Advertisement
Advertisement

Kooben y los tesoros del Mayab

 

Hay más de una razón para visitar Yucatán; no basta con mencionar sus calles repletas de memorias, las bellas artesanías que se consiguen en cada paseo, los productos y técnicas con los que se cocina como en ningún otro lugar o la calidez de su gente que te recibe de par en par… en el marco de K'ÓOBEN Encuentro Gastronómico del Mayab pudimos ser testigos de estos detalles imperdibles que ahora compartimos contigo en esta Ruta Kooben:

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb

¿Dónde comer?

Crabster Seafood & Grill

Con vista al malecón de Puerto Progreso, Crabster te recibe con platillos creados por el chef Christian Bravo a partir de productos frescos del mar como ceviches, langosta, hamburguesas de cangrejo  o carpaccio de caracol como nunca antes lo habías probado. Además puedes saborear las bondades de su barra de ostiones frescos y pescados que en conjunto forman una propuesta atractiva y novedosa que se funde con el diseño minimalista del lugar. Ya sea que desees sentir un poco de la brisa del mar o estar adentro disfrutando la variedad de vinos y cocteles que también encuentras aquí, Crabster tiene un balance perfectamente pensado para ser del agrado de grupos de jóvenes y familias enteras.

Crabster
Av. Malecón del Progreso x 74 y 76, C.P. 97320, Progreso, Yucatán.
Abierto de 8 a 22 hrs.
http://www.crabster.mx/
FB: crabsterMX

Kinich

Hace más de 20 años, 24 para ser exactos, que Miriam Azcorra se ha dedicado a hacer crecer este restaurante tan representativo de Izamal (palabra maya que significa rocío del cielo). Kinick (Rostro solar) es la viva imagen de la cocina ancestral de Yucatán desde su decoración hasta su menú cuyos recados se preparan artesanalmente y se hacen en el propio jardín del restaurante. Relleno negro, papadzules, cochinita pibil, queso relleno, sopa de lima, tzic de venado, panuchos y salbutes son algunas de las delicias disponibles en este lugar que también cuenta con refrescantes aguas de chaya, limón y Xtabentún. También se agradece que las tortillas se hagan a mano y en casa, dando a los comensales la posibilidad de disfrutar sus tacos de cochinita sin temor a que la tortilla no aguante lo suficiente.

Kinich
Calle 27 No. 299 x 28 y 30, C.P. 97540 Izamal, México.
Abierto de 10 a 22 hrs.
http://www.kinichizamal.com/
FB: Kinich Izamal

La Tradición

David Cetina comenzó a cocinar lomitos de Valladolid, panuchos y salbutes cuando tenía 16 años, con el tiempo cedió ante los tamales de pavo y llegó a contar con el capital para abrir La Tradición y definirla como “Alta cocina yucateca”. Es el tercero en su familia en cocinar platillos yucatecos de forma artesanal antecedido por su madre y su bisabuela. Es en honor de ésta última que creó una receta especial de queso relleno estilo escabeche oriental que sólo cocina en ocasiones especiales; para él, este plato se reúnen todos los sabores de su infancia y es ese amor lo que se siente en cada bocado, el gusto de compartir recetas con quienes más adoramos. Cuando vayas tienes que probar sus tacos de longaniza de Valladolid, te inquietará saber de dónde viene su sabor tan especial, la leña puede ser una pista.

La Tradición
Calle 60, 293, entre 25 y 27, Alcalá Martín, 97050 Mérida, Yuc.
Abierto de 12 a 18 hrs.
http://www.latradicionmerida.com/
FB: Restaurante LA TRADICIÓN

Néctar

Una vez comprendido el valor de las raíces que resguarda la cocina yucateca, llegar a Néctar es encontrarse con un panorama prometedor. Su diseño vanguardista está presente tanto en la arquitectura del restaurante como en la misma construcción de los platos del chef Roberto Solís, quien se ha dedicado a investigar las propiedades de distintas especies endémicas de la región como ocurre con el cerdo pelón. Junto a Luis Barocio, Roberto fundó Kooben, proyecto al que se han sumado organizaciones como The Nature Conservancy que busca dar a conocer la importancia de los ecosistemas y el impacto que tienen en nuestra vida cotidiana pasando por los productos del campo del que Roberto obtiene ingredientes para crear platillos sorprendentes que juegan con tus sentidos; puedes creer que se trata de una pieza de carbón, pero lo que realmente está sobre la mesa es un pétalo de cebolla blanca fritas en tempura de recado negro con mayonesa de chile xcatic… una delicia, como todo lo que encuentras en el menú.

Néctar
Av. A García Lavín, Plaza Jardín Mérida.
Abierto de 13:30 a 24 hrs. (martes a sábado) y de 14 a 18 hrs. (domingo)
http://www.nectarmerida.com.mx/
FB: Nectar

¿Qué ver?

Celestún

Celestún es uno de los lugares que aparece más a menudo en las listas dedicadas a los espectáculos naturales y el ecoturismo. No es por nada pero en realidad se trata de un santuario natural que año con año recibe una gran cantidad de flamingos que cubren sus lagunas y manglares de un rosa colorido. En algunas ocasiones se han llegado a contabilizar 45 mil ejemplares y es un alivio saber que este espacio se encuentra protegido para preservar la vida natural de esta y otras especies. Entre cocodrilos, variedades de aves y peces, se puede llegar en lancha a sus manglares e incluso descubrir la belleza de sus ojos de agua dotados de una belleza impresionante. Dista mucho de la época en la que se usaba a los flamingos como alimento, hoy en día se comprende la necesidad de darles su espacio pese al interés turístico de estar cara a cara a alguna de estas aves.

Centote Ik Kil

Yucatán tiene distintos cenotes distribuidos en todo el estado; uno de ellos es Ik Kil, que contrario a lo que podría esperarse, cuenta con todas las amenidades necesarias para hacer agradable la visita de los turistas: toallas, chalecos salvavidas, regaderas, lockers y restaurante, todo está a tu alcance para que al encontrarte en la inmensidad del cenote no tengas otra preocupación más que disfrutar lo suficiente ese momento en el que nadas entre peces ciegos sintiendo el vacío debajo de tu ser.

Chichen Itzá

Chichen Itzá es una parada obligada para nacionales y extranjeros, cuna de la civilización maya, posee distintos simbolismos místicos y religiosos que aún interesan a la ciencia por el nivel de perfección en sus construcciones así como la organización social de un pueblo dedicado a la guerra y la naturaleza. Tanto de día como de noche, durante los espectáculos de Luz y Sonido, resulta impresionante contemplar las dimensiones y acabados tan detallados en cada vestigio; sobre todo en su construcción más elevada dedicada al dios Kukulcán, cuya pirámide con 365 escalones es considerada una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. En ella se representan fenómenos naturales como la lluvia necesaria para el cultivo de la milpa, dadora de su principal alimento: el maíz. Hace algunos años se descubrió que dentro de la pirámide de Kukulcán había otro templo en perfecto estado; en él puede distinguirse claramente la imagen de un jaguar rojo y curiosamente se encuentra cimentada sobre un cenote… prácticamente, nunca deja de ser sorprendente.

Izamal

A este pueblo mágico de Yucatán también se le llama ciudad de los cerros. Vestida de color amarillo, tiene calles en las que resulta placentero caminar mientras se saborea una tradicional marquesita cuyo barquillo se hace con queso de bola y se rellena de los ingredientes que pida el cliente, ya sea crema de avellanas, dulce de leche, mermelada o alguna fruta. Los atardeceres en Izamal te transmiten serenidad al mismo tiempo que te invitan a transitar por sus callejones repletos de historias en torno a Nuestra Señora de Izamal, que cuando pretendían llevársela de ahí se hizo pesada para lograr permanecer en su ciudad.

La ruta de las tías

En Yucatán se encuentran siete comedores comunitarios pertenecientes a la llamada Ruta de las tías, se trata de un corredor gastronómico donde se cocina el famoso poc chuc, un plato elaborado con carne de cerdo que se marina en jugo de naranja agria, sal, achiote, orégano, tomillo y pimienta gorda. Después de reposar, se asa y se acompaña con frijoles caldosos para disfrutarse en tacos a los que se les puede echar cilantro, cebolla y chile habanero.

Yaxunáh

En esta región se cocina con cerdo pelón, una especie endémica parecida al cerdo ibérico con una piel que se asemeja a la del xoloitzcuintle. Una vez que alcanza los tres meses de edad, se emplea para preparar una cochinita pibil única en su tipo; el sabor de su carne se debe en gran medida a la grasa de su piel y al huachim con el que se alimenta, combinado con un poco de maíz. El colectivo "Los Compadres" ha preservado esta receta tradicional del lugar donde además hacen sus propias tortillas e incluso bordan las servilletas en las que las envuelven; prácticamente es un lugar que se necesita visitar para entender cómo cohabitan ingredientes como el achiote, la pimienta, el orégano y el mismísimo cerdo pelón en un mismo espacio para obtener esta cochinita que se cocina bajo la tierra con piedras que soportan altas temperaturas y se cubre de hojarasca, para finalizar con el recado característico de este platillo.

Valladolid

Valladolid es el mejor lugar para encontrar artesanías y ropa de manta así como el hipil, el vestido tradicional para bailar jarana. Cuando pasees por el centro tienes que probar las nieves de coco de Don Inés, desde hace años que lo elabora artesanalmente con coco natural agregando un poco de canela y ofreciéndolo con un barquillo ideal para la preparación, es un hecho que cuando lo pruebes no volverás a probar otro con la misma emoción.

Kooben

Además de compartir toda la belleza y riqueza mencionadas, Kooben trascendió a un encuentro histórico entre los principales directivos de las escuelas de gastronomía del país, convirtiéndose además en una promesa para el intercambio cultural entre los orígenes de la cocina mexicana. Mantente al pendiente de Kooben, Culinaria Mexicana y el hashtag #ExperienciasPorMéxico para este y más eventos.