Nuestros sitios
Comparte
Compartir

MARIDAJE HUMEANTE: Vides y tabaco

Por: Gourmet de México 12 Jun 2013
El producto de las uvas genera placeres capaces de combinar con cualquier otra forma de goce, haciendo que los sentidos exploten, que los sabores se […]



	     MARIDAJE HUMEANTE: Vides y tabaco

El producto de las uvas genera placeres capaces de combinar con cualquier otra forma de goce, haciendo que los sentidos exploten, que los sabores se ensalcen y se complementen, consiguiendo así, nuevas maneras de disfrutar.

@rev_elgourmet

En general es preferible maridar los puros con los vinos tintos con crianza, ya que su potencia y persistencia resiste bien en boca el ataque del tabaco, y no se pierden en el paladar.

Este video te puede interesar

Los tintos jóvenes se desvanecen en competencia con el tabaco, ya que no tienen los sabores que otorga una larga estancia en barrica.

Maridar un vino blanco con un puro es más complicado. Aun así puedes elegir uno que sea ligero y seco, pues su neutralidad no distorsionará el gusto del tabaco.

En el caso de los vinos espumosos y el champaña, no es recomendable casarlos con un puro, ya que las burbujas saturan las papilas gustativas y las notas del tabaco escapan. Aunque poco a poco este mito se ha ido rompiendo.

Algunas uvas tintas clásicas para el maridaje con tabaco son pinot noir, merlot, malbec, carménère, garnacha, cabernet sauvignon y algunas denominaciones de origen españolas. En el caso de los blancos, es recomendable un vino pinot grigio.

Ni los vinos muy alcohólicos, ni los extremadamente dulces permiten disfrutar completamente del placer de este maridaje. Lo mismo pasa con los tabacos muy fuertes.

El tiempo es un factor importante, tanto eligiendo un caldo que evolucione, como un tabaco que se transforme con el paso de los minutos, de esta manera el espectro sensorial es más amplio.

Con grandes puros debes elegir grandes vinos, y viceversa, para que uno no diluya al otro.

Se recomienda maridar tabacos suaves, en cigarros delgados y no muy largos, ya que mientras más tiempo está encendido un puro, se vuelve más fuerte. Es recomendable no fumar más allá de la mitad para una cata.

Los blends fuertes con notas ahumadas a cuero y tabaco, irán bien con estos casamientos.

Los vinos fortificados como el oporto y el jerez hacen un maridaje clásico con el velo aromático del tabaco.

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y conoce lo mejor de la cocina nipona. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas