Advertisement
Advertisement

Hombres de fuego

El campeonato de parrilla más grande de Latinoamérica es organizado por la SMP (Sociedad Mexicana de Parrilleros) y se llama Grill Master. El formato es un circuito al que acuden otros estados norteños de la República Mexicana: Sonora, Tijuana, Torreón y Monterrey, al cual se inscriben profesionales y amateurs para disputarse la participación en la Selección Mexicana para el Campeonato Internacional de BBQ durante el festival Memphis in May.

Texto Paola Norman Fotos Beto Lanz

 

Este año estuvimos en Monterrey, donde participaron 71 equipos de todo el país y se recibieron a más de 25 mil asistentes, durante el fin de semana que se llevó a cabo.

 

Tuvimos la oportunidad de estar en los preparativos de este evento al lado de los Fire Masters (expertos al servicio de la comunidad de aficionados a la SMP); de meternos hasta las entrañas, llenarnos de carbón y humo, convivir alrededor de la lumbre y toneladas de carne. Fue aquí donde entendimos aquel dicho: “El fuego nos une”.

 

 

Cecy González

 

El gusto por la cocina le surgió cuando iba en la preparatoria, fue así que comenzó a cocinar con Antonio Márquez, a quien considera su mentor. Más tarde estudió la carrera de gastronomía en el ICUM, hizo prácticas por todo el país y luego regresó a su tierra natal para convertirse en la chef de la Arena Monterrey. También colaboró en Sea Island Resorts (Georgia), Four Seasons (Arizona) y Cangrejito Nice (California).

 

En la actualidad cuenta con diversos proyectos culinarios: Cien28, al que describe como un restaurante de caprichos urbanos o cocina de calle con un twist; Sisu, cocina 100% asiática, todo un viaje por las gastronomías de Turquía, Marruecos, Japón y Tailandia; también participa en los eventos de cocina abierta: Tacos Week, San Pedro Restaurant Week y es parte del proyecto Baldío.

 

Cecy descubrió su pasión por el carbón y las parrillas hace un par de años y hoy en día es una de las pocas mujeres Fire Masters. Lo que más le gusta asar es carne y si le dan a escoger un corte se queda con el Cowboy.

 

“Las mejores historias surgen alrededor del fuego. Prender la parrilla es el pretexto perfecto para convivir con los amigos y la familia”.

 

Instagram @ChefCecyGon

 

 

Jesús “Chuy” Elizondo

 

Es un regiomontano con sangre sonorense. A los nueve años comenzó a entrar a la cocina ayudándole a su mamá en su negocio de repostería, a los 11 tuvo su primer trabajo -como mesero- y a partir de ahí nunca volvió a despegarse de ella. Su abuelo, gran cocinero por hobby, y la herencia de sabores y olores norestenses de su familia paterna, fueron algunas de sus influencias. Aprendió las bases profesionales de repostería de Gervais Voisard.

 

Su trayectoria en las parrillas comenzó a la par de la Sociedad Mexicana de Parrilleros y hoy es Fire Master. Prefiere los asadores de carbón y lo que más le gusta es ahumar y asar a fuego indirecto. Como buen norteño, si le dan a escoger entre maíz y harina se queda con la segunda.

 

A la par de sus actividades con la SMP, Chuy tiene tres proyectos más: Benell, que comenzó siendo una fábrica de pan en barra con insumos de primera calidad, bajo la premisa de ofrecer un pan más saludable y que hoy en día ofrece servicio de deliciosos desayunos; Almacén 42, un lugar cervecero 100% que cuenta con la barra más amplia de cerveza artesanal de barril mexicana en nuestro país y una deliciosa carta de alimentos para acompañarla, y por último, Baldío, el cual define un patio recreativo de humo, donde tanto él como sus amigos y socios (también Fire Masters), puedan ofrecer a sus comensales un espacio en donde se coma bien alrededor del fuego, cocinando sin muchos protocolos ni reglas de servicio.

 

“Asar carne es convivir, es familia, pero también es escape y desahogo”.

 

Instagram: @ElizondoMac

 

Humberto “La Manzana” Villarreal

 

Regio de nacimiento y de corazón, Humberto tuvo su primer acercamiento a la cocina en su casa, donde su abuelo y su papá le enseñaron a convivir alrededor de la lumbre. Estudió para programador analista, pero nunca ejerció la carrera por dedicarse a la cocina. Más tarde estudió gastronomía en el Instituto Culinario de México.

 

En 1990 trabajó por primera vez en un restaurante: “Cuando llegó Chili’s a México, entré a trabajar como host -abriendo la puerta- porque no había otra cosa. A los tres meses, ya estaba en San Antonio entrenándome para gerente”. Para 1998 estaba abriendo el primer Applebee's de América Latina y un año más tarde me convertí en el director de compras de todo el grupo.

 

Hoy en día “La Manzana” es Fire Master de la Sociedad Mexicana de Parrilleros, y junto con Alejandro Espinoza, Cecy González, Josué Villalvazo, Chuy Elizondo, Alejandro Gutiérrez y Juan Emilio Villaseñor (todos ellos, también Fire Masters de la Sociedad Mexicana de Parrilleros), están por dar el banderazo a Baldío, el que definen como un patio recreativo de humo.

 

Si ahora mismo pudiera estarme comiendo algo de lo que Humberto cocina, seguro estaría dándole tremendo bocado a su chicharrón de La Ramos en salsa verde o a la quesadilla en tortilla de harina con queso chihuahua y gloria de Linares (dulce típico del noreste), bañada con cajeta y espolvoreada con nuez, claro, hecha a la parrilla.

 

“Asar carne es la manera en la que crecí conviviendo con mi familia, lo traemos en la sangre. Cada vez que encendemos un fuego, traemos a los ausentes a la mesa y compartimos con los presentes. Cocino para compartir y transmitir por medio de un plato emociones y recuerdos. Preparar alimentos con pasión es el único método que conozco”.

 

@LaCocinaDeBeto

 

 

Juan Emilio Villaseñor

 

El primer contacto de Juan Emilio con la parrilla fue en 1991, cuando tenía 17 años, como parrillero de un carrito de hamburguesas. Su padre no es cocinero profesional, pero toda la semana preparaba el menú que le serviría a la familia el fin de semana, esto incluía la visita al menos a cuatro mercados, entre los cuales se encontraba el mercado de San Juan. De ahí el amor y gusto de Juan Emilio por la cocina. Autodidacta, por falta de oportunidades, pero siempre seguro de lo que quería ser. Buscó oportunidades y pasó por cocinas en los Cabos, Cancún, restaurantes de cadena como Friday's y Ruth's Chris, donde estuvo encargado de la parrilla y confirmó su amor por ella.

 

Juan llegó a la SMP invitado por Josué Villalvazo (otro talentosísimo Fire Master) como jurado para un Grill Master, ahí conoció a Humberto Villarreal con quien hizo tremenda amistad (hermandad, llamaría yo) y se comenzó a involucrar mucho más. Tiempo después, Alejandro Gutiérrez, Presidente de la SMP, lo invitó a capacitarse para formarse como Fire Master. Hoy en día, aparte de impartir talleres en la SMP, tiene un proyecto llamado Cocinoteca -en León, Guanajuato- que comenzó siendo un pasatiempo por el cual no cobraba y en el que desde aquel entonces hasta la fecha, todos los miembros de la familia -su esposa e hijos- participan. Ahora en una cocina profesional, tradicional y de parrilla montada en su casa, donde el comensal es parte de la experiencia de cocinar sus propios alimentos al lado del chef y su familia, con productos locales de primera calidad.

 

“Los dos elementos más importantes de gastronomía son el fuego y el humo. El primero es el medio que transforma los alimentos y el segundo la sazón principal. Es la primera especia que el ser humano utilizó, por eso siempre he dicho que el humo es el principal ingrediente de mi cocina”.

 

Instagram: @LaCocinoteca

 

 

Gualberto “Weber” Elizondo

 

Este orgulloso esposo, padre de tres hijos y abuelo, nació en el 52, en Monterrey, N.L. Es amante de los autos clásicos y de competencia, por lo que hoy dedica parte de su tiempo a la reparación, conservación y mantenimiento de ellos, aunque también es un apasionado del fuego y la parrilla.

 

De sus padres -a quienes describe como magníficos cocineros-, de las comidas familiares de cada domingo y de la convivencia en la cocina con su esposa María Luisa, es que Gualberto tomó gusto y se animó, hace más de 30 años, a cocinar para sus amigos del Autoclub Valle. Fue así como encontró la forma de combinar sus dos grandes pasiones.

 

En el primer Grill Master conoció a Alejandro Gutiérrez, fundador de la Sociedad Mexicana de Parrilleros, a partir de ahí comenzó a adentrarse más y más en el tema del fuego, hasta convertirse en Fire Master y Juez de dicho concurso.

 

No puedo dejar de mencionar otro talento nato de Gualberto: ¡Su ojo para la fotografía!, especialmente la gastronómica. Todos los días “Weber”, como le llaman de cariño, sube fotos (ma-ra-vi-llo-sas) de lo que cocina, por lo que les puedo firmar que invariablemente salivo y a veces hasta coraje me da no estar en su mesa.

 

“Para mí la parrilla es hacer comunidad y tradición. Es compartir y darte a los demás. Nadie prende una lumbre para pelear o discutir. Creo que el fuego nos une. ¡Larga vida a la parrilla!”.

 

Instagram: @WeberFoods