Tipos de frijoles mexicanos

PUBLICIDAD

Por: Redacción 

En el país tenemos 70 especies endémicas de frijol, con variedades cultivadas o razas criollas, adaptadas de manera local. Sus colores refieren a un mineral predominante, lo cual nos ofrece diferentes texturas, sabores y nutrientes.

Actualmente, quedan pocos campesinos que siembran los diferentes tipos de semillas mexicanas. Sin embargo vale la pena conocerlas e incentivar su consumo.

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

La información de este artículo es una colaboración entre Ana María, chef y propietaria del restaurante EL TAJÍN, la Comandante y Slow Food.

También ve: Frijoles, su origen y beneficios 

Ayocote morado

Región: San Juan Tehuistitlán en Atlautla, Estado de México.

Nota de cata: Textura densa a cremosa según su cocción; su caldo es concentrado y oscuro. Sabor dulce. Piel morada y gruesa.

Lo puedes guisar: Disfrútalos cocidos en hierbas de olor y machacados, con adobo. Refritos, en crema de ayocotes y en postre como natilla.

Rosa crema

Región: Tepetlixpa, Estado de México.
Nota de cata: Caldo de color oscuro y ligero. Suave textura y sabor delicado.
Lo puedes guisar: De preferencia en sopa o en crema de frijol.

Sangre de Toro

Región: San José de la Cañada.

Puebla: Tepetlixpa, Estado de México.

Nota de cata: Textura suave que se deshace en la boca. Brinda un caldo terso y sedoso. Color rojo, antioxidante.

Lo puedes guisar: Ideales en caldo, refritos con chorizo, charros o con salsas y queso fresco.

También ve: ¿Por qué el frijol es un alimento importantísimo para México?

San Francisco

Los encontramos de color café claro con rayas color chocolate, así como gris con negro y vino con negro.

Región: Provienen de algunas comunidades de Puebla e Hidalgo.

Nota de cata: En boca es tierno y de textura carnosa.

Los puedes guisar: En ensaladas y cocinados en su propio caldo, ya que al cocerse mantienen su forma.

Vaquita

Es una de las variedades más exóticas y hermosas entre las leguminosas de nuestro país.

Sus manchas pueden ser negras, rojas, cafés o incluso moradas.

Región: Tlalamac, Estado de México y Tlayacapan, Morelos.

Nota de cata: Sabor ligero y textura cremosa, de caldo semidenso. Su forma es arriñonada.

Lo puedes guisar: En sopas, combinado con verduras o para potajes, y rellenar chiles; o guisados con cebolla para disfrutarse solos.

PUBLICIDAD