Leaderbord

Manzanilla - Galería de alta cocina

Fotos Miguel Ángel Manrique

El ambiente: Una galería convertida en restaurante o una excelente opción gastronómica con una selección premium de arte. Como sea, lo que ofrece el chef Benito Molina en Manzanilla constituye todo un destino para quien visita Ensenada.
Poco se sabe de la gran oferta gastronómica que existe en Ensenada, mucho menos de la creciente oleada de producción de cervezas artesanales en la región; de los viñedos y vinos se sabe más. Sin embargo, una ciudad pesquera en la que los puestos callejeros ofrecen ostras y ceviches, en vez de tacos, constituye todo un reto para cualquier restaurantero.
Lejos del bullicio de la zona turística y comercial (un tanto "agringada") del puerto de Ensenada, se halla un espacio que emplea su ubicación como defensa primordial ante una clientela escandalosa y no deseada, que parece moverse bajo los efectos de un eterno springbreak.

El diseño: Manzanilla, mucho más enfocado a un sector local de comensales, que a un público de turistas, es una agradable sede para pasar la tarde entre arte, comida y unos exquisitos tragos. Acaso una de las cosas que más llama la atención es la distribución del espacio; algunos arquitectos podrían sugerir añadir al local algunas mesas para treinta o cuarenta comensales más, pero el diseño persigue erigirse como una evocación de la libertad, con espacios amplios y por demás cómodos.
Un trinche viejo de madera por aquí, un candelabro rosa por allá, un espejo y varias pinturas, son la decoración necesaria para que el restaurante posea un espíritu tenue a la sombra del inclemente sol de Ensenada.

En la mesa: La bienvenida al restaurante, como cortesía de la casa, viene en forma de tostadas de escabeche de pescado. Acompañado por la fresca brisa del mar a tan sólo unos metros de distancia, cumple la misión de cualquier aperitivo; y es solamente una ligera prueba de lo que está por llegar.
Con todo y que la oferta gastronómica del mar es la especialidad de la casa, en la carta puede encontrarse una variedad de platillos inesperados, con res, cerdo y codorniz, así como un par de alternativas vegetarianas no menos suculentas. El menú, impreso en papel austero, parece sugerir una renueva constante basada en los frescos elementos que se consiguen el mismo día.
Uno de los clásicos es el tiradito de pescado con jengibre, chile serrano y soya, todo un homenaje a la cocina japonesa, que si bien no se presenta bajo el nombre de sashimi rasurado, es claramente una interpretación del chef. Los pequeños cuadros de jengibre agregan un profundo sabor perfumado, mientras que el serrano funciona como acento enfocado al paladar mexicano; por su parte, la base de soya poco abundante evita salar el pescado.
Otra especialidad son las manitas de cangrejo a la mantequilla de alcaparras; un guiso que pese a no tener un proceso complejo y extravagante de preparación, requiere de conocimiento del producto para llevarlo a la mesa en un punto perfecto.

Manzanilla también cuenta con sugerencias como los hongos portobello bañados en salsa de queso, cuyo gusto cremoso puede ser un poco exagerado para quienes no se encuentran acostumbrados a sabores tan fuertes.
En la carta también se hallan guisados más complejos como el arroz cremoso de huitlacoche con cola de res, o el lomo de cerdo con manzana a la vainilla y polenta.
Por su ambiente casual y amplia oferta de platillos, Manzanilla es una referencia obligada para quienes se encuentran de paso por Baja California, o para quienes viven en la zona y no lo han descubierto todavía. .

Tips
Es casi imposible encontrarse tan cerca del mar y olvidar pedir ostiones al centro para compartir.
Si lo prefieres, prueba la alternativa vegetariana que funciona como comida completa gracias a sus bondades energéticas.

Data
Manzanilla
Teniente Azueta 139
Ensenada, Baja California
Tel. (646) 175 70 73