Nuestros sitios
Comparte
Compartir

BIARRITZ: EL OTRO SUR DE FRANCIA

Por: Gourmet de México 19 Abr 2018
Escenarios donde el corazón europeo palpita en forma de gastronomía, paisajes, gente e historias que hablan de un pasado romántico lleno de anécdotas que reviven […]



	     BIARRITZ: EL OTRO SUR DE FRANCIA

Escenarios donde el corazón europeo palpita en forma de gastronomía, paisajes, gente e historias que hablan de un pasado romántico lleno de anécdotas que reviven en el andar de las calles, en la vista de los grandes salones y de ingredientes locales.

 

Texto y fotos por Pepe Treviño

Estoy en Aquitania, la puerta de entrada al “otro sur de Francia”, en la tierra del surf, el lujo, los vinos y la gastronomía. Aunque voy en taxi, descubro cómo la arquitectura moderna de los millonarios franceses se funde con algunas casas de tipo vasco, con sus grandes fachadas de madera rojiblanca.

Este video te puede interesar

Metros adelante frente al mar veo el Hôtel du Palais, un edificio que puso a este destino en el mapa de los viajeros aristocráticos. Aquí fue donde Napoleón III y la emperatriz Eugenia hacían grandes fiestas o escapaban de la realeza para vivir su amor como en una novela.

Hoy, entrar al lobby hace imaginar el pasado de este lugar donde desfiló casi toda la nobleza europea, incluso puede ser intimidante hospedarse aquí. Hay arte clásico por doquier, los pisos de madera así como los muebles antiguos le confieren al lugar un halo enigmático. Sin embargo, todos vienen aquí para ver y ser vistos en el bar, también a tomar una sesión en The Imperial Spa operado por Guerlain. Aunque la joya de la corona es el restaurante La Rotonde dirigido por el chef Jean-Marie Gautier que, orgulloso, presume una estrella Michelin por elaborar una impecable cocina vasca.

Afuera todo parece girar alrededor de este resort, las calles son un museo vivo, se pueden ver emocionantes torneos de surf en la playa; también hay hippies europeos que se quedaron aquí sucumbiendo ante el lujo, convirtiendo casas que pudieron haber alojado a líderes revolucionarios o rebeldes sin causa, en pequeños hoteles boutique.

 

Tour de France vasque

Los alrededores de Biarritz conforman las atracciones de esta región. El itinerario ideal comienza en el pueblo Saint-Jean-de-Luz, sitio en donde el joven Luis XIV se casó con la infanta de España, Marie-Thérèse de Habsburgo en 1660. Algunos golosos dicen que aquí en el País Vasco francés, el macarrón se volvió muy popular gracias al pastelero M. Adam que regaló algunos a Luis XIV por su boda; desde entonces, los descendientes de Adam perpetúan la tradición y los ofertan a lo largo de bia-3 sus calles, la mayoría peatonales, así que no hay que dejar pasar la oportunidad de probarlos.

A la orilla del mar se ven hoteles y se respira un ambiente más relajado y bohemio que en Biarritz. En la plaza Luis XIV hay tantos restaurantes y cafés, que es difícil elegir alguno; todos tienen vista al quiosco y muestran a sus comensales felices y chapeados de tanto sol, vinos de Burdeos, cerveza, jamón de Bayona, trufas de Périgord y quesos de los Pirineos. Frente a ellos, más de una decena de pintores venden su obras con paisajes típicos de la región.

La siguiente escala debe ser en Espelette, una localidad que destaca por ser el centro de producción de pimientos de calidad. Y como mexicanos enamorados del chile, no hay que creer que se pierde el tiempo: el pimiento Espelette Gorria de la especie Capsicum annuum cuenta con certificación de apelación de origen desde el año 2000, además proyecta toda una parafernalia en torno a este producto que, si bien es de origen mesoamericano, hace protagonismo del tema cuando todo el pueblo exhibe el proceso de secado de los pimientos a finales del verano como todo un espectáculo, las guirnaldas que exponen los frutos son colgadas sobre los balcones y fachadas de numerosas casas; sumado a ello, los locales comerciales exhiben todo tipo de productos relacionados con este ingrediente gastronómico: souvenirs, joyería, artesanía, charcuterías, bares y restaurantes con bebidas y platillos con recetas que incluyen al Espelette.

De regreso al palacio, los paisajes de los pueblos franceses no son un cliché, aunque parecen haber sido arrancados de la novela Ramuntcho, de Pierre Loti, que exalta el costumbrismo y el tipismo regional del País Vasco francés a detalle, evocando con melancólica y tristeza el paisaje, montañas y playas de los Pirineos Atlánticos, tal y como los viajeros lo experimentamos cuando partimos de regreso a casa.
bia-4

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas