos Nayeli, donde cada domingo se congregan decenas de víctimas de la resaca en busca de “pancita”. Estos son sitios típicos para desayunar entre los locales. A ellos se pueden sumar los restaurantes que ofrecen el más tradicional de los platillos morelenses: el taco acorazado.
Estos tacos gigantes son de origen jornalero, preparados con doble tortilla hecha a mano, arroz y un guisado a escoger, entre milanesa, chile relleno, mollejas, torta de papa, torta de carne deshebrada, aderezado con papas, nopales y rajas. Los mejores sitios para probarlos son Doña Seve, en la glorieta de la Paloma de la paz, y Mary, en el patio central del edificio Bellavista, en pleno zócalo.
El mayor de los mercados, el Adolfo López Mateos, es demasiado grande y complejo para estar en pleno centro, sin embargo, para conseguir peculiaridades que en centros comerciales menores simplemente no existen, este es el lugar indicado. Pregunta por las señoras que venden jumiles y acércate al mundo de la entomofagia.

Este video te puede interesar

Paseo
Mientras las horas transcurren y llega el momento del almuerzo, los sitios más recomendables para una visita son, en el centro, el Museo Robert Brady y la Casona Spencer. El primero se encuentra en una casa que formaba parte del convento franciscano del siglo XVI, y que en 1962 fue adquirida por el diseñador y coleccionista de arte estadounidense Robert Brady. En este sitio se albergan más de 1300 piezas de pintura, escultura y artes decorativas de los cinco continentes.
La Casona Spencer es un centro cultural en una bonita propiedad frente a la catedral. En ella se muestra una gran parte de la obra artística de este creador británico y morelense por adopción. Al interior hay una galería y algunos de sus espacios se dedican a la presentación de libros, conciertos, exposiciones, obras de teatro, lecturas, proyecciones de cine y multimedia. Al terminar el recorrido de la Casona Spencer, recomiendo tomar una cerveza, justo afuera de la misma, sobre la calle Hidalgo en el café Alondra, de donde se tiene una bonita vista de una de las calles recién restauradas.
Después del aperitivo, a cien metros sobre la calle de Juan Ruiz de Alarcón, se llega a la entrada de un edificio con el número 13. En la segunda planta del inmueble se encuentra una de las más recientes y plausibles ofertas en lo que a restaurantes y bares se refiere. Los jóvenes franceses Benoit Bonal y Amaury Pinau abrieron L´arrosoir d´Arthur que en sus palabras es “un bar-bazar cultural con una cocina de gran restaurante y ambiente de bistrot”, donde se sirven desayunos desde las nueve de la mañana, pasando por un almuerzo con menú de especialidades francesas caseras preparadas por el chef David Colliard. Por las tardes, cierra su cocina caliente y se transforma en un animado bar de tapas, frecuentado por la comunidad artística morelense.

Almuerzo informal
Por el clima, que va de templado a cálido, en Cuernavaca es muy común optar por los mariscos a mediodía. Mis preferidos en ese rubro son El Aguachil, especialmente en su sucursal de avenida San Diego; La Palapa en avenida Poder Legislativo, y el más moderno, Glú, en avenida Río Mayo.
En la zonas vecinas de Vista Hermosa y Delicias se encuentran varios de los restaurantes que a últimas fechas se han hecho de un mayor número de adeptos, no sólo por su calidad sino por su ubicación en lo que hoy es el área comercial más próspera de Cuernavaca. De aquí es recomendable La Tertulia, que con tortas ahogadas y unos panuchos con cochinita pibil extraordinarios, es la opción para un almuerzo informal en fin de semana, especialmente después de una tradicional fiesta “guayaba”.
En una pequeña plaza comercial, hay tres restaurantes bajo una misma sociedad que ofrecen distintas especialidades pero con el buen sabor y la calidad en común. El mexicano Teodora, el italiano Lucca y el Bistro Q, son muy buenas opciones para una comida con amigos.

arizona1

Para dominguear
Las comidas más informales suelen ser las de los domingos, pero para gozar de estos lugares, se puede elegir cualquier otro día.
La Guelaguetza y A la caza del venado ofrecen la mejor comida oaxaqueña y yucateca, respectivamente, en el norte de la ciudad. Carnitas el Doc, en el barrio de Acapantzingo, y Carnitas Don Beto, en Calzada de Los Reyes, son los maestros indiscutibles en la fritura de la carne de cerdo.

Compras gourmet
Aparte de los mercados mencionados se puede recurrir Fish Market para pescados y mariscos, La Casa de las Especias, Palmira Grill para carnes y lo necesario para un asado en el jardín. La Europea para vinos,  licores y delicatesen; Beer Company y The Beer Box para buena cerveza artesanal mexicana e internacional.

Cena informal
La pozolería El Barco es una excelente opción para copiosas cenas de antojitos mexicanos. Las pizzas preparadas en horno de leña de Il Trovatore, en avenida San Diego, o las de Sorrento en avenida Diana, o DaMario en Buenavista, son perfectas para una noche con amigos.

Cena formal
Los clásicos añejos donde cenaban los abuelos son poco visitados por las generaciones actuales. Los menús de siempre y los precios del futuro ya no entran en la ecuación de cualquiera, a menos que algún turista conservador lo requiera. Quienes buscamos cenar sabroso en ambientes que requieran cierta formalidad, optamos por sitios como Gaia Bistro, Anticavilla, Paparazzi, y Casa Poézia.

Unos tragos
No soy muy adepto a los antros o clubes con música a todo volumen. Por lo general opto por bares relativamente tranquilos que cumplan con un ambiente agradable, seguro e informal. Mis elecciones de costumbre son el Beerhouse en avenida Diana, El Internacional de Cerveza en avenida Río Mayo, Crudalia y Kingdom Pub en Teopanzolco,  Alive en calle Pericón

Trasnochados
Unos buenos tacos para antes y después de cualquier fiesta son los de La Gringa 3 (en avenida Ávila Camacho), sus tacos y tortas de pastor, de costilla, bistec y campechanos no tienen comparación en esta capital consagrada a los tacos y las garnachas nocturnas.

Los tesoros escondidos
Me encanta comer en sitios que incluso los habitantes locales no frecuentan. Mis ases bajo la manga son La Provence en el sur de la ciudad, Hubert Haus y La Nacional en la zona más al norte.

Más allá
A pocos minutos de Cuernavaca se encuentran dos sitios con la denominación de Pueblo Mágico. Desconozco cual sea su magia, pero a mí me gustan por bonitos y porque me permiten andar curioseando sin rumbo y comer sabroso, con sazón de cocina tradicional. En Tepoztlán  opto por el restaurante Las Golondrinas y siempre ordeno un enorme plato mixto de cecinas con longaniza, frijoles y queso fresco. Una opción muy interesante para los gourmands viajeros, provenientes de otras ciudades, es la de una experiencia de fin de semana en el hotel culinario La Villa Bonita, donde no sólo se imparten clases de cocina morelense o mexicana a los huéspedes, también se come bien. En el pueblo de Tlayacapan me gustan los platillos de El Mirador. .

Hospedaje
En Cuernavaca: Casa Azul, Casa Colonial o Anticavilla. En Tepoztlán La Villa Bonita, Tubohotel o Posada del Tepozteco.

Más sobre Cuernavaca en:
www.morelostravel.com
www.tesorosdemorelos.com

zompantles

Receta
TORTITAS DE ZOMPANTLES O COLORINES
4 PORCIONES

Ingredientes
4 tazas de flor de zompantle o colorín
4 claras de huevo
4 yemas de huevo
1 taza de queso añejo o cincho rayado
1/2 cucharadita de sal de mar
Aceite de canola en cantidad suficiente

Para el caldillo
4 chiles guajillo
4 tomates saladette
1 diente de ajo
1/2 cebolla blanca
4 tazas de caldo de pollo
1 cucharadita de aceite de oliva
Sal de mar al gusto

Procedimiento
Limpia colorines quitando los pistilos del centro de los pétalos; lávalos ponlos a hervir en agua con sal durante 15 minutos o hasta que esto estén blandos y hayan perdido su color rojo. Déjalos secar muy bien.
Bate las claras a punto de turrón, incorpora las yemas utilizando una espátula con movimientos circulares. Agrega los colorines, el queso rayado y la sal.
Forma tortas de aproximadamente 6 a 8 cm de diámetro, ponlas en un sartén con aceite caliente y fríe hasta dorar ambos lados. Deja escurrir en una rejilla o sobre papel absorbente.
Para el caldillo quita las semillas y venas del chile guajillo y ponlos a hervir en agua durante 15 minutos con los tomates, el ajo y la cebolla. Deja enfriar, licúa con el caldo de pollo y cuela.
Añade la cucharadita de aceite de olivo y deja calentar. Agrega el caldo de jitomate y chile guajillo, sazona y deja hervir de 15 a 20 minutos.

Receta de chef
Ana Garcia
La Villa Bonita Mexican Culinary Hotel
Tepoztlán, Morelos
www.lavillabonita.com

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas