Nuestros sitios
Comparte
Compartir

¡Échate una coyota! La nueva clásica mexicana

Por: Gourmet de México 08 Mar 2018
Los jamoncillos y las coyotas son para Sonora lo que los ates para Morelia y las empanadas para el centro de México. Al igual que […]



	     ¡Échate una coyota! La nueva clásica mexicana

Los jamoncillos y las coyotas son para Sonora lo que los ates para Morelia y las empanadas para el centro de México.

Al igual que en la mayor parte de México, en Sonora se heredaron aquellas técnicas que de acuerdo a los climas extremos de esta zona permitieron la elaboración de una dulcería poco diversa pero de sabores intensos.

Texto Paola Norman y Beto Lanz Fotos Beto Lanz

¡Échate una coyota! La nueva clásica mexicana 0

Así como en las regiones más recónditas de España, sus virreinatos y colonias en poblaciones como Hermosillo, Cajeme (hoy Ciudad Obregón), Alamos y Ures tuvieron un gran auge la elaboración de dulces y panes con piloncillo, melaza, azúcar morena y pastas de mediana duración. Los jamoncillos y las coyotas son para Sonora lo que los ates para Morelia y las empanadas para el centro de México.

¡Échate una coyota! La nueva clásica mexicana 1

En el barrio Villa de Seris, en Hermosillo, se encuentran algunos de los hornos de mayor tradición para la elaboración de las coyotas y basta visitarlos por las tardes para quedar prendados de sus aromas y sabores. Se cuenta que Doña María Ochoa fue quien —con la receta que la esposa de un militar español le compartió— cambió la historia de su pueblo a mediados de los años cincuenta, cuando comenzó a hornearlas y a compartir la receta con el resto de los habitantes de su localidad. Hoy en día, este sencillo postre que en un principio solamente se preparaba y consumía en Villa de Seris, se ha convertido en uno de los postres más reconocidos de Sonora. Su proceso de elaboración es sencillo, pero el toque, sin duda, lo tienen las manos sonorenses.

 

 

Así se prepara una coyota 

Ingredientes:
Para la masa: 400 g de manteca 1 kg de harina 300 ml de agua 17 g de sal 100 g de azúcar 5 g de levadura
Para el relleno: piloncillo, jamoncillo, cajeta, etcétera. 
Procedimiento: 
Mezclar la manteca y la harina, hacer un hueco en medio y agregar el agua tibia con la sal, el azúcar y la levadura. Amasar hasta obtener una masa homogénea. Estirarla y cortarla con un molde circular. Tomar uno de los círculos como base y añadir el relleno de su preferencia. Tapar con otro de los círculos. Hornear a 200ºC durante 15 minutos y dejar enfriar.

Este video te puede interesar

 

No pudimos encontrar notas relacionadas
Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ y conoce lo mejor de la cocina nipona. ¡Descárgalo GRATIS!
Notas relacionadas