Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Salvador Carrillo: del lienzo a la mesa

Por: Gourmet de México 31 Mar 2016
Cuando los dos lados de la moneda se unen para conformar un todo, la magia sucede. Y en este momento justo, los alimentos despegan hacia […]



	     Salvador Carrillo: del lienzo a la mesa

Cuando los dos lados de la moneda se unen para conformar un todo, la magia sucede. Y en este momento justo, los alimentos despegan hacia el horizonte y las ganas pueden más que la costumbre.

Por Daniela Cachón @dannca

En muchas ocasiones, hablar de juventud es hablar de inmadurez, de ausencia de sentido, del inicio de un camino o de criterios tambaleantes. Y tal vez esta opinión no esté del todo alejada de la realidad. Sin embargo, en la escena gastronómica mexicana actual, un grupo de jóvenes talentos está dejando atrás estos prejuicios al demostrar que la habilidad y la inteligencia van más allá de los años.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”6542″,”attributes”:{“class”:”media-image aligncenter wp-image-12319″,”typeof”:”foaf:Image”,”style”:””,”width”:”436″,”height”:”656″,”alt”:”salvador carrillo perfil”}}]]

Originario de Puerto Vallarta, Jalisco, Salvador Carrillo Barrón trabajó durante siete años en el reconocido restaurante La Leche Almacén Gourmet, donde no sólo aprendió de dos grandes maestros: los chefs Alfonso e Ignacio Cadena, sino que tuvo la oportunidad de alimentar su genio creativo y el apoyo para participar en múltiples concursos.

Justamente así lo conocí, mientras montaba el platillo “Juego de niños”, con el cual además de hacer gala de su artístico estilo, representó a su restaurante y a su país en el concurso internacional S. Pellegrino Young Chef 2015, donde resultó semifinalista de Latinoamérica.

Pero su historia va más allá. Su infancia transcurrió entre fogones, mientras ayudaba a su madre y a su abuela en un pequeño negocio familiar de antojitos mexicanos. Aún no sabía que se iba a dedicar a eso, pero sus labores abarcaban desde la nixtamalización de lo granos de maíz, hasta el servicio al comensal.

Después, el destino lo perfiló nuevamente en el camino culinario, como empleado del rastro municipal a la edad de 12 años, donde se encargó de la limpieza y la tablajeada de cerdos, reses y aves.

Durante su adolescencia, tomó diversos cursos relacionados con las artes plásticas, tales como pintura y escultura, pero antes de que pudiera decidir su futuro, la cocina lo llamó nuevamente. Un descuido lo llevó a perderse en una parte de Puerto Vallarta que él desconocía. En su intento de regresar a una zona segura, se subió a un camión, en el cual descubrió un anuncio que decía se podía estudiar para cocinar, y no sólo eso, la institución que se lo ofrecía estaba cerca de su casa.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”6543″,”attributes”:{“class”:”media-image aligncenter size-full wp-image-12316″,”typeof”:”foaf:Image”,”style”:””,”width”:”760″,”height”:”506″,”alt”:”salvador carrillo 1″}}]]

De esa manera, cursó Gastronomía en la Universidad Tecnológica de Bahía de Banderas, para después complementar su formación con un diplomado de repostería.

Lo que sigue ya es historia, pero, ¿qué viene para este joven cocinero? A inicios de este año se separó de lo que podríamos llamar su alma máter: la leche, para aventurarse a descubrir lo que el mundo tenía para él. Una vez más la cocina lo alcanzó, y en esta etapa de introspección y búsqueda, encontró a otro aventurero culinario que le propuso aliarse para desarrollar un nuevo proyecto.

Este espacio, ubicado en Arden Hills, California, abrirá sus puertas en este mes y tendrá como nombre Tempo, Urban Kitchen, que como su nombre indica, ofrecerá una propuesta de cocina urbana que estará nutrida por los productos más frescos, tanto locales como importados, que serán transformados en platillos bajo un esquema del “antojo” —como el mismo Salvador lo define— pero con una presentación que deleite la mirada.

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”6544″,”attributes”:{“class”:”media-image aligncenter size-full wp-image-12318″,”typeof”:”foaf:Image”,”style”:””,”width”:”1636″,”height”:”1092″,”alt”:”salvador carrillo 3″}}]]

A sus 26 años, este pata salada aún no sabe que le depara el destino. Por ahora, quiere enfocarse en este nuevo emprendimiento, que le promete un sinfín de retos y aprendizajes hasta ahora desconocidos. En un futuro, espera poner un establecimiento propio en la Ciudad de México que simule una galería para exponer sus platillos tal como él los ve: unas verdaderas obras de arte.

Tipo de cocina: 70% de su propuesta es de producto marino. Evita los platillos planos y sorprende al paladar con espectros altos y bajos. Utiliza platos sin bordes, para que lo único que lo detenga sea la imaginación.

Ingrediente favorito: Sal como potenciadora de todo.

Su inspiración: El antojo.

Síguelo de cerca. En Marzo dará una cena en COME Festival Internacional de Sabores Jalisco codo a codo con Gabriela Ruíz y Luis Chiu. Y en los concursos Cocinero del Año y S. Pellegrino Young Chef 2015.

Encuentra este y más artículos en nuestra edición impresa de marzo, 2016

[[{“type”:”media”,”view_mode”:”media_large”,”fid”:”6545″,”attributes”:{“class”:”media-image aligncenter wp-image-11855 size-full”,”typeof”:”foaf:Image”,”style”:””,”width”:”599″,”height”:”272″,”alt”:”CdJ3OiIW0AEY2UO”}}]]

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas