Restaurantes Bebidas
Estás leyendo:
Bebidas Historia del Clericot + receta
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Bebidas

Historia del Clericot + receta

La combinación de frutas con vino tinto y burbujas hacen del clericot la bebida perfecta para el verano. Te decimos cómo prepararla.
Historia del Clericot + receta

Por: Redacción 

La historia culinaria del Clericot se remonta a la época en la que el Imperio Romano se apoderó de Francia y Gran Bretaña, lugar en el que dominaban los celtas. Cada 31 de octubre, éstos festejaban a Samhain, caballero de la muerte celta y lo hacían con el tradicional vino tinto con frutas remojadas.

Por otro lado, los romanos festejaban en esa misma época a la diosa de los frutos y los árboles y también lo hacían con la tradicional vid remojada en vino tinto y otros frutos, de esta manera, se considera que ésta fue la primera aparición de lo que hoy llamamos ‘clericot‘ en la historia de las bebidas.

Por aquel entonces, estas creencias y culturas se fusionaron y de ahí nació este brebaje tipo coctel de frutas del que se creía que quien bebía de ella, sería poseído por un espíritu (porque embriagaba y transformaba a las personas).

También ve: Cocteles con vino para todo gourmet 

Mitad del Siglo XIX

Para esta época el vino era un producto de los más consumidos en las sociedades de toda clase. En el momento en que los expatriados británicos vivían en la región de Punjab en la India, como no estaban acostumbrados a temperaturas tan elevadas, buscaron una manera de refrescarse y “reinventaron”esta bebida que es una mezcla de vinos dulces y afrutados. De esta manera al combinar frutas y alcohol, se vieron en la necesidad de crear la copa clarete, para otorgar mayor frescura y sabor a la mezcla dulzona que crearon, además de evitar que la fruta se derramara.

De ‘clarete’ a ‘clericot’ o ‘clericó’

De la copa clarete se desprendió el nombre de clericot, y esto ocurrió cuando los británicos llegaron a América, principalmente a regiones de Argentina y Uruguay, pues en un juego de palabras, los hispanohablantes modificaron el nombre de la taza clarete al modismo que utilizamos hoy, aunque en algunas regiones de Sudamérica se le llama ‘clericó‘.

También ve: ¿Sabes que son los vinos fortificados y generosos?

Existen muchas recetas para preparar un buen clericot debido a que todo comenzó siendo una mezcla de vino blanco seco con fruta, actualmente le agregan champagne, tinto, naranja, jugo de manzana o hasta ron, brandy, vodka o Cointreau, incluso muchos clericots son mezcla de vinos tintos.

Una de las características principales de esta bebida, es que se acompaña de trozos de fruta como durazno, melón, manzana, fresa, naranja, uvas o incluso kiwis.

Receta para preparar Clericot

Clericot con vino tinto

¡Disfrútalo!

INGREDIENTES

PROCEDIMIENTO

  • Vierte la fruta en el fondo de una jarra, agrega el refresco, el vino tinto, la media taza de vodka y las dos cucharadas de azúcar gradualmente. Mezcla todo y deja reposar para que los sabores se emparejen. Puedes agregar un poco de hielo (no directamente a la jarra porque estropeas el sabor) aunque lo más conveniente es servirlo en vasos largos previamente fríos.
¿Qué tema te interesa?