Nuestros sitios
Comparte
Compartir

ELLA ES LOS COLORES

Por: Gourmet de México 20 Mar 2018
  Por:@agzcanseco Ilustración Víctor Manuel García Bernal Este video te puede interesar Cada que Dannae compra un pastel, en el cielo se dibuja un arcoíris. […]



	     ELLA ES LOS COLORES

 

Por:@agzcanseco
Ilustración Víctor Manuel García Bernal

Este video te puede interesar

Cada que Dannae compra un pastel, en el cielo se dibuja un arcoíris. Desde que se percató de ello modera sus visitas a la pastelería y guarda el secreto como si al develarlo pudiera desaparecer la magia. Dannae es una chica especial. Cualquier otra ya estaría desperdigando arcoíris por doquier y ufanándose por tan singular capacidad. A Dannae le gusta la discreción y la elegancia, los placeres sencillos, como el emocionarse con el aroma de una flor o sentir la textura de sus frutas favoritas.

Hace un año ya desde la primera vez que se descubrió creadora de colores entre las nubes. Nunca ha confesado, ni a ella misma, la explicación que encuentra para este peculiar fenómeno, pero en este momento aparece la revelación. Cree que el origen de tan fantástico hecho está en aquel día, 14 de mayo, en el que su ahora exnovio le dedicó “She’s a rainbow” de los Rolling Stones. Siempre había dicho que en el momento en el que llegara a su vida el hombre que le dedicara esa canción, todo estaría escrito. Era su cumpleaños número 26 y ella se sentía la mujer más afortunada. Las estrellas de la noche no alcanzaban a compararse con el brillo de sus ojos. Después de cinco meses, se daría cuenta de que las cosas no son así de simples.

Muchas veces le habían dedicado canciones con nombres que nunca permanecían en su memoria. Su fijación por aquella pieza en especial, recuerda, surgió en la secundaria. Su inglés era suficiente para conocer el significado de la frase “She’s like a rainbow”, pero también tan limitado para mejor dejarse extasiar por los instrumentos. La imagen era siempre la de su papá –a quien le debía haber conocido la canción– en calzoncillos, en la cocina, preparando cualquier cosa y utilizando algún utensilio a manera de batuta. En medio de la elaboración de algún platillo se convertía en el director de orquesta que guiaba a los músicos y, sobre todo, a ese piano que emitía notas de colores asombrosos y que confluían todas ellas con la gama de sabores y olores exquisitos que en aquella cocina se conjugaban.

La ocasión más reciente en que Dannae ha corroborado que los arcoíris son suyos fue esta tarde. Decidió comprar un pastel para celebrar la publicación del primer libro de un amigo. Se llama Jorge, escribe poesía y contribuye a que el mundo sea un lugar mejor. Se verían por la noche, así que Dannae salió a las cinco de su casa para hacer la compra con antelación. Después de caminar alrededor de diez minutos llegó al lugar. Era la primera vez que visitaba esa pastelería. Estaba en una calle con bastante tránsito pero su fachada verde hacía que, al observarla, descansara la vista. El trámite fue sencillo, el chocolate fue la elección inmediata. En el momento en que entregaba el billete a la cajera, aunque no lo estuviera viendo, supo que en el horizonte comenzaron a aparecer el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el violeta. Esos colores que hacían de ella toda luz y armonía. Con el pastel en las manos y el arcoíris en la mirada caminó de vuelta a casa. Tarareaba su canción y saboreaba los colores.

Alma me ha leído esta historia que acaba de escribir. Cuando termina me quedo dormido pensando en aquella chica. La imagino bonita, delgada, de una piel blanca con una hermosura indescriptible. Con los labios más bellos que puedan existir.
Sueño.

Lo raro sucede a la mañana siguiente. Despierto, me estiro un poco y bostezo. Me levanto y camino hacia la ventana.
Cuando abro las cortinas, el arcoíris todavía está allí. .

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ 5 Destinos Culinarios ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas