Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Panes de muerto predilectos: Ciudad de México, Centro

Por: Gourmet de México 31 Oct 2016
Conoce uno de los panes de muerto que nuestros lectores nominaron. Te gustará saber la descripción de su favorito en la Ciudad de México. Este […]



	     Panes de muerto predilectos: Ciudad de México, Centro

Conoce uno de los panes de muerto que nuestros lectores nominaron. Te gustará saber la descripción de su favorito en la Ciudad de México.

Este video te puede interesar

 

Por Carlos Peimbert

En cuanto a panes de muerto, hay de dónde elegir. Los panes de muerto son en sí mismos una categoría de la panadería mexicana. Para los gustos tradicionales, hay vaporosos como algodón y con semillas de anís. Para los que buscan la novedad, hay rellenos de nata o espolvoreados con romero, con lavanda o con pepitas de chocolate. Si nos salimos de la ciudad de México, hasta los hacen con otras formas: desde roscas y ánimas hasta burritos. 

Cada año, al llegar octubre, busco probar tantos como me sea posible para encontrar a mi predilecto. Pero al final quiero el de siempre, aquel que me remite a mi infancia. Porque, como la magdalena en té de Proust o la ratatouille de Ego, el pan de muerto me transporta en el tiempo. 

Aún así, desde hace cinco años, prefiero sobre todos los panes de muerto -¡y vaya que ya dije que hay varios!- el que hace una alquimista de Estrasburgo en la Colonia Roma. Su nombre y el de su pastelería es un secreto a voces: ¡Dominique Fritz!

Su pan de muerto tiene la elegancia de lo sencillo: es redondo, espolvoreado con azúcar, tiene un cráneo grande y unas canillas gruesas, doradas en su punto preciso. Al despojarlo de los huesos, lo parto ritualmente con las manos en tres pedazos. 

El primer bocado es instintivo: lo devoro. El segundo es sensual: al palparlo con mis sentidos, siento su terciopelo, gracias a la buena mantequilla, y su perfume de flor de azahar, que evoca el paraíso. La tercera y última porción es caprichosa: la reservo para sumergirla en una taza de chocolate caliente y espeso. 

Al terminar el bizcocho, me quedo con sus migajas en el plato y los granos de azúcar en mi barba, pero sobre todo, con otro recuerdo para que juegue mi memoria.

Panes de muerto predilectos: Ciudad de México, Centro 0

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y conoce lo mejor de la cocina nipona. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas