Nuestros sitios
Comparte
Compartir

Mario González Lugo: Box y carácter

Por: Gourmet de México 17 Ago 2016
Para Mario González Lugo, el box fue un juego que se convirtió en su profesión. No temía a los niños más grandes y siempre sobresalía […]



	     Mario González Lugo: Box y carácter

Para Mario González Lugo, el box fue un juego que se convirtió en su profesión. No temía a los niños más grandes y siempre sobresalía en las peleas.

El box fue un juego que se convirtió en su profesión. A los ocho años, lo que en realidad quería Mario González Lugo era una máscara o un balón de futbol como premio por llenar una planilla con estampas de luchadores, pero al reclamar su premio sólo quedaban los guantes de vinil.

Por Raquel del Castillo @Raquel_Pastel, Foto Miguel A. Manrique @Mannfotografo y Román Gómez @playadura

“Nadie quería jugar al box porque a eso nadie juega, no puedes pegarle a la gente y reírte”, platicó el poblano, quien desde pequeño resultó inquieto y “no se dejaba de nadie”.

No le tenía miedo a los niños más grandes que él, ni en la escuela ni en las colonias cercanas a su casa. Él siempre sacaba los puños, sobresalía en las peleas y con sus guantes los golpes eran más fáciles de conectar. Al ver esto, su padre le puso una prueba a los diez años: lo llevó a un gimnasio a pelear. Si ganaba, se haría acreedor a entrenar en ese sitio. “Me puse los guantes y sin técnica me puse a tirar golpes, hice llorar a otro y al día siguiente ya estaba inscrito en las clases de box, A los dos meses ya estaba peleando y dos años más tarde ya era campeón estatal”, recordó. En ese tiempo ya nadie se animaba a darle pelea.

Este video te puede interesar

 

Cuando se está presionado, el tiempo es largo; cuando hay concentración, muy corto. Hay tres minutos de pelea y un minuto de descanso en tres rounds.

Aunque tiene un semblante serio y dice que nunca se enoja, enfoca toda su energía en el ring. Siempre fue respetado y el no tener apodo lo demuestra, pues todos le llaman por su nombre: Mario.

Boxeo

División de 51 kilos

Seúl 1988

Medalla de Bronce

Durante su carrera fue incentivado por dos grandes boxeadores. Primero, Raúl El Ratón Macías le dijo que le gustaba su boxeo pero que le faltaba “un toquecito”. Meses después de la breve charla, Mario recibió un telegrama en el cual el Ratón lo invitaba a la Ciudad de México a entrenar en la Selección. En otra ocasión, ya como seleccionado, tuvo una plática breve con Julio César Chávez ,quien le aseguró que iba a sobresalir. Durante la Olimpiada del 88, él peleó contra Ghana e India para después tener un embate contra Alemania Democrática y quedar en tercer sitio.

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y vive unas vacaciones memorables en destinos mexicanos. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas